TRUMP PO­NE AL MUN­DO CON­TRA EU

Los jó­ve­nes con­fían más en Chi­na que en EU pa­ra de­fen­der la es­ta­bi­li­dad glo­bal, y ce­le­bran las con­de­nas del mun­do con­tra Trump.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

En Ca­na­dá lo lla­man el efec­to Lo­ve Ac­tually (Real­men­te Amor). La re­pri­men­da de Jus­tin Tru­deau a Do­nald Trump le ga­nó el ti­po de re­co­no­ci­mien­to que tu­vo el Pri­mer Mi­nis­tro bri­tá­ni­co fic­ti­cio en una pe­lí­cu­la de 2003, por en­fren­tar­se al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU). Ca­na­dá “no se de­ja­rá in­ti­mi­dar”, di­jo Tru­deau, con lo que re­ci­bió fuer­tes aplau­sos. Ese sen­ti­mien­to sur­ge en to­das par­tes.

En Mé­xi­co, que pa­re­ce lis­to pa­ra ele­gir el pró­xi­mo fin de se­ma­na a su ad­mi­nis­tra­ción más an­ti­es­ta­dou­ni­den­se en una ge­ne­ra­ción, po­dría lla­mar­se el efec­to AMLO, co­mo se co­no­ce a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pro­ba­ble­men­te el pró­xi­mo pre­si­den­te del país. El se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co ca­li­fi­có los cam­pa­men­tos de ni­ños mi­gran­tes en la frontera de EU co­mo “crue­les e in­hu­ma­nos”. Un por­ta­voz fran­cés di­jo que EU te­nía “va­lo­res de ci­vi­li­za­ción” di­fe­ren­tes al res­to de Oc­ci­den­te. Na­die pes­ta­ñeó.

En to­do el mun­do, las con­de­nas con­tra EU se con­vier­ten en una ru­ti­na. Gran par­te de ellas se di­ri­gen a Trump en es­pe­cí­fi­co. El año pa­sa­do, cuan­do EU se re­ti­ró del acuer­do de París so­bre ca­len­ta­mien­to glo­bal, Tru­deau tu­vo la pre­cau­ción de cri­ti­car al “go­bierno fe­de­ral” de ese país.

Par­te del sen­ti­mien­to an­ti­es­ta­dou­ni­den­se en la ac­tua­li­dad po­dría di­ri­gir­se hacia Trump. Al­gu­nas olas an­te­rio­res de crí­ti­cas se re­la­cio­na­ron con la po­si­ción glo­bal del pre­si­den­te. El úl­ti­mo pi­co fue en el man­da­to de Geor­ge W Bush, que se re­du­jo con la elec­ción de Ba­rack Oba­ma. Mien­tras que la im­po­pu­la­ri­dad de Ro­nald Rea­gan a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980 no de­jó ras­tro des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín.

Es­ta vez se sien­te di­fe­ren­te. Los pri­me­ros bro­tes del sen­ti­mien­to an­ti­es­ta­dou­ni­den­se se ali­men­ta­ron ge­ne­ral­men­te por las gue­rras, co­mo la de Viet­nam y la de Irak, o por el te­mor a un con­flic­to ar­ma­do. Trump to­da­vía no co­mien­za una gue­rra, de he­cho, lo eli­gie­ron so­bre la pro­me­sa de que las evi­ta­ría. En ese as­pec­to se pa­re­ce a Oba­ma. Sin em­bar­go, la po­si­ción de EU se des­plo­mó des­de que asu­mió la pre­si­den­cia.

Po­cos ex­tran­je­ros des­car­tan ac­tual­men­te la victoria de Trump en 2016 co­mo un ac­ci­den­te ex­tra­ño. En­tre mu­chos di­plo­má­ti­cos, la re­elec­ción del mag­na­te ya es vis­ta co­mo al­go se­gu­ro. In­clu­so si se equi­vo­can —y hay una pro­ba­bi­li­dad al me­nos 50 a 50 de que así sea— el mun­do cree que EU re­ti­ró el ta­pe­te de bien­ve­ni­da. Tan­to Rea­gan co­mo Bush Ju­nior se mos­tra­ron en­tu­sias­tas de crear nue­vos ciu­da­da­nos, mien­tras que Trump lla­mó “paí­ses de mier­da” a las na­cio­nes afri­ca­nas y usa pa­la­bras co­mo “ani­ma­les”, “in­fes­tar” y “cri­mi­na­les” cuan­do ha­bla de Cen­troa­mé­ri­ca. Ca­si to­dos los paí­ses tra­tan de apro­ve­char­se de EU, se­gún su na­rra­ti­va. Los mi­gran­tes quie­ren chu­par su esen­cia. Es­tas son imá­ge­nes que no se bo­rran por cuen­ta pro­pia.

