La era re­no­va­ble

El au­men­to de la ener­gía so­lar y eó­li­ca mar­ca un cam­bio ha­cia las fuen­tes de ba­jo car­bono, en me­dio de los es­fuer­zos pa­ra mi­ti­gar el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - LESLIE HOOK

Cuan­do los eco­no­mis­tas de BP pu­bli­ca­ron su re­vi­sión anual de la ener­gía en el mun­do, el es­tu­dio re­ve­ló una es­ta­dís­ti­ca sor­pren­den­te: el año pa­sa­do, 17% del cre­ci­mien­to de ener­gía mun­dial pro­vino de fuen­tes re­no­va­bles, el ma­yor au­men­to del que se ten­ga re­gis­tro.

Las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de ener­gía re­no­va­ble fue­ron el equi­va­len­te a la pro­duc­ción de ener­gía de 69 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pe­tró­leo, más o me­nos la mis­ma can­ti­dad de ener­gía que con­su­men Sue­cia y Di­na­mar­ca en un año.

El de­sa­rro­llo po­dría pa­re­cer im­pen­sa­ble ha­ce una dé­ca­da, cuan­do la ener­gía so­lar y eó­li­ca eran mu­cho más ca­ras de lo que son en la ac­tua­li­dad. Sin em­bar­go, el au­men­to de la in­ver­sión en las fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble en la úl­ti­ma dé­ca­da, en com­bi­na­ción con el des­cen­so de los cos­tos de las nue­vas tec­no­lo­gías de ener­gía, lle­vó a lo que pa­re­ce ser una pro­fun­da trans­for­ma­ción en la pro­duc­ción mun­dial de ener­gía.

Una de las ra­zo­nes de es­te cam­bio fue el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís, que se fir­mó en 2015, cuan­do más de 170 paí­ses acor­da­ron re­du­cir sus emi­sio­nes pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal a un ni­vel por de­ba­jo de dos gra­dos cen­tí­gra­dos.

“Si mi­ras al mun­do, pue­des ver que hay más co­la­bo­ra­ción pa­ra afron­tar el cam­bio cli­má­ti­co de la que hay pa­ra mu­chos otros asun­tos a los que nos en­fren­ta­mos”, di­ce Ch­ris­tia­na Fi­gue­res, di­plo­má­ti­ca prin­ci­pal so­bre el cam­bio cli­má­ti­co de la ONU de 2010 a 2016.

To­da­vía hay re­tos, en­tre ellos el he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos, ori­gi­nal­men­te un sig­na­ta­rio del acuer­do, di­jo que se pla­nea re­ti­rar de él. Asi­mis­mo, pa­ra 2020, los fir­man­tes ten­drán que acor­dar lí­mi­tes le­ga­les vin­cu­lan­tes pa­ra sus emi­sio­nes de car­bono, y ge­ne­rar fi­nan­cia­mien­to pa­ra que los paí­ses en de­sa­rro­llo pue­dