Sylvia Ear­le, la ac­ti­vis­ta que lu­cha con­tra la hue­lla de car­bono

Los mo­vi­mien­tos pa­ra ayu­dar al pla­ne­ta a re­du­cir la hue­lla de car­bono son ca­da vez más po­pu­la­res, gra­cias a la vi­sión de ac­ti­vis­tas co­mo Sylvia Ear­le.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - LESLIE HOOK

Cuan­do Sylvia Ear­le era una ni­ña, el Gol­fo de Mé­xi­co era su jar­dín. Sus pa­dres fo­men­ta­ron su amor por las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y siem­pre le en­se­ña­ron a de­jar un lu­gar en me­jo­res con­di­cio­nes que cuan­do lle­gó.

Tres dé­ca­das des­pués, fue la pri­me­ra per­so­na en ca­mi­nar en so­bre el fon­do del océano a una pro­fun­di­dad de más de 400 me­tros, y más tar­de fue la pri­me­ra cien­tí­fi­ca en je­fe de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca de EU. Co­mo ocea­nó­gra­fa, se con­vir­tió en una im­por­tan­te fi­gu­ra del mo­vi­mien­to eco­lo­gis­ta y una de las de­fen­so­ras más fir­mes en el mun­do.

Sin em­bar­go, no to­do el mun­do pue­de ser un am­bien­ta­lis­ta de tiem­po com­ple­to o un fa­mo­so ocea­nó­gra­fo. La pre­gun­ta so­bre qué pue­de ha­cer una per­so­na co­mún pa­ra ayu­dar al me­dio am­bien­te se ha vuel­to ca­da vez más di­fí­cil. A mu­chas per­so­nas les gus­ta­ría de­jar el mun­do en una con­di­ción me­jor que co­mo lo en­con­tra­ron, pe­ro en una épo­ca de olas de ca­lor, incendios forestales y au­men­to de las emi­sio­nes de car­bono, la ta­rea pa­re­ce abru­ma­do­ra.

Aun­que Ear­le cree que hay es­pa­cio pa­ra te­ner es­pe­ran­za. “Lo más im­por­tan­te es el co­no­ci­mien­to”, di­ce. “To­dos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de con­tar con el co­no­ci­mien­to pa­ra cam­biar las co­sas”.

Ella po­ne co­mo ejem­plo el re­cien­te en­fo­que en los plás­ti­cos y la cre­cien­te con­cien­cia de có­mo con­tri­bu­yen a la acu­mu­la­ción de to­xi­nas en el océano. “Aho­ra que sa­be­mos que te­ne­mos un pro­ble­ma, hay una gran opor­tu­ni­dad de pe­lear pa­ra re­sol­ver­lo”.

La ra­zón por la que los mo­vi­mien­tos con­tra los plás­ti­cos son tan po­pu­la­res es por­que pre­sen­ta al­go con­cre­to, un as­pec­to de la vi­da dia­ria don­de la ac­ción in­di­vi­dual pue­de te­ner un re­sul­ta­do in­me­dia­to y sa­tis­fac­to­rio.

Ese no es el ca­so pa­ra otros as­pec­tos de la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, par­ti­cu­lar­men­te el cam­bio cli­má­ti­co, don­de pue­de ser des­con­cer­tan­te de­ci­dir qué ac­cio­nes in­di­vi­dua­les ha­rán la ma­yor di­fe­ren­cia.

Si bien, la cien­cia del cli­ma pro­gre­só, y más de 170 paí­ses fir­ma­ron el Acuer­do de Pa­rís pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal, las emi­sio­nes de car­bono au­men­ta­ron el año pa­sa­do. Pa­ra las per­so­nas que bus­can re­du­cir sus pro­pias emi­sio­nes, eso pue­de pa­re­cer un he­cho des­alen­ta­dor.

Mi­ke Ber­ners-Lee, au­tor de How Bad Are Ba­na­nas?: The Car­bon Foot­print of Everyt­hing, ex­pli­ca en su li­bro que me­dir nues­tras hue­llas per­so­na­les de car­bono es com­ple­jo, ca­si im­po­si­ble, pe­ro di­ce que la ac­ción in­di­vi­dual pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

“Nin­guno de no­so­tros so­mos santos, to­dos te­ne­mos con­ce­sio­nes y com­pro­mi­sos que en­fren­tar, y se tra­ta de ele­gir sus ba­ta­llas”, di­ce y aña­de “to­dos tie­nen una hue­lla de car­bono di­fe­ren­te, por lo que la cues­tión es qué de­be ele­gir ca­da uno. Y tam­bién se tra­ta de com­pren­der a lo que es­tás ape­ga­do”.

