MÁS VA­LE PRE­VE­NIR

Los se­gu­ros en Mé­xi­co son po­cos, hay bre­chas de gé­ne­ro y zo­nas geo­grá­fi­cas. Las ase­gu­ra­do­ras apues­tan por pro­duc­tos a la me­di­da.

Milenio - Mercados Milenio - - BAJO LA LUPA - MAR­TI­NA SPATARO

En un con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, el sec­tor de los se­gu­ros no se sien­te ame­na­za­do, e in­clu­so hay opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to pa­ra que, fi­nal­men­te, más mexicanos pue­dan con­tar con una es­tra­te­gia de pre­ven­ción.

“Aun­que los ries­gos po­lí­ti­cos y ex­ter­nos se­gui­rán sien­do una preo­cu­pa­ción pa­ra la eco­no­mía de Mé­xi­co, en el sec­tor fi­nan­cie­ro, las ma­yo­res ta­sas re­for­za­rán los már­ge­nes de in­te­rés ne­to de los ban­cos y es­ti­mu­la­rán los ren­di­mien­tos de las ase­gu­ra­do­ras”, ex­pli­ca la agen­cia ca­li­fi­ca­do­ra Moody’s.

Ade­más, los in­ver­sio­nis­tas “vol­tean con muy bue­nos ojos a ver a Mé­xi­co”, di­ce Sal­va­dor Hernández, So­cio Lí­der de la In­dus­tria de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros en Con­sul­to­ría De­loit­te Mé­xi­co.

El es­pa­cio pa­ra cre­cer es am­plio. La pe­ne­tra­ción del sec­tor ase­gu­ra­dor en Mé­xi­co es de 2.1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), ci­fra por de­ba­jo del pro­me­dio de La­ti­noa­mé­ri­ca (3.1%), se­gún el Re­por­te Na­cio­nal de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra del 2017.

La den­si­dad del sec­tor ase­gu­ra­dor, que se mi­de a tra­vés de la pri­ma per cá­pi­ta, en Mé­xi­co es de 186 dó­la­res, aña­de el Re­por­te Na­cio­nal de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra, mien­tras que el pro­me­dio en La­ti­noa­mé­ri­ca es de 251 dó­la­res. Paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca ( 220 dó­la­res), Bra­sil ( 332 dó­la­res) y Chi­le (630) es­tán por en­ci­ma de Mé­xi­co y si nos com­pa­ra­mos con Es­ta­dos Uni­dos, la di­fe­ren­cia es abis­mal. Su den­si­dad es de 4,096 dó­la­res.

Aten­der al sec­tor es fun­da­men­tal por­que “la pe­ne­tra­ción de los se­gu­ros fi­nan­cie­ros me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Ese bie­nes­tar le ha­ce bien a las per­so­nas y al país,” di­ce Ma­ría Lui­sa Ríos Var­gas, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Ins­ti­tu­cio­nes de Se­gu­ros (AMIS).

Pa­ra que me­jo­re el por­cen­ta­je de pe­ne­tra­ción de se­gu­ros en el país hay dos co­sas im­por­tan­tes,

“Los mexicanos te­ne­mos la ideo­lo­gía de ‘Dios pro­vee­rá’ y eso es un pro­ble­ma. Los se­gu­ros se han vuel­to un ta­bú por­que se per­ci­ben muy di­fí­ci­les y com­pli­ca­dos”.

Pi­lar Ri­ve­ra Po­po­vic, di­rec­to­ra técnica de vi­da de MAP­FRE Mé­xi­co. 186 DÓ­LA­RES ES LA DEN­SI­DAD DEL SEC­TOR ASE­GU­RA­DOR EN MÉ­XI­CO, MIEN­TRAS QUE EN CHI­LE ES DE 630

di­ce la vo­ce­ra de AMIS: crear po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fo­men­ten el se­gu­ro —co­mo pa­sa en las gran­des eco­no­mías del mun­do— y ex­pe­ri­men­tar con pro­duc­tos más sen­ci­llos y con in­dem­ni­za­cio­nes que se ajus­ten a las nue­vas ne­ce­si­da­des de los clien­tes.

A las ase­gu­ra­do­ras en Mé­xi­co “les fal­ta co­no­cer al clien­te pa­ra po­der ha­cer per­fi­les y se­gu­ros a la me­di­da, ade­más de in­ver­tir en au­ten­ti­ca­ción a tra­vés de me­dios elec­tró­ni­cos, que fa­ci­li­ta­rían los trá­mi­tes”, ase­gu­ra Sal­va­dor Hernández.

Las bre­chas

La se­pa­ra­ción del país en­tre sur y nor­te es tan evi­den­te que exis­te el pro­yec­to de las Zo­nas Eco­nó­mi­cas Es­pe­cia­les en Mé­xi­co. Un la­do cre­ce más que el otro y uno es más atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. Gua­na­jua­to tu­vo un cre­ci­mien­to del PIB es­ta­tal de 5% en 2017, mien­tras que Oaxaca fue ne­ga­ti­vo de 4.63%.

Es­ta de­sigual­dad tam­bién per­mea hacia el cam­po de la pre­vi­sión fi­nan­cie­ra. “De ma­ne­ra ge­ne­ral se ob­ser­va que los es­ta­dos del nor­te del país se en­cuen­tra en el ni­vel me­dio o su­pe­rior en la pri­ma emi­ti­da per cá­pi­ta a ni­vel na­cio­nal, mien­tras que la ma­yo­ría de las en­ti­da­des del sur del país se en­cuen­tran en el ni­vel in­fe­rior,” es­ta­ble­ce el Re­por­te de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra de 2017. Aña­de que en las zo­nas ur­ba­nas, la población adul­ta tie­ne una co­ber­tu­ra de 30%, en com­pa­ra­ción con las zo­nas ru­ra­les (po­bla­cio­nes de me­nos de 15,000 ha­bi­tan­tes), don­de la pe­ne­tra­ción es de 15%.

Otra bre­cha es la de gé­ne­ro. “A ni­vel na­cio­nal, en las zo­nas ur­ba­nas, so­lo 26% de las mu­je­res tie­ne al­gún ti­po de se­gu­ro, mien­tras que 34% de los hom­bres cuen­ta con es­te ti­po de pro­duc­to”, ase­gu­ra el mis­mo re­por­te. La di­fe­ren­cia es de ocho pun­tos por­cen­tua­les.

“Más allá de una cues­tión de gé­ne­ro, una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las cua­les no se ob­ser­va una ma­yor pe­ne­tra­ción de mer­ca­do en las zo­nas ru­ra­les es la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, así co­mo al­gu­nas ba­rre­ras en ma­te­ria de con­tra­ta­ción de se­gu­ros co­mo la fir­ma au­tó­gra­fa, la ne­ce­si­dad de nue­vos ca­na­les de dis­tri­bu­ción y de ope­ra­ción ade­cua­dos,” di­ce Ma­nuel Es­co­be­do, pre­si­den­te de AMIS.

Pa­ra Es­co­be­do, es muy im­por­tan­te que el pró­xi­mo Go­bierno “se con­vier­ta en so­cio es­tra­té­gi­co de la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra pa­ra ins­tru­men­tar una Po­lí­ti­ca Pública de Ad­mi­nis­tra­ción de Ries­gos que con­tri­bu­ya a ges­tio­nar ries­gos pú­bli­cos tan re­le­van­tes co­mo el en­ve­je­ci­mien­to, la sa­lud, la pre­ven­ción an­te ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, el desa­rro­llo agro­pe­cua­rio y el ase­gu­ra­mien­to de los bie­nes del es­ta­do”. De es­ta ma­ne­ra, ex­pli­ca, el ase­gu­ra­mien­to es una de las al­ter­na­ti­vas pa­ra la trans­fe­ren­cia del ries­go.

Las opciones reales

Mu­chas per­so­nas sa­ben que te­ner un se­gu­ro es im­por­tan­te, y a pe­sar de ello, no lo con­tra­tan. Hay ba­rre­ras cul­tu­ra­les que im­pac­tan la po­si­bi­li­dad de avan­ce de es­te pro­duc­to fi­nan­cie­ro.

“Los mexicanos te­ne­mos la ideo­lo­gía de ‘Dios pro­vee­rá’ y eso es un pro­ble­ma. Los se­gu­ros se han vuel­to un ta­bú por­que se per­ci­ben muy di­fí­ci­les y com­pli­ca­dos”, di­jo Pi­lar Ri­ve­ra Po­po­vic, di­rec­to­ra Técnica de Vi­da de MAP­FRE Mé­xi­co du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en Mi­le­nio Fo­ro “Mu­jer Pre­ve­ni­da Va­le por Dos”, y agre­gó “pe­ro creo que nos to­ca ser res­pon­sa­bles de in­for­mar­nos so­bre las he­rra­mien­tas que hay en el sec­tor pa­ra trans­fe­rir los ries­gos”.

Ade­más, “te­ne­mos una fuer­te aver­sión a los ries­gos,” ex­pli­ca Sal­va­dor Hernández.

