La po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca me­xi­ca­na. Seis me­ses pa­ra de­fi­nir su rum­bo

La Reforma Ener­gé­ti­ca pa­re­ce tam­ba­lear­se, los pró­xi­mos seis me­ses se­rán cru­cia­les pa­ra co­no­cer a de­ta­lle su fu­tu­ro. El nue­vo go­bierno de AMLO promete re­vi­sar­la con lu­pa.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - AR­TU­RO VA­LLE­JO

Al con­fir­mar­se el triun­fo de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ( AMLO) a la pre­si­den­cia, con 52.9% de los vo­tos, los mer­ca­dos se man­tu­vie­ron en re­la­ti­va cal­ma, a pe­sar del te­mor de al­gu­nos ac­to­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. De acuer­do con Phi­lip­pe Waech­ter, eco­no­mis­ta en je­fe de Os­trum As­set Ma­na­ge­ment, fi­lial de Na­ti­xis IM, la ra­zón fue que “los in­ver­sio­nis­tas co­no­cían el pro­gra­ma del pre­si­den­te elec­to des­de an­tes de las elec­cio­nes”.

San­tia­go Fer­nán­dez, ana­lis­ta eco­nó­mi­co de In­ter­cam Ban­co, agre­ga que el re­co­no­ci­mien­to del triun­fo de Ló­pez Obra­dor por par­te de sus con­ten­dien­tes tam­bién dio lu­gar a una con­clu­sión tran­qui­la y or­de­na­da en el pro­ce­so elec­to­ral. “Los mer­ca­dos se man­tu­vie­ron es­ta­bles, con el ti­po de cam­bio re­gis­tran­do una li­ge­ra apre­cia­ción tras la no­ti­cia”. A lo an­te­rior se su­ma tam­bién el re­co­no­ci­mien­to y las reunio­nes que man­tu­vo con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to y los re­pre­sen­tan­tes del sec­tor em­pre­sa­rial, en días pos­te­rio­res a las elec­cio­nes.

No obs­tan­te, per­sis­ten al­gu­nas in­quie­tu­des, pues uno de los pi­la­res más in­sis­ten­tes de su cam­pa­ña fue de­ro­gar la se­rie de Re­for­mas Cons­ti­tu­cio­na­les que apro­bó la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción, en­tre ellas, la Reforma Ener­gé­ti­ca.

To­do con mo­de­ra­ción

AMLO afir­mó en di­ver­sos fo­ros que de­ten­dría la Reforma en ma­te­ria ener­gé­ti­ca, y que can­ce­la­ría los con­tra­tos ya fir­ma­dos. Es­tas pa­la­bras fue­ron con­fir­ma­das en su mo­men­to por Ro­cío Nah­le, ase­so­ra del en­ton­ces can­di­da­to en pe­tro­quí­mi­ca y quien hoy es prin­ci­pal as­pi­ran­te a la Se­cre­ta­ría de Ener­gía (Se­ner).

Es­te dis­cur­so se fue mo­de­ran­do a prin­ci­pios de 2018, por Al­fon­so Ro­mo, ase­sor de An­drés Ma­nuel, quien anun­ció que la Reforma se man­ten­dría y so­lo se re­vi­sa­rán los con­tra­tos pa­ra ase­gu­rar­se de su to­tal trans­pa­ren­cia al ser otor­ga­dos. “En otras pa­la­bras, no de­sea ini­ciar una re­vo­lu­ción es­pon­tá­nea en las ins­ti­tu­cio­nes”, afir­ma Phi­lip­pe Waech­ter.

San­tia­go Fer­nán­dez opi­na que los pró­xi­mos seis me­ses se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra co­no­cer el per­fil de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción y los de­ta­lles so­bre su plan de go­bierno. Sin em­bar­go, “la re­vi­sión de con­tra­tos asig­na­dos du­ran­te las ron­das de la Reforma Ener­gé­ti­ca pa­ra evi­tar co­rrup­ción es un he­cho”, afir­ma.

