Qué sí, qué no...

El pre­si­den­te Do­nald Trump fue tan cri­ti­ca­do por se­pa­rar a las fa­mi­lias que se echó pa­ra atrás. Pe­ro, el lío mi­gra­to­rio es real: EU quie­re ce­ro to­le­ran­cia y los mi­gran­tes nue­vas opor­tu­ni­da­des.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - JU­DE WEBBER, COURT­NEY WEAVER Y BAR­NEY JOPSON

Ivanka se sien­te muy fuer­te. Mi es­po­sa se sien­te muy fuer­te. . . Lo sien­to muy fuer­te­men­te al res­pec­to. Creo que cual­quie­ra con un co­ra­zón lo sen­ti­ría con fuer­za. No nos gus­ta ver a las fa­mi­lias se­pa­ra­das”, di­jo Do­nald Trump, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU). “Al mis­mo tiem­po, no que­re­mos que las per­so­nas in­gre­sen ile­gal­men­te a nues­tro país. Es­to so­lu­cio­na el pro­ble­ma”, men­cio­nó Trump tras fir­mar la or­den eje­cu­ti­va que permitirá a las fa­mi­lias mi­gran­tes per­ma­ne­cer jun­tas, po­lí­ti­ca que lle­va­ba un mes im­pues­ta.

Trump no ex­pli­có por qué in­vir­tió el rum­bo. Pe­ro la de­ci­sión se to­mó un día des­pués de las reunio­nes en Ca­pi­tol Hill, don­de los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos le di­je­ron al pre­si­den­te que la po­lí­ti­ca era muy da­ñi­na pa­ra el par­ti­do.

La or­den de­cía que EU “im­pon­dría ri­gu­ro­sa­men­te” las le­yes de in­mi­gra­ción mien­tras ga­ran­ti­za la unión fa­mi­liar, y cul­pó al Con­gre­so por la con­tro­ver­sia.

“To­da­vía te­ne­mos que man­te­ner la du­re­za o nues­tro país se­rá in­va­di­do por la gen­te y por el cri­men”, di­jo Trump el pa­sa­do miér­co­les.

Mien­tras los re­pu­bli­ca­nos re­tro­ce­den cam­bian­do la ley pa­ra evi­tar las se­pa­ra­cio­nes, es­tán di­vi­di­dos so­bre otros pro­yec­tos de ley de in­mi­gra­ción en com­pe­ten­cia y par­ti­cu­lar­men­te so­bre el te­ma de si los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos deberían te­ner un ca­mino hacia la ciu­da­da­nía.

Más allá de la se­pa­ra­ción

Has­ta oc­tu­bre pa­sa­do, Lau­ra y su es­po­so Roberto nun­ca ha­bían pen­sa­do en de­jar El Sal­va­dor pa­ra ir­se a EU. Pe­ro lue­go, se to­pa­ron con un ase­si­na­to en­tre pan­di­llas, y sin­tie­ron que no te­nían op­ción.

Des­pués de que fue­ron tes­ti­gos del ase­si­na­to de un ado­les­cen­te, apa­re­cie­ron pan­di­lle­ros en su ca­sa, gol­pea­ron a Roberto y le di­je­ron a la fa­mi­lia que se fue­ra.

Al día si­guien­te, to­da la fa­mi­lia aban­do­nó El Sal­va­dor, y co­men­zó una odi­sea pa­ra Lau­ra, de 27 años, y sus dos hi­jos —un ni­ño de cin­co años, y una ni­ña de 20 me­ses— quie­nes lle­ga­ron a un al­ber­gue de mi­gran­tes en Tijuana, Mé­xi­co, a miles de ki­ló­me­tros de su país. Mien­tras que su es­po­so, Roberto y su otro hi­jo, de ocho años, lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos por se­pa­ra­do.

“Ir a EU nun­ca fue mi sue­ño”, di­ce Lau­ra. “Ten­go fa­mi­lia allí que hu­bie­ra po­di­do pe­dir vi­sa por mí, pe­ro que­ría que­dar­me en mi país. De una for­ma u otra, tu­vi­mos que aban­do­nar El Sal­va­dor. No po­día­mos es­tar allí”.

Lau­ra es­pe­ra pron­to re­unir­se con el res­to de su fa­mi­lia, pe­ro te­me que en la frontera la se­pa­ren de sus hi­jos. “Si nos se­pa­ran, se­rá muy di­fí­cil pa­ra mí”, men­cio­na. “Vi­ne hu­yen­do de un pro­ble­ma y me en­cuen­tro con otro... pe­ro sé que val­drá la pe­na”.

Lau­ra es una de las mu­chas per­so­nas afec­ta­das por el do­ble gol­pe de la cre­cien­te vio­len­cia en los paí­ses co­mo El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, y una ofen­si­va de EU con­tra la in­mi­gra­ción.

En EU, se in­ten­si­fi­có el de­ba­te, ya de por sí ten­so, so­bre la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, mien­tras re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas in­ten­tan ca­pi­ta­li­zar el te­ma an­tes de las elec­cio­nes que se rea­li­za­rán en no­viem­bre en ese país.

La ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump for­ma­li­zó en ma­yo pa­sa­do una po­lí­ti­ca pa­ra pre­sen­tar car­gos pe­na­les con­tra cual­quier mi­gran­te que cru­ce ile­gal­men­te la frontera, lo que sig­ni­fi­ca que a me­nu­do se en­vía a la cár­cel a los pa­dres mien­tras se ha­cen car­go de sus hi­jos.

La gran odi­sea. Los mi­gran­tes per­si­guen el sue­ño ame­ri­cano pa­ra ofre­cer una me­jor vi­da a sus fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.