Pa­ra las per­so­nas que via­jan mu­cho en avión, sus vue­los a me­nu­do son una gran fuen­te de emi­sio­nes, que, a su vez, son las más di­fí­ci­les de mi­ti­gar. Com­prar com­pen­sa­cio­nes de car­bono o vo­lar me­nos pue­de ayu­dar por aho­ra, pe­ro es pro­ba­ble que pa­sen dé­ca­das an­tes de que sea po­si­ble via­jar por ai­re a lar­ga dis­tan­cia uti­li­zan­do com­bus­ti­bles con ce­ro emi­sio­nes de car­bono.

La co­mi­da con la que nos ali­men­ta­mos y las co­sas que com­pra­mos tam­bién son una gran fuen­te de emi­sio­nes. Re­du­cir la com­pra y el con­su­mo de car­ne ro­ja son dos de las for­mas más di­rec­tas de re­du­cir las hue­llas de car­bono in­di­vi­dua­les. La con­clu­sión de la in­ves­ti­ga­ción más re­cien­te del pro­fe­sor Ber­ners-Lee es que si las ten­den­cias de con­su­mo de ali­men­tos con­ti­núan en su tra­yec­to­ria ac­tual, la tie­rra va a ne­ce­si­tar pro­du­cir 119% más ali­men­tos en 2050.

“No tie­ne que ha­cer­se de un día pa­ra otro, nin­guno de no­so­tros tie­ne que vol­ver­se ve­ge­ta­riano o ve­gano… pe­ro te­ne­mos que to­mar un rum­bo di­fe­ren­te en las pró­xi­mas dé­ca­das”, agre­ga el aca­dé­mi­co, quien es her­mano del in­ven­tor de la World Wi­de Web, sir Tim Ber­ners-Lee.

La ca­le­fac­ción del ho­gar y los via­jes en au­to­mó­vil son otras áreas don­de las per­so­nas pue­den te­ner un im­pac­to di­rec­to. La ca­le­fac­ción y la re­fri­ge­ra­ción pue­den ser efi­cien­tes con un me­jor ais­la­mien­to y di­se­ño. Evi­tar los via­jes en au­to­mó­vil, así co­mo op­tar por un vehícu­lo com­par­ti­do o uno eléc­tri­co cuan­do sea po­si­ble, tam­bién pue­den re­du­cir las emi­sio­nes.

“Par­te de es­to es lo que ha­ce­mos con nues­tra pro­pia hue­lla de car­bono, y la otra par­te es el efec­to do­mi­nó que se des­pren­de de nues­tras ac­cio­nes”, di­ce el pro­fe­sor Ber­ners- Lee. “Có­mo ejer­ces tu in­fluen­cia sis­té­mi­ca de to­das esas for­mas: qué ha­ces en el tra­ba­jo, có­mo vo­tas, et­cé­te­ra”.

In­clu­so los es­fuer­zos in­di­vi­dua­les más ambiciosos de re­duc­ción de car­bono tie­nen un lí­mi­te pa­ra sus lo­gros, de­bi­do a los sis­te­mas de ener­gía que ya exis­ten en el mun­do.

“En lo que real­men­te te­ne­mos que pen­sar es en có­mo po­de­mos crear las con­di­cio­nes pa­ra que, co­mo es­pe­cie, co­mo pla­ne­ta y co­mo so­cie­dad glo­bal, po­da­mos ad­mi­nis­trar esas emi­sio­nes a la ba­ja. No se pue­de evi­tar la ne­ce­si­dad de al­gún ti­po de res­pues­ta glo­bal coor­di­na­da”, con­clu­ye el pro­fe­sor Ber­ners- Lee.

A mu­chas per­so­nas les gus­ta­ría de­jar el mun­do en una con­di­ción me­jor que co­mo lo en­con­tra­ron, pe­ro la ta­rea pa­re­ce abru­ma­do­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.