Do­nald Glo­ver y el vi­deo que in­co­mo­dó a EU

¿Qué hay detrás del vi­deo de Do­nald Glo­ver que po­ne en jaque a Es­ta­dos Uni­dos?

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - IN­DIA ROSS

Al­gu­nas per­so­nas me des­cri­ben co­mo una tri­ple ame­na­za, pe­ro a mí me gus­ta lla­mar­me so­lo una ame­na­za”.

Un hom­bre ne­gro bai­la con el pe­cho desnudo en un enor­me al­ma­cén con luz blan­ca. Do­bla su cuer­po en una ex­tra­ña po­se de ba­llet, sa­ca una pis­to­la de su bol­si­llo tra­se­ro y le dis­pa­ra en la ca­be­za a un hom­bre con los ojos ven­da­dos. “Es­to es Es­ta­dos Uni­dos”, di­ce el hom­bre que dis­pa­ra.

El ra­pe­ro es­ta­dou­ni­den­se, co­no­ci­do co­mo Chil­dish Gam­bino, tal vez no fue el pri­mer hom­bre sin ca­mi­se­ta que cau­sa sen­sa­ción en in­ter­net, pe­ro qui­zá ha­ya si­do el pri­me­ro en ha­cer­lo con tan­ta in­cli­na­ción po­lí­ti­ca. This is Ame­ri­ca (Es­to es Es­ta­dos Uni­dos) es un vi­deo mu­si­cal pro­vo­ca­dor y muy po­pu­lar que fun­cio­nó no so­lo pa­ra es­ta­ble­cer­lo co­mo uno de los nue­vos y gran­des al­bo­ro­ta­do­res del pop, sino tam­bién pa­ra desatar otro epi­so­dio en la au­to­eva­lua­ción de Es­ta­dos Uni­dos (EU).

En un fre­ne­sí de imá­ge­nes ra­cia­les y po­lí­ti­cas cu­yos sig­ni­fi­ca­dos obli­cuos preo­cu­pa­ron a in­ter­net, el vi­deo se cen­tra en el in­quie­to cuer­po del ar­tis­ta, en un mo­men­to bai­la con niños en edad es­co­lar, al si­guien­te le dis­pa­ra a un co­ro de igle­sia. Es un som­brío co­men­ta­rio del des­tino de los cuer­pos de per­so­nas de ra­za ne­gra en EU, y una vis­ta ho­rren­da y som­bría­men­te ex­ci­tan­te.

Chil­dish Gam­bino es el nom­bre ar­tís­ti­co del in­tér­pre­te afro­ame­ri­cano Do­nald Glo­ver. El enig­má­ti­co ar­tis­ta de 34 años de Sto­ne Moun­tain, Geor­gia, tra­ba­jó en ca­si to­dos los ám­bi­tos im­por­tan­tes del en­tre­te­ni­mien­to en la úl­ti­ma dé­ca­da, con lo que lo­gró un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de se­gui­do­res.

“Soy ac­tor, es­cri­tor, y can­tan­te”, di­jo el ga­lar­do­na­do con el Grammy y ac­tor de Star Wars, an­te la au­dien­cia de Sa­tur­day Night Li­ve. “Al­gu­nas per­so­nas me des­cri­ben co­mo una tri­ple ame­na­za, pe­ro a mí me gus­ta lla­mar­me so­lo una ame­na­za”.

“This is Ame­ri­ca”, ba­jo la di­rec­ción de Hi­ro Mu­rai, el co­la­bo­ra­dor eterno de Glo­ver, se es­tre­nó an­te una en­tu­sias­ta re­cep­ción. “¡In­creí­ble!”, es­cri­bió Michael B. Jor­dan, uno de los ac­to­res de Black Pant­her (Pan­te­ra Ne­gra) en Twit­ter, y pa­ra des­cri­bir lo que sen­tía usó sie­te emo­jis de fue­go. “Son los cua­tro mi­nu­tos me­jor uti­li­za­dos de es­te año, y tal vez de la dé­ca­da”, di­jo la ac­triz Ja­mie Lee Cur­tis; su co­men­ta­rio del vi­deo en YouTube fue el más pre­ci­so: “Es­to es­tá ca%&rón… pe­ro me en­can­ta”.

Lo que sor­pren­dió a los que co­men­tan no fue so­lo lo atre­vi­do del vi­deo, sino tam­bién la com­ple­ji­dad de su cons­truc­ción. Las re­fe­ren­cias ar­mo­ni­za­das de la gue­rra de sur de EU al hip hop con­tem­po­rá­neo, con­vier­ten la to­ta­li­dad de la ex­pe­rien­cia ne­gra en un es­pec­tácu­lo de pesadilla, es­qui­zo­fré­ni­co, pe­ro bri­llan­te, que ex­plo­ra el cos­to mo­ral de la mer­can­ti­li­za­ción de la cul­tu­ra ne­gra.

