EL AN­CLA

Los cru­ce­ros traen 7.2 mi­llo­nes de tu­ris­tas a Mé­xi­co, pe­ro pa­ra cre­cer se de­ben di­ver­si­fi­car los des­ti­nos, in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra y ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los via­je­ros.

Milenio - Mercados Milenio - - BAJO LA LUPA - LEO­NAR­DO PE­RAL­TA

Es­tar sen­ta­dos en el Bio­nic Bar del cru­ce­ro Har­mony of the Seas es pre­sen­ciar una mez­cla de es­pec­tácu­lo y mi­xo­lo­gía, pues dos bra­zos me­cá­ni­cos crean coc­te­les con ba­se en las ór­de­nes en­via­das por los pa­rro­quia­nos des­de las ta­ble­tas dis­po­ni­bles en ca­da me­sa del bar.

Inau­gu­ra­do en ma­yo de 2016, el Har­mony of the Seas es uno de los cru­ce­ros más gran­des del mun­do, con ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar has­ta 6,700 pa­sa­je­ros y una tri­pu­la­ción de 2,100.

Los cru­ce­ros se han con­ver­ti­do en ciu­da­des flo­tan­tes que es­tán cam­bian­do las de­man­das de uno de los sec­to­res tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de Mé­xi­co y que atrae a ca­si 7% del to­tal de via- je­ros in­ter­na­cio­na­les que lle­gan al país se­gún la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo (Sec­tur).

Es­tos bu­ques son una in­dus­tria que tie­ne si­glo y me­dio de ac­ti­vi­dad. Des­de la dé­ca­da de 1860, la em­pre­sa Tho­mas Cook reali­zó via­jes de pla­cer en em­bar­ca­cio­nes que par­tían de In­gla­te­rra con des­tino a cos­tas ame­ri­ca­nas y Egip­to.

En Mé­xi­co, el puer­to de Man­za­ni­llo re­gis­tró, en 1936, la lle­ga­da del cru­ce­ro Prín­ci­pe Da­vid con 302 pa­sa­je­ros es­ta­dou­ni­den­ses, y, pa­ra 1946, la lí­nea Gra­ce Li­ne ya co­mer­cia­li­za­ba cru­ce­ros con pa­ra­da en es­te puer­to. Sin em­bar­go, los arri­bos se man­tu­vie­ron es­po­rá­di­cos por dé­ca­das, di­ce Clau­dia Mar­tí­nez, aca­dé­mi­ca en la Uni­ver­si­dad del Ca­ri­be. “No ha­bía la ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir gran­des bar­cos en los puer­tos me­xi­ca­nos y los pa­sa­je­ros que desea­ban co­no­cer al­guno, abor­da­ban lan­chas que los lle­va­ban ha­cia los mue­lles”.

Le­ven an­clas

La si­tua­ción em­pe­zó a cam­biar en la dé­ca­da de 1970, cuan­do el go­bierno creó los Cen­tros In­te­gral­men­te Pla­nea­dos ( CIP), des­ti­na­dos a la atrac­ción de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal por me­dio de gran­des ho­te­les, cam­pos de golf e ins­ta­la­cio­nes pa­ra re­ci­bir cru­ce­ros en Huatulco, Los Ca­bos y Puer­to Va­llar­ta.

El si­guien­te em­pu­jón pa­ra la in­dus­tria de los cru­ce­ros en Mé­xi­co fue en 1993, cuan­do se mo­di­fi­có la Ley Fe­de­ral de Puer­tos que creó la fi­gu­ra eco­nó­mi­ca de las Administraciones Por­tua­rias In­te­gra­les (API), en­ti­da­des que a su vez po­dían sub­con­ce­sio­nar el uso de mue­lles pa­ra la re­cep­ción de cru­ce­ros.

La aper­tu­ra de la le­gis­la­ción hi­zo po­si­ble que los puer­tos des­pun­ta­ran. Por ejem­plo, Co­zu­mel re­ci­bió las in­ver­sio­nes su­fi­cien­tes pa­ra abrir tres ter­mi­na­les de cru­ce­ros. Con es­to, la can­ti­dad de bar­cos se in­cre­men­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te. En 1992, pri­mer año del que hay es­ta­dís­ti­cas, Co­zu­mel re­ci­bió 485 cru­ce­ros. Pa­ra 2017, ya con to­da la in­fra­es­truc­tu­ra desa­rro­lla­da, la can­ti­dad de arri­bos lle­gó has­ta 1,240; en nú­me­ro de vi­si­tan­tes, es­to sig­ni­fi­có pa­sar de 609,000 has­ta re­ba­sar los cua­tro mi­llo­nes de vi­si­tan­tes el año pa­sa­do.

En to­tal, la ci­fra de tu­ris­tas que lle­ga­ron en em­bar­ca­cio­nes de cru­ce­ro a to­dos los puer­tos me­xi­ca­nos pa­só de 1.9 mi­llo­nes de per­so­nas, en 1992, has­ta 7.2 mi­llo­nes en 2017; un cre­ci­mien­to de 378% en 25 años.