Los se­gu­ros son he­rra­mien­tas pa­ra cu­brir des­de la sa­lud has­ta el pa­tri­mo­nio por vía pri­va­da. Es­to cuan­do en Mé­xi­co “la se­gu­ri­dad so­cial es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res mexicanos, no es un ob­se­quio del pa­trón, ni es op­ta­ti­vo otor­gar­la,” afir­ma Fran­cis­co J. Gu­tié­rrez Za­mo­ra F., pre­si­den­te del Co­mi­té Téc­ni­co Na­cio­nal del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Eje­cu­ti­vos de Fi­nan­zas (IMEF) en su ar­tícu­lo “¿Me per­ju­di­ca no te­ner IMSS?”. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, las com­pa­ñías que no ofre­cen se­gu­ros ac­ce­si­bles con­for­me lo in­di­ca la ley, es­tán “eva­dien­do es­ta obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal”.

Den­tro de ese mar­co le­gal exis­ten los se­gu­ros bá­si­cos es­tan­da­ri­za­dos y los mi­cro­se­gu­ros. En el pri­mer ca­so, una mu­jer de 40 años pue­de pa­gar una pri­ma anual en pro­me­dio de 200 pesos por una pro­tec­ción por fa­lle­ci­mien­to con su­mas ase­gu­ra­das de 100,000 pesos, de acuer­do con el Re­gis­tro de Tarifas de Se­gu­ros Bá­si­cos ( RESBA) de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra la Pro­tec­ción y De­fen­sa de los Usua­rios de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros ( Con­du­sef).

El se­gun­do ca­so, se tra­ta de se­gu­ros es­pe­cia­li­za­dos que cu­bren lo si­guien­te: ope­ra­cio­nes de vi­da, ac­ci­den­tes, en­fer­me­da­des y da­ño, cré­di­to de vi­vien­da, en­tre otras, co­mo afir­ma la Cir­cu­lar Úni­ca de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ros y Fian­zas. Los mi­cro­se­gu­ros tie­nen co­mo ob­je­ti­vo que la población de ba­jos in­gre­sos ten­ga ac­ce­so a la pro­tec­ción “me­dian­te la el uso de me­dios de dis­tri­bu­ción y ope­ra­ción de ba­jo cos­to”.

Es­tos dos se­gu­ros bá­si­cos ya tie­nen su historia en la ofer­ta de pro­duc­tos. Ade­más, exis­ten nue­vas opciones gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Den­tro del desa­rro­llo del sec­tor Fin­tech, la unión en­tre el sec­tor fi­nan­cie­ro y el tec­no­ló­gi­co, hay un por­cen­ta­je que se en­fo­ca en la ra­ma de se­gu­ros de­no­mi­na­do In­sur­tech.

“Es­ta in­no­va­ción permitirá la mo­der­ni­za­ción y desa­rro­llo del sec­tor fi­nan­cie­ro y se pue­den ob­te­ner be­ne­fi­cios, co­mo son: re­duc­ción de cos­tos, me­jor dis­tri­bu­ción y di­ver­si­fi­ca­ción com­pe­ti­ti­va,” di­ce Es­co­be­do de AMIS. Pe­ro pa­ra que fun­cio­ne el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías apli­ca­das al se­gu­ro, ten­drán que te­ner “la ca­pa­ci­dad de re­gu­lar es­te ti­po de mo­de­los don­de se pro­te­ja al usua­rio con­tem­plan­do to­dos los ele­men­tos de se­gu­ri­dad,” agre­ga.

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Inegi), las em­pre­sas In­sur­tech son una bue­na op­ción pa­ra los cer­ca de 30 mi­llo­nes de mexicanos que tra­ba­jan en la in­for­ma­li­dad. Un ejem­plo es 4UNO, en­fo­ca­da en tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res do­més­ti­cos.

El ob­je­ti­vo fi­nal del sec­tor ase­gu­ra­dor es “pro­te­ger nues­tras me­tas por­que siem­pre pue­de pre­sen­tar­se un im­pre­vis­to que es­té fue­ra de nues­tro con­trol”, di­ce So­fía Ma­cías, ex­per­ta en fi­nan­zas per­so­na­les y au­to­ra de li­bro Pe­que­ño cer­do ca­pi­ta­lis­ta. Pa­ra eso to­da­vía pue­den con­ven­cer a mu­chos mexicanos y cre­cer pa­ra lo­grar un ne­go­cio mu­cho más atrac­ti­vo, la cla­ve es­tá, co­mo di­ce Ma­ría Lui­sa Ríos de AMIS, en po­ner al clien­te al cen­tro y en­ten­der sus nue­vas ne­ce­si­da­des.

Con in­for­ma­ción de Re­gi­na Re­yes-He­ro­les C.

A la de­ri­va. So­lo 26% de las mu­je­res y 34% de los hom­bres cuen­tan con un se­gu­ro en zo­nas ur­ba­nas. Las em­pre­sas In­sur­tech bus­can lle­var es­te pro­duc­to a más per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.