EU CON­TRA EL MUN­DO

El uni­la­te­ra­lis­mo de Do­nald Trump no so­lo ten­drá con­se­cuen­cias di­rec­tas en Me­dio Orien­te, tam­bién en el res­to del mun­do.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

¿Es­ta­dos Uni­dos ma­ne­ja­rá el mun­do sin alia­dos? Esa es, en esen­cia, la pre­gun­ta que plan­tea la de­ci­sión del pre­si­den­te Do­nald Trump de re­ti­rar­se de un acuer­do in­ter­na­cio­nal que se cons­tru­yó pa­ra con­te­ner las am­bi­cio­nes nu­clea­res de Irán.

Al re­ti­rar­se de es­te acuer­do, Trump re­cha­zó las sú­pli­cas per­so­na­les de los lí­de­res de Fran­cia, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do. La de­ci­sión de Irán es so­lo el ejem­plo más re­cien­te y más se­rio de la agre­si­va ac­ti­tud uni­la­te­ral de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

En ju­nio pa­sa­do, re­ti­ró a EU del acuer­do de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Tam­bién ini­ció un ata­que con­tra el sis­te­ma de co­mer­cio glo­bal, al ame­na­zar con im­po­ner aran­ce­les se­ve­ros, no so­lo a Chi­na, sino tam­bién a sus alia­dos cla­ve co­mo Ja­pón, Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea.

Es­tas po­lí­ti­cas no so­la­men­te son “EU Pri­me­ro”. Ca­da vez se ven más co­mo “EU So­lo”. La pos­tu­ra so­bre Irán la re­cha­za­ron to­dos los de­más alia­dos, aun­que cuen­ta con el apo­yo de Is­rael y Ara­bia Sau­di­ta. Del mis­mo mo­do, el en­fo­que de Trump pa­ra el co­mer­cio y el cam­bio cli­má­ti­co no lo­gró al­gún apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus alia­dos.

El uni­la­te­ra­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se no so­lo ten­drá con­se­cuen­cias di­rec­tas en Me­dio Orien­te, tam­bién ten­drá con­se­cuen­cias in­di­rec­tas en el res­to del mun­do. Ja­ke Su­lli­van, un fun­cio­na­rio del go­bierno de Oba­ma, cree que Teherán se sen­ti­rá obli­ga­do a res­pon­der a la re­ti­ra­da de EU. Sugiere que los ira­níes in­ten­ta­rán ele­gir me­di­das po­co pro­vo­ca­do­ras, co­mo “in­ten­si­fi­car la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de cen­trí­fu­gas avan­za­das”.

Sin em­bar­go, in­clu­so una res­pues­ta cau­te­lo­sa le da­rá po­der a aque­llas per­so­nas en EU, Ara­bia Sau­di­ta e Is­rael que desean ver una ac­ción mi­li­tar con­tra Irán. El pro­pio pre­si­den­te pue­de ver su tác­ti­ca co­mo un me­dio pa­ra au­men­tar la pre­sión so­bre Irán, y de es­ta ma­ne­ra obli­gar a que se den más con­ce­sio­nes.

In­clu­so, si no se ori­gi­na un nue­vo con­flic­to en Me­dio Orien­te, la de­ci­sión de rom­per el acuer­do con Irán abrió una gran grie­ta den­tro de la alian­za oc­ci­den­tal, don­de EU no cuen­ta con un res­pal­do eu­ro­peo evi­den­te.

En cam­bio, hay una fu­ria si­len­cio­sa en Eu­ro­pa. Los eu­ro­peos dis­cu­ten si pue­den con­ti­nuar con el acuer­do con Irán ne­gán­do­se a que los vin­cu­len a las san­cio­nes de EU. Pe­ro eso se­rá muy di­fí­cil. Los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den ha­cer que las em­pre­sas eu­ro­peas co­mo Air­bus y To­tal ten­gan que de­ci­dir en­tre el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se o el ira­ní.