Des­ti­nos por ex­plo­rar

Mé­xi­co es po­ten­cia pa­ra el tu­ris­mo de cru­ce­ros mun­dial. Se­gún la Flo­ri­da- Ca­rib­bean Crui­se As­so­cia­tion (FC- CCA), ha­cia 2016 al­re­de­dor de 24 mi­llo­nes de per­so­nas via­ja­ron en cru­ce­ro, de ellos 6.4 mi­llo­nes to­ca­ron puer­tos me­xi­ca­nos.

Es­ti­ma­cio­nes de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Em­pre­sas pa­ra la Aten­ción a Cru­ce­ros Tu­rís­ti­cos (Ame­pact) in­di­can que en pro­me­dio un vi­si­tan­te que lle­ga a puer­tos me­xi­ca­nos gas­ta al­re­de­dor de 90 dó­la­res al día. La de­rra­ma eco­nó­mi­ca as­cen­de­ría a más de 576 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) anua­les, al­re­de­dor de 11,940 mi­llo­nes de pe­sos (mdp) al ti­po de cam­bio de fi­na­les de 2016, sin con­tar los be­ne­fi­cios que re­ci­be el puer­to por pa­go de de­re­chos y que pue­den lle­gar a los 360,000 pe­sos por arri­bo.

Las ci­fras po­drían ser ma­yo­res, so­bre to­do, las del gas­to de los via­je­ros. Ade­más, la de­rra­ma se con­cen­tra en una can­ti­dad muy li­mi­ta­da de puer­tos. Da­tos de Sec­tur in­di­can que de los 32 mue­lles con ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir tu­ris­tas, en cin­co se con­cen­tra­ron más de 84% de las lle­ga­das: Co­zu­mel y Mahahual, en Quin­ta­na Roo; En­se­na­da, en Ba­ja Ca­li­for­nia; Ca­bo San Lu­cas, en Ba­ja Ca­li­for­na Sur, y Puer­to Va­llar­ta, en Ja­lis­co. En el otro ex­tre­mo, 11 puer­tos co­mo Ve­ra­cruz y Al­ta­mi­ra, en Ta­mau­li­pas no re­ci­bie­ron un so­lo bar­co en 2017. Es­to su­ce­de por­que los puer­tos me­xi­ca­nos ca­ri­be­ños es­tán cer­ca de los lla­ma­dos ho­me ports, lu­ga­res don­de los cru­ce­ros pue­den avi­tua­llar­se y ha­cer re­pa­ra­cio­nes, de acuer­do con Ar­tu­ro Mu­si, pre­si­den­te de la Ame­pact. “Si­tios co­mo Mia­mi y Puer­to Ca­ña­ve­ral es­tán cer­ca de Co­zu­mel, por lo que las ope­ra­do­ras de cru­ce­ros pue­den lle­gar rá­pi­da­men­te”, se­ña­la. Por su par­te, la FC- CCA di­ce que “Mé­xi­co es un país que pue­de ofre­cer des­ti­nos di­fe­ren­tes pa­ra di­ver­sos iti­ne­ra­rios”.

Los re­tos de la in­dus­tria

El ta­ma­ño y la ca­pa­ci­dad de los bar­cos cre­ce ace­le­ra­da­men­te. Los da­tos de la Sec­tur in­di­can que en 1992 ca­da cru­ce­ro lle­va­ba con­si­go un pro­me­dio de 936 pa­sa­je­ros, mien­tras que pa­ra 2017 la can­ti­dad vir­tual­men­te se ha­bía tri­pli­ca­do al­can­zan­do los 2,862 via­je­ros por na­ve.

Pe­ro tam­bién es­tán co­men­zan­do a zar­par en el mer­ca­do me­ga­bu­ques, co­mo el Har­mony of the Seas. Se­gún el pre­si­den­te de la Ame­pact, es­to re­pre­sen­ta un re­to en la in­fra­es­truc­tu­ra por­tua­ria. “El ca­la­do de los puer­tos pa­ra cru­ce­ros, es de­cir, su pro­fun­di­dad, so­lía ser de ocho me­tros, pe­ro con los nue­vos bar­cos, se re­quie­ren mí­ni­mo 11, ade­más de cia­bo­gas (es­pa­cios pa­ra ma­nio­brar) de más de 200 me­tros”.

Pa­ra aten­der a es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de me­ga­cru­ce­ros es pre­ci­so re­no­var los puer­tos que los re­ci­ben, pe­ro es­to ha ocu­rri­do de ma­ne­ra dis­pa­re­ja se­gún la aca­dé­mi­ca de la uni­ver­si­dad del Ca­ri­be, Clau­dia Mar­tí­nez. “Al­gu­nos co­mo Puer­to Pro­gre­so, en Yu­ca­tán, de­ben ser dra­ga­dos to­do el tiem­po y, por en­de, re­ci­ben una can­ti­dad li­mi­ta­da de bar­cos”.