“Así es —pa­re­ce que di­ce el vi­deo de Glo­ver— ser ne­gro en EU”, es­cri­bió Do­reen St Fé­lix en The New Yor­ker. “Es vul­ne­ra­ble pa­ra dis­fru­tar o pa­ra des­truir. Cuan­do su per­so­na­je no es­tá bai­lan­do, es­tá ma­tan­do”.

Si el vi­deo marca el pri­mer mo­men­to del as­cen­so de Glo­ver a la fa­ma mun­dial, tam­bién es el re­su­men de una ca­rre­ra que se in­cli­na ca­da vez más a la cró­ni­ca de ser ne­gro. El vi­deo mu­si­cal de la can­ción Bon­fi­re, de su ál­bum de­but de 2011, Camp, pre­sa­gia los te­mas de This is Ame­ri­ca, con Glo­ver des­per­tan­do en un bosque os­cu­ro con una so­ga al cue­llo que evo­ca los lin­cha­mien­tos.

Pe­ro su ma­yor lo­gro has­ta la fe­cha es Atlan­ta, la se­rie su­rrea­lis­ta de comedia que creó pa­ra la ca­de­na de te­le­vi­sión FX en 2016, so­bre la in­ter­sec­ción de ra­za y cla­se que pro­du­jo al­gu­nos de los co­men­ta­rios so­cia­les más in­ci­si­vos ja­más vis­tos en te­le­vi­sión. En un epi­so­dio pre­sen­ta a un Justin Bieber ne­gro; en otro, se cen­tra en un hom­bre ne­gro con la ca­ra blan­ca, que tie­ne un gran pa­re­ci­do a Michael Jackson.

La al­ta ex­po­si­ción de Glo­ver en to­do el mun­do se pro­du­jo se­ma­nas des­pués de que Be­yon­cé ac­tuó en el fes­ti­val de mú­si­ca Coa­che­lla, en el que uti­li­zó te­mas afro­ame­ri­ca­nos mu­si­ca­les e his­tó­ri­cos re­cu­rren­tes con un efec­to es­pec­ta­cu­lar. En Ma­yo, el ra­pe­ro ca­li­for­niano Ken­drick La­mar ga­nó un Pre­mio Pu­lit­zer por su ál­bum en el que ana­li­zó el do­lor y la ale­gría de la ex­pe­rien­cia ne­gra.

“Es­ta­mos un mo­men­to en el que mu­cha gen­te cree que EU re­pi­te las prác­ti­cas da­ñi­nas contra los ne­gros”, di­jo Tia Ty­ree, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Ho­ward. Y agre­gó, “y lo que tie­nes aho­ra son afro­ame­ri­ca­nos po­de­ro­sos, in­flu­yen­tes y fa­mo­sos que no se ha­cen de la vis­ta gor­da an­te es­to. ‘Es­ta es mi gen­te, ten­go una pla­ta­for­ma, y voy a usar­la pa­ra que vean y en­tien­dan qué es­tá pa­san­do’”.

A me­di­da que Glo­ver as­cien­de a las al­tu­ras de las lu­mi­na­rias de su cul­tu­ra, de­be lu­char con las pa­ra­do­jas in­te­gra­das en el ne­go­cio del en­tre­te­ni­mien­to ne­gro. ¿Có­mo pue­den los ar­tis­tas te­ner en cuen­ta que las mis­mas per­so­nas a las que acu­san son las que los en­ri­que­cen? ¿Cuán­to tiem­po pue­de man­te­ner en equi­li­brio el ac­to de agi­ta­dor y de ícono pop?

Sin em­bar­go, Glo­ver se man­tie­ne co­mo un enig­ma: por un la­do, un as­tu­to ob­ser­va­dor de la cul­tu­ra; se le con­si­de­ra co­mo al­guien más re­ser­va­do que sus con­tem­po­rá­neos. Por el otro, un hom­bre que re­cien­te­men­te le di­jo a The New Yor­ker: “Me sien­to co­mo Je­sús”. El ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de This is Ame­ri­ca pue­de ser igual­men­te elu­si­vo. En la al­fom­bra ro­ja de la Met Ga­la, un en­tre­vis­ta­dor le pre­gun­tó so­bre el tra­ba­jo. “So­lo que­ría ha­cer, ya sa­bes, una bue­na can­ción”, res­pon­dió eva­si­va­men­te, y des­pués son­rió. “Al­go que la gen­te pu­die­ra to­car el 4 de ju­lio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.