EL PO­PU­LIS­MO SO­LO SIR­VE PA­RA EN­GA­ÑAR

Es­te sis­te­ma ofre­ce bie­nes­tar efí­me­ro y po­bre­za eter­na pa­ra com­ba­tir­lo hay que eli­mi­nar la co­rrup­ción e im­plan­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra to­dos.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - MA­NUEL SO­MO­ZA

To­dos los paí­ses es­tán su­je­tos a que lí­de­res po­pu­lis­tas tra­ten de to­mar el po­der en­ga­ñan­do a la gen­te. Por su­pues­to, los más ex­pues­tos son aque­llos en los cua­les las di­fe­ren­cias en­tre los que tie­nen mu­cho y los que tie­nen po­co son muy gran­des, y es­ta con­di­ción se pre­sen­ta ca­da vez con más fre­cuen­cia en es­te mun­do glo­ba­li­za­do.

No ca­be du­da que, en lo ge­ne­ral, la glo­ba­li­za­ción ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia que los pueblos — ca­si to­dos— vi­van mu­cho me­jor en la ac­tua­li­dad que ha­ce 50 años. La sa­lud me­di­da co­mo la es­pe­ran­za de vi­da, ha au­men­ta­do; la po­bre­za ex­tre­ma ha dis­mi­nui­do; tris­te­men­te hay ham­bru­na en al­gu­nos lu­ga­res del mun­do, pe­ro mu­cho me­nos que ha­ce cin­co dé­ca­das. Se pue­de de­cir que la po­bla­ción mun­dial vi­ve bas­tan­te me­jor que an­tes, aun­que to­da­vía que­dan mu­chí­si­mos re­za­gos.

Tam­bién es cier­to que la bre­cha en­tre ri­cos y po­bres se ha abier­to enor­me­men­te, y eso es lo que ali­men­ta a los po­pu­lis­tas pa­ra la con­fron­ta­ción; el mun­do mo­derno glo­ba­li­za­do tie­ne que en­fren­tar ese re­to e im­ple­men­tar los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra que esas di­fe­ren­cias, que en oca­sio­nes lle­gan a ser in­sul­tan­tes, em­pie­cen a dis­mi­nuir.

La cla­ve es te­ner po­lí­ti­cas fis­ca­les más jus­tas, que apo­yen la edu­ca­ción en to­dos sus ám­bi­tos y per­mi­tan un ma­yor y me­jor ac­ce­so a las opor­tu­ni­da­des que la pro­pia glo­ba­li­za­ción ofre­ce. El cam­bio im­pli­ca te­ner po­lí­ti­cas so­cia­les efec­ti­vas que per­mi­tan a las ma­yo­rías po­der te­ner ac­ce­so a me­jo­res ni­ve­les de vi­da, sin te­ner que con­for­mar­se con el es­ta­tus quo en el que vi­ven.

Las enor­mes di­fe­ren­cias con las que vi­vi­mos hoy día, no se com­ba­ten qui­tán­do­les a unos pa­ra dár­se­lo a los otros; las di­fe­ren­cias se acor­tan cuan­do a los que no tie­nen se les dan las mis­mas plataformas de edu­ca­ción, sa­lud, que tie­nen los más pri­vi­le­gia­dos, y es­to que sue­na muy sen­sa­to, im­pli­ca una enor­me trans­for­ma­ción en la po­lí­ti­ca so­cial de las na­cio­nes.

Cuan­do la gen­te sepa que en su fu­tu­ro ha­brá enor­mes opor­tu­ni­da­des y que con­ta­rá con los me­dios, prin­ci­pal­men­te edu­ca­ti­vos, pa­ra al­can­zar­las, en ese mo­men­to de­ja­rá de ser víc­ti­ma del en­ga­ño de los po­pu­lis­tas.

El po­pu­lis­mo es un gran ar­ti­fi­cio, pe­ro re­sul­ta atrac­ti­vo pa­ra aque­llos que re­nun­cia­ron des­de ha­ce mu­cho, a la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar; tris­te­men­te, el sis­te­ma es co­rres­pon­sa­ble de ese desáni­mo al no ha­ber po­di­do res­pon­der jus­ta­men­te a los re­cla­mos de la so­cie­dad, má­xi­me cuan­do ese sis­te­ma es­tá con­ta­mi­na­do con una enor­me co­rrup­ción.

Te­ne­mos que lu­char con­tra el po­pu­lis­mo, por­que ofre­ce bie­nes­tar efí­me­ro y po­bre­za eter­na, pe­ro tam­bién te­ne­mos que cam­biar el sis­te­ma eli­mi­nan­do la co­rrup­ción e im­plan­tan­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ga­ran­ti­cen que las opor­tu­ni­da­des se­rán pa­ra to­dos y no so­lo pa­ra unos cuan­tos.

MA­NUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.