La me­ta en ener­gía

“Es­ta­mos per­dien­do el fo­co”, di­ce Ram­sés Pech, CEO de Ca­rai­va y Aso­cia­dos y con­sul­tor en te­mas de ener­gía. Agre­ga: “la Reforma Ener­gé­ti­ca no son so­los los con­tra­tos de ex­plo­ra­ción y ex­trac­ción, se ba­sa en un mer­ca­do de trans­for­ma­ción de ma­te­ria pri­ma en ener­gía, cual­quie­ra que sea”. Se­gún el con­sul­tor, la ac­tual dis­cu­sión so­bre per­fo­ra­ción y ex­trac­ción abar­ca úni­ca­men­te en­tre 10 o 15% de to­do el mer­ca­do ener­gé­ti­co en el país y hay mu­cho más por ha­cer.

La pro­duc­ción de ener­gía en Mé­xi­co es­tá en de­cli­ve. Ac­tual­men­te el país vende 9,800 mi­llo­nes de dólares (mdd) a Es­ta­dos Uni­dos (EU) de cru­do y com­pra 23 mdd en pe­tro­lí­fe­ros. “El pro­ble­ma es que se en­tien­da que los pró­xi­mos 20 años se­rán cla­ve pa­ra con­ver­tir­nos en un país au­to­su­fi­cien­te pa­ra 2040; de otro mo­do, de­pen­de­re­mos ca­si por com­ple­to de paí­ses co­mo EU y la vi­da de los me­xi­ca­nos se po­dría en­ca­re­cer mu­cho”, di­ce Pech. De acuer­do con el re­por­te El nue­vo mo­de­lo

ener­gé­ti­co mun­dial, ela­bo­ra­do por Ca­rai­va y Aso­cia­dos, el mun­do se apro­xi­ma a una gue­rra co­mer­cial de gran­des di­men­sio­nes, don­de el sec­tor ener­gé­ti­co desem­pe­ña­rá un pa­pel cen­tral. Es­ta con­fla­gra­ción se cen­tra­rá en la ven­ta de pro­duc­tos ter­mi­na­dos, lis­tos pa­ra el con­su­mo hu­mano. No obs­tan­te, pa­ra di­cha pro­duc­ción se ne­ce­si­ta ener­gía que ali­men­te a las má­qui­nas y ma­te­rias pri­mas pa­ra su crea­ción. Es­to au­men­ta­rá la de­man­da mun­dial de ener­gía con Chi­na, uno de los prin­ci­pa­les ma­nu­fac­tu­re­ros en el mun­do, y EU y Ru­sia co­mo prin­ci­pa­les ven­de­do­res.

“Se es­tá ha­blan­do mu­cho de los 107 con­tra­tos que se van a re­vi­sar. Ju­rí­di­ca­men­te y en la par­te le­gal de esos con­tra­tos hay una cla­ra trans­pa­ren­cia. Son de las li­ci­ta­cio­nes más trans­pa­ren­tes en los úl­ti­mos 60 o 70 años en ma­te­ria de ener­gía. Lo que sí de­be­ría re­vi­sar­se por la par­te con­trac­tual es có­mo pue­den las compañías ace­le­rar su ac­ti­vi­dad e in­cre­men­tar la pro­duc­ción, ya sea de cru­do o de gas”, agre­ga Pech.

A la fe­cha, las compañías pri­va­das no han lle­ga­do ni a los 10,000 ba­rri­les de pe­tró­leo dia­rios en dos años y en gas no pa­san de los 20,000 o 30,000 pies cú­bi­cos. En su­ma, la pro­duc­ción ac­tual es­tá por de­ba­jo de los 1.9 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios (mdbd). La pri­me­ra pre­gun­ta que hay que ha­cer­se, de acuer­do con Pech, es có­mo va­mos a in­cre­men­tar la pro­duc­ción de hi­dro­car­bu­ros en Mé­xi­co, es de­cir, la pri­me­ra par­te de la ca­de­na: la ma­te­ria pri­ma.

El ob­je­ti­vo es in­cre­men­tar nues­tra pro­duc­ción cuan­do me­nos a 2.2 mdbd pa­ra 2025.

