Co­rreos ba­jo la lu­pa

WPP con­tra­tó a un gru­po de abo­ga­dos pa­ra in­ves­ti­gar la fuen­te de los men­sa­jes in­ti­mi­da­to­rios que en­via­ron a sus em­plea­dos des­pués de la re­nun­cia de Mar­tin So­rrell.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - MATT­HEW GARRAHAN Y MA­DI­SON MARRIAGE

WPP le dio ins­truc­cio­nes a dos bu­fe­tes de abo­ga­dos ex­ter­nos pa­ra in­ves­ti­gar el ori­gen de va­rios co­rreos elec­tró­ni­cos anó­ni­mos e in­ti­mi­da­to­rios, que se en­via­ron a em­plea­dos ac­tua­les y an­te­rio­res des­pués de que Mar­tin So­rrell re­nun­cia­ra a su pues­to co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo en el gru­po de pu­bli­ci­dad.

Los co­rreos anó­ni­mos con­tie­nen ex­trac­tos de los men­sa­jes en­tre el per­so­nal an­te­rior y ac­tual de WPP. La ma­yo­ría de los men­sa­jes se en­via­ron uti­li­zan­do What­sApp, la apli­ca­ción de men­sa­jes ins­tan­tá­neos. Uno de los co­rreos elec­tró­ni­cos fue el es­cri­bió un al­to eje­cu­ti­vo de WPP a un tra­ba­ja­dor de ba­jo ni­vel de la em­pre­sa. En al­gu­nos men­sa­jes, los em­plea­dos ha­blan de los arre­glos de via­jes de Sir Mar­tin y el plan de bo­ni­fi­ca­ción de la com­pa­ñía.

WPP con­tra­tó a Slaugh­ter and May y a Mil­bank pa­ra que in­ves­ti­guen la fil­tra­ción de los men­sa­jes, que se en­via­ron des­de una cuen­ta de Pro­ton, un ser­vi­cio de co­rreos elec­tró­ni­cos en­crip­ta­dos que tie­ne su se­de en Sui­za y que se uti­li­za pa­ra pro­te­ger la pri­va­ci­dad. Los au­to­res de los co­rreos no se iden­ti­fi­ca­ron a sí mis­mos.

Ini­cial­men­te un téc­ni­co con ac­ce­so fí­si­co al te­lé­fono de tra­ba­jo de un exem­plea­do pu­do ac­ce­der a los men­sa­jes de What­sApp y los ex­tra­jo mien­tras es­ta­ba en se­sión, de acuer­do con una per­so­na con in­for­ma­ción de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na de la com­pa­ñía. El téc­ni­co ya no tra­ba­ja en la em­pre­sa, di­ce es­ta per­so­na.

Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro có­mo tu­vo ac­ce­so al co­rreo elec­tró­ni­co in­terno que con­tie­ne el in­ter­cam­bio en­tre el al­to eje­cu­ti­vo y el em­plea­do de ba­jo ni­vel. Tam­bién se in­clu­yó una captura de pan­ta­lla del in­ter­cam­bio en uno de los co­rreos elec­tró­ni­cos anó­ni­mos. La per­so­na con in­for­ma­ción de la in­ves­ti­ga­ción di­ce que nin­gún hac­ker ex­terno tu­vo ac­ce­so a es­tos men­sa­jes ni exis­te al­gu­na vio­la­ción de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca en WPP.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre los co­rreos elec­tró­ni­cos anó­ni­mos se pro­du­ce en un mo­men­to crí­ti­co pa­ra la com­pa­ñía, so­la­men­te unas se­ma­nas des­pués de que Sir Mar­tin re­nun­ció a la em­pre­sa, que fun­dó ha­ce 33 años, tras una in­ves­ti­ga­ción so­bre su con­duc­ta per­so­nal y el uso de fon­dos de la com­pa­ñía. Él ne­gó cual­quier ac­to in­de­bi­do.

Fi­nan­cial Ti­mes pu­bli­có re­cien­te­men­te un re­la­to de­ta­lla­do de los acon­te­ci­mien­tos y acu­sa­cio­nes de in­ti­mi­da­ción en el lu­gar de tra­ba­jo que pre­ce­die­ron a la sa­li­da de So­rrell de WPP, la com­pa­ñía que él con­vir­tió en el gru­po de pu­bli­ci­dad más gran­de del mun­do.

WPP, que es pro­pie­ta­ria de em­pre­sas co­mo Young & Ru­bi­cam, Grey y Wun­der­man, di­ce que es­ta­ba al tan­to de que un exem­plea­do y dos tra­ba­ja­do­res ac­tua­les re­ci­bie­ron seis co­rreos de Pro­ton, en­tre ellos, los que con­te­nían los men­sa­jes fil­tra­dos de What­sApp.

“En su nom­bre, re­co­pi­la­mos los co­rreos elec­tró­ni­cos y se los en­via­mos a los abo­ga­dos ex­ter­nos pa­ra tra­tar de de­ter­mi­nar el ori­gen de los men­sa­jes de Pro­ton y que brin­den ase­so­ría pa­ra el be­ne­fi­cio de WPP y los tres des­ti­na­ta­rios”, men­cio­na la com­pa­ñía.

WPP tra­ta de se­guir ade­lan­te des­pués de la sa­li­da de su di­rec­tor eje­cu­ti­vo y ac­tual­men­te rea­li­za en­tre­vis­tas a los can­di­da­tos pa­ra que lo su­ce­dan. Mark Read, a quien nom­bra­ron co­di­rec­tor ope­ra­ti­vo tras la sa­li­da de Sir Mar­tin, es el fa­vo­ri­to in­terno, aun­que tam­bién se con­si­de­ran can­di­da­tos ex­ter­nos co­mo Jerry Buhl­mann de Den­tsu Ae­gis.

Sir Mar­tin si­gue ade­lan­te con una nue­va em­pre­sa. Du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el Fes­ti­val de Can­nes Lions, ha­ce dos se­ma­nas, di­jo que su nue­va com­pa­ñía, S4 Ca­pi­tal, se­rá un gru­po de pu­bli­ci­dad y mer­ca­do­tec­nia en una “nue­va eta­pa, una nue­va era” que ob­ser­va­rá al sec­tor des­de un “pun­to de vis­ta di­gi­tal”.

Una se­rie de in­ver­sio­nis­tas res­pal­dan a S4, en­tre ellos Ja­cob Roths­child, pre­si­den­te de RIT Ca­pi­tal Part­ners.

Sir Mar­tin ad­mi­tió que no sa­bía si las con­se­cuen­cias de su sa­li­da de WPP se­rían un obs­tácu­lo pa­ra la re­cau­da­ción de fon­dos de la nue­va em­pre­sa, y agre­gó que no es­ta­ba cla­ro si a los in­ver­sio­nis­tas les preo­cu­pa­rá las acu­sa­cio­nes so­bre su com­por­ta­mien­to.

“Lo ve­re­mos con el tiem­po”, di­jo en una con­fe­ren­cia de pren­sa. Cuan­do lo pre­sio­na­ron, res­pon­dió “Eso se lo de­ben pre­gun­tar a ellos”.

Un nue­vo co­mien­zo. Tras su sa­li­da de WPP, So­rrell fun­dó el gru­po de pu­bli­ci­dad S4 Ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.