El po­der eco­nó­mi­co de EU va mu­cho más allá del ac­ce­so al mer­ca­do. En el ex­tre­mo, se po­dría arres­tar a los eje­cu­ti­vos eu­ro­peos que con­ti­núan ha­cien­do ne­go­cios en Irán. Mien­tras que los ban­cos eu­ro­peos que ha­gan ne­go­cios con Irán po­drían que­dar ex­clui­dos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro de la Unión Ame­ri­ca­na.

To­do es­to re­fle­ja el pa­pel del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se co­mo mo­ne­da de re­ser­va mun­dial, al­go que Va­léry Gis­card d'Es­taing, un ex­pre­si­den­te fran­cés, des­cri­bió co­mo “un pri­vi­le­gio abu­si­vo”. El pa­pel cen­tral de EU en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial le otor­ga a cual­quier ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se un ar­ma eco­nó­mi­ca in­men­sa­men­te po­de­ro­sa.

Tan­to Ru­sia co­mo Chi­na dis­cu­tie­ron el in­ten­to de usar mo­ne­das dis­tin­tas del dó­lar. Los eu­ro­peos tam­bién pue­den sen­tir la ten­ta­ción de unir­se a es­te es­fuer­zo, so­bre to­do, si les da la opor­tu­ni­dad de im­pul­sar el eu­ro.

El día en que un ne­go­cio in­ter­na­cio­nal de­je de usar el dó­lar y evi­tar los mer­ca­dos es­ta­dou­ni­den­ses to­da­vía se ve muy le­jano.

Los alia­dos eu­ro­peos pue­den de­cir que es inacep­ta­ble que Trump se apar­te de los acuer­do con Irán o el de Pa­rís, pe­ro no hay mu­cho que pue­dan ha­cer al res­pec­to. Des­pués de to­do, los alia­dos eu­ro­peos de­pen­den no so­lo del dó­lar, sino tam­bién, de su pro­tec­ción mi­li­tar. Los eu­ro­peos ten­drán que “ha­cer más” pa­ra su pro­pia de­fen­sa, así co­mo la in­te­gra­ción del eu­ro.

Por otro la­do, sus alia­dos asiá­ti­cos en­fren­tan un di­le­ma si­mi­lar. Ja­pón es­tá en des­con­ten­to por la re­ti­ra­da del acuer­do de la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP, por sus si­glas en in­glés) y la ame­na­za de aran­ce­les al ace­ro. Pe­ro To­kio, que ob­ser­va con cau­te­la, no tie­ne una al­ter­na­ti­va fá­cil a la ga­ran­tía de se­gu­ri­dad de EU.

Su red de alian­zas dis­tin­gue a EU de las de­más na­cio­nes; sus alia­dos apor­tan ac­ti­vos reales a la me­sa. Las ba­ses mi­li­ta­res en el ex­te­rior son la ba­se de su al­can­ce glo­bal. El in­ter­cam­bio de in­te­li­gen­cia en­tre alia­dos ayu­da a los es­ta­dou­ni­den­se a con­te­ner la ame­na­za del te­rro­ris­mo. Pe­ro, so­bre to­do, es­tas alian­zas otor­gan le­gi­ti­mi­dad a EU cuan­do bus­ca ejer­cer el po­der. No es fac­ti­ble que EU res­pon­da a to­dos los desafíos me­dian­te el uso del po­der mi­li­tar o las san­cio­nes eco­nó­mi­cas. En tiem­pos nor­ma­les, EU con­fía en el “or­den in­ter­na­cio­nal ba­sa­do en re­glas”.

Pe­ro pa­ra que fun­cio­ne un or­den ba­sa­do en re­glas, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump tie­ne que de­mos­trar que, en oca­sio­nes, las nor­mas lo li­mi­tan, por ejem­plo, acep­tan­do de­ci­sio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. Esas son las li­mi­ta­cio­nes del po­der es­ta­dou­ni­den­se que Trump no es­ta dis­pues­tos a acep­tar.

“Los alia­dos de EU pue­den de­cir que es inacep­ta­ble que Trump se apar­te de los acuer­dos, pe­ro no hay mu­cho que pue­dan ha­cer al res­pec­to. Des­pués de to­do, de­pen­den del dó­lar y de su pro­tec­ción mi­li­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.