En ma­yo, Moody’s pu­bli­có un anun­cio en el que afir­ma­ba que se espera un au­men­to en las in­ver­sio­nes pa­ra Ex­plo­ra­ción y Per­fo­ra­ción (E&A) pa­ra los pró­xi­mos 12 o 18 me­ses y que pro­ven­drá en su ma­yo­ría de compañías pri­va­das. Sin em­bar­go, Pech ex­pli­ca que pa­ra cum­plir di­cho ob­je­ti­vo se ne­ce­si­ta­rá ca­pi­tal que pro­ven­ga tan­to del pre­su­pues­to de egre­sos, co­mo de las in­ver­sio­nes pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción de hi­dro­car­bu­ros.

Apos­tar por nue­vas re­fi­ne­rías

Unas de las pro­pues­tas den­tro del plan ener­gé­ti­co de An­drés Ma­nuel es la cons­truc­ción de nue­vas re­fi­ne­rías en el país. En en­tre­vis­tas pa­ra di­ver­sos me­dios la se­ma­na pa­sa­da, AMLO pro­me­tió pre­sen­tar en un mes un plan pa­ra mo­der­ni­zar las seis re­fi­ne­rías que ya exis­ten en Mé­xi­co y cons­truir dos más. Pe­ro pa­ra Pech, es­te pro­yec­to por sí so­lo no se­rá su­fi­cien­te pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma ener­gé­ti­co del país.

“Una re­fi­ne­ría no se cons­tru­ye en fun­ción de sen­ti­mien­tos”, ex­pre­sa, “sino de un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad”. Es in­du­da­ble que la de­man­da de más pe­tro­lí­fe­ros exis­te, las du­das se con­cen­tran en si exis­ten duc­tos pa­ra trans­por­tar di­cha ma­te­ria pri­ma, lo mis­mo que cen­tros de al­ma­ce­na­mien­to pa­ra guar­dar­la. “To­do el sur, Ta­bas­co, Cam­pe­che, Chia­pas y Veracruz, se ma­ne­ja por ca­rros-tan­que. No pue­des pro­du­cir de­ma­sia­do, por­que ne­ce­si­tas un ma­yor nú­me­ro de uni­da­des pa­ra trans­por­tar el pro­duc­to, o un cen­tro de al­ma­ce­na­mien­to muy gran­de. Tie­nes que cons­truir duc­tos”, ex­pli­ca Ram­sés Pech.

De acuer­do con el Sis­te­ma de In­for­ma­ción Ener­gé­ti­ca de la Se­ner, las re­fi­ne­rías pro­ce­sa­ron 768.9 mdbd en 2017. Es­to re­pre­sen­ta más o me­nos 50% de la ca­pa­ci­dad. Si es­ta can­ti­dad se in­cre­men­ta al 80% por me­dio de mo­di­fi­ca­cio­nes e in­ver­sio­nes, se ne­ce­si­ta­rían 1.2 mdbd pa­ra ali­men­tar a es­tas ins­ta­la­cio­nes. La cons­truc­ción de dos más, con ca­pa­ci­dad pa­ra 600 mdbd, re­que­ri­ría que el país pro­duz­ca al­re­de­dor de 2.5 mdbd en 2025.

Lo más via­ble, di­ce Pech, es cons­truir lo que se co­no­ce co­mo “re­fi­ne­rías mo­du­la­res”, que ma­ne­jan de 20,000 a 100,000 ba­rri­les. Pa­ra es­ta ca­pa­ci­dad, Mé­xi­co sí ten­dría la ma­te­ria pri­ma dis­po­ni­ble. Se espera que pa­ra el año 2035, la de­man­da mun­dial de cru­do se es­ta­bi­li­ce, y pa­ra 2040 co­mien­ce a de­cli­nar, por­que exis­ti­rán otras fuen­tes de ener­gía, por lo cual, la vi­da útil de es­tas re­fi­ne­rías se­rá úni­ca­men­te de 20 años. Ade­más, los hi­dro­car­bu­ros no son la úni­ca fuen­te ha­cia la que Mé­xi­co de­be mi­rar.

¿Y el di­ne­ro?