Otro de los re­tos pa­ra los puer­tos re­cep­to­res es la vul­ne­ra­bi­li­dad an­te las cri­sis de se­gu­ri­dad. “Las na­vie­ras mo­ni­to­rean to­do el tiem­po los po- ten­cia­les ries­gos de sus pa­sa­je­ros, en vir­tud de la gran res­pon­sa­bi­li­dad que asu­men”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Mu­si de la Ame­pact.

En enero de 2011, un cru­ce­ris­ta re­sul­tó he­ri­do de ba­la en un en­fren­ta­mien­to en Ma­zatlán y ac­to se­gui­do las em­pre­sas de cru­ce­ros can­ce­la­ron ma­si­va­men­te sus arri­bos. El re­sul­ta­do fue que de los 192 cru­ce­ros que lle­ga­ron al puer­to en 2010, pa­ra 2012 la can­ti­dad se re­du­jo a uno so­lo.

Un de­te­rio­ro en las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en es­ta­dos del Ca­ri­be me­xi­cano po­dría des­en­ca­de­nar una si­tua­ción si­mi­lar a la de Ma­zatlán, con con­se­cuen­cias desas­tro­zas pa­ra el sec­tor.

Ha­cia dón­de ir

En el me­diano y lar­go pla­zo, otro re­to pa­ra la in­dus­tria de los puer­tos en Mé­xi­co es­tá en in­cen­ti­var a los tu­ris­tas de las em­bar­ca­cio­nes a in­cre­men­tar su tic­ket pro­me­dio en tie­rra fir­me.

Los cru­ce­ros al con­ver­tir­se en ciu­da­des flo­tan­tes, des­in­cen­ti­van el des­cen­so de los tu­ris­tas ha­cia los puer­tos de lle­ga­da. “Se pien­sa que el cru­ce­ro es un via­je de al­to cos­to, pe­ro en reali­dad es tan ba­ra­to co­mo 50 dó­la­res la no­che”, di­jo Mar­tí­nez. Es­to ha­ce que el tu­ris­ta a bor­do dis­pon­ga de me­no­res re­cur­sos pa­ra gas­tar, amén de que los nue­vos cru­ce­ros in­cor­po­ran di­ver­sio­nes ca­da vez más so­fis­ti­ca­das con cos­tos adi­cio­na­les.

“En la me­di­da que los bar­cos in­cor­po­ran más di­ver­sio­nes, el via­je se con­vier­te en el des­tino”, se­ña­ló Ar­tu­ro Mu­si de la Ame­pact.

Una es­tra­te­gia po­si­ble se­ría la crea­ción de un ho­me port me­xi­cano, que per­mi­ta a los cru­ce­ros ha­cer via­jes más lar­gos por cos­tas me­xi­ca­nas. Otro ca­mino es la in­ver­sión en el de­sa­rro­llo de nue­vos puer­tos pa­ra la re­cep­ción de cru­ce­ros, o la me­jo­ra de al­gu­nos exis­ten­tes. “Puer­to Chia­pas o Dos Bo­cas en Ta­bas­co po­drían re­pre­sen­tar in­tere­san­tes op­cio­nes pa­ra tu­ris­tas que bus­can atrac­cio­nes más allá del sol y la pla­ya, co­mo co­no­cer ha­cien­das ca­fe­ta­le­ras o rui­nas ar­queo­ló­gi­cas”, di­ce Clau­dia Mar­tí­nez.

Sin em­bar­go, se ne­ce­si­ta que los ope­ra­do­res de las API, el go­bierno fe­de­ral y los es­ta­ta­les im­pul­sen a los puer­tos me­xi­ca­nos. Al res­pec­to los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den en que la es­tra­te­gia se ha man­te­ni­do con­ge­la­da en el tiem­po. En 2004, se pu­bli­có en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción la Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca de Cru­ce­ros, que in­vo­lu­cra­ba la crea­ción de Co­mi­tés Lo­ca­les de Cru­ce­ros, don­de ope­ra­do­res de API, jun­to con las au­to­ri­da­des lo­ca­les y em­pre­sa­rios tu­rís­ti­cos, po­drían re­co­men­dar me­di­das pa­ra im­pul­sar la re­cep­ción de cru­ce­ris­tas. Es­tos co­mi­tés, jun­to con otras ini­cia­ti­vas no se han con­cre­ta­do.

¿Es­ta­rán lis­tos los puer­tos me­xi­ca­nos pa­ra acep­tar su re­to?

“Al­gu­nos, co­mo Puer­to Pro­gre­so en Yu­ca­tán, de­ben ser dra­ga­dos to­do el tiem­po y, por en­de, re­ci­ben una can­ti­dad li­mi­ta­da de bar­cos”,

Clau­dia Mar­tí­nez, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad del Ca­ri­be.

Los ga­no­nes. El puer­to de Co­zu­mel, en Quin­ta­na Roo, for­ma par­te de los cin­co des­ti­nos pa­ra cru­ce­ros más im­por­tan­tes del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.