El sec­tor li­be­ral es­ta­dou­ni­den­se apo­ya al res­to del mun­do en ese as­pec­to, lo cual so­la­men­te afianza la leal­tad re­pu­bli­ca­na. Se re­qui­rió que la hi­ja de Trump, Ivanka, lo con­ven­cie­ra de “re­unir a los ni­ños ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos” con sus pa­dres. Pe­ro la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos es­tá del la­do del pre­si­den­te. Por pri­me­ra vez en es­te si­glo, hubo una fuer­te caí­da en las so­li­ci­tu­des de vi­sas pa­ra estudiantes en EU en 2017. En­tre es­tas se en­cuen­tran las de Chi­na y la In­dia, dos de los ma­yo­res pro­vee­do­res de estudiantes ex­tran­je­ros. Eso tam­bién es cier­to pa­ra los mu­sul­ma­nes de ca­si to­das par­tes. Ba­jo el go­bierno de Bush y Rea­gan, la lle­ga­da de ex­tran­je­ros si­guió cre­cien­do. El tu­ris­mo, que tam­bién ba­jó, so­lía dar­le un se­gui­mien­to a la eco­no­mía. La gen­te no per­dió de vis­ta el atrac­ti­vo del país, in­clu­so en épo­cas de fuer­te des­apro­ba­ción.

¿Qué pa­sa si aho­ra eso es­tá ro­to? El mun­do se­gui­rá su mar­cha. Pe­ro las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes cre­ce­rán con una ima­gen muy di­fe­ren­te de EU de la que hoy tie­nen sus pa­dres. La ge­ne­ra­ción de eu­ro­peos que re­cuer­dan el Plan Mars­hall, que re­vi­vió a Eu­ro­pa en la era de la pos­gue­rra, o in­clu­so sus con­se­cuen­cias, es­tá ca­yen­do. Por el con­tra­rio, las par­tes del mun­do que re­la­cio­nan a Chi­na con la elec­tri­ci­dad y los ca­mi­nos pa­vi­men­ta­dos se man­tie­nen en cre­ci­mien­to. La ini­cia­ti­va Belt and Road ( Cin­tu­rón y Ru­ta de Se­da) de Chi­na aho­ra se ex­tien­de a ca­si to­dos los con­ti­nen­tes. Las en­cues­ta­do­ras es­ta­dou­ni­den­ses en­cuen­tran de ma­ne­ra ha­bi­tual que una ma­yor par­te del mun­do con­fía más en Chi­na pa­ra de­fen­der la es­ta­bi­li­dad glo­bal que en Es­ta­dos Uni­dos. In­clu­so en Ale­ma­nia, que se en­cuen­tra en­tre los alia­dos más afi­nes a los es­ta­dou­ni­den­ses, el ni­vel de apro­ba­ción de Xi Jin­ping, el man­da­ta­rio chino, es mu­cho más al­to que el de Trump.

La fe en Chi­na po­dría re­sul­tar equi­vo­ca­da. Pe­ro se ha vuel­to or­di­na­rio ex­pre­sar­lo. Es pro­ba­ble que EU con­ser­ve la ma­yor par­te de los estudiantes in­ter­na­cio­na­les, sin em­bar­go, si se con­vier­te en un há­bi­to ne­gar­les vi­sas de tra­ba­jo y se des­pre­cia a las “ma­sas api­ña­das”, el sen­ti­mien­to an­ti­es­ta­dou­ni­den­se de los tiem­pos de paz du­ra­rá más tiem­po que Trump.

“Las en­cues­ta­do­ras es­ta­dou­ni­den­ses en­cuen­tran de ma­ne­ra ha­bi­tual que una ma­yor par­te del mun­do con­fía más en Chi­na pa­ra de­fen­der la es­ta­bi­li­dad glo­bal que en EU”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.