De acuer­do con la Se­ner, en los úl­ti­mos años, la ini­cia­ti­va pri­va­da es quien más in­vir­tió en po­zos, ter­mi­na­les de al­ma­ce­na­mien­to, duc­tos, cen­tros de ope­ra­cio­nes por­tua­rios y es­ta­cio­nes de servicio. El da­to exac­to: 160 compañías han in­ver­ti­do 77,000 mdd des­de que se im­ple­men­tó la Reforma Ener­gé­ti­ca.

“La in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra es pri­va­da por­que per­mi­te que el ries­go del ca­pi­tal (que pro­vie­ne de cré­di­tos ban­ca­rios, bo­nos y cer­ti­fi­ca­dos de deu­da) no lo ab­sor­ba el go­bierno, sino los pri­va­dos”, ex­pli­ca Pech. A lo an­te­rior se aña­de la ne­ce­si­dad del go­bierno de que los pri­va­dos pro­duz­can más: en­tre más vo­lú­men ex­trai­gan, más im­pues­tos y de­re­chos pa­ga­rán al go­bierno. Por es­te mo­ti­vo, no se espera que con el nue­vo go­bierno cam­bie es­ta si­tua­ción.

Sin em­bar­go, to­da­vía no hay cla­ri­dad so­bre có­mo se im­ple­men­ta­rán las nue­vas po­lí­ti­cas. Co­mo San­tia­go Fer­nán­dez, de In­ter­cam Ban­co, ad­vier­te, “queda pen­dien­te sa­ber so­bre el fu­tu­ro de las nue­vas ron­das y el fu­tu­ro de la Reforma en su con­jun­to. Los mer­ca­dos per­ma­ne­ce­rán sen­si­bles a es­tos te­mas”.

La es­pe­ran­za es que se man­ten­ga el mer­ca­do mix­to (pú­bli­co y pri­va­do) que exis­te ac­tual­men­te. De acuer­do con Pech, hoy en día cues­ta más ca­ro el di­ne­ro y es­to afec­ta las po­si­bi­li­da­des de in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra, tan­to pa­ra el go­bierno, co­mo pa­ra los pri­va­dos. La ta­sa de in­te­rés del Ban­co de Mé­xi­co ya es­tá en 7.75% y en di­ciem­bre po­dría su­bir has­ta 8%. Por su par­te, la Fed de EU tam­bién es­tá su­bien­do su ta­sa de in­te­rés. A eso hay que agre­gar­le la in­cer­ti­dum­bre oca­sio­na­da por la geo­po­lí­ti­ca.

Por es­te mo­ti­vo, pa­ra el ana­lis­ta de In­ter­cam, lo más ur­gen­te es la cer­te­za ju­rí­di­ca. “Lo que te­ne­mos que es­pe­rar la in­dus­tria, y so­bre to­do la gen­te que ven­dría a in­ver­tir, es el so­por­te ju­rí­di­co, la pro­tec­ción de la in­ver­sión y la fa­ci­li­ta­ción pa­ra ha­cer las in­ver­sio­nes en el país.”

Con res­pec­to a la con­for­ma­ción de los equi­pos de tra­ba­jo en PE­MEX y la Se­ner, Pech opi­na que no im­por­ta las per­so­nas que lle­guen, sino su dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra fa­ci­li­tar que el mer­ca­do con­ti­núe: “No im­por­ta a quié­nes va­yan a po­ner, por­que el pre­si­den­te en turno pue­de cam­biar­los cuan­do quie­ra. Lo im­por­tan­te es que el nue­vo go­bierno pro­cu­re que Mé­xi­co sea au­to­su­fi­cien­te en ma­te­ria de ener­gía pa­ra no de­pen­der de los mer­ca­dos ex­ter­nos”, pun­tua­li­za.

“La reforma ener­gé­ti­ca no es so­lo los con­tra­tos de ex­plo­ra­ción y ex­trac­ción, se ba­sa en un mer­ca­do de trans­for­ma­ción de ma­te­ria pri­ma en ener­gía”.

Ram­sés Pech, CEO de Ca­rai­va y Aso­cia­dos.

Más pe­tró­leo. AMLO reha­bi­li­ta­rá seis re­fi­ne­rías ya exis­ten­tes, co­mo la de Veracruz, y cons­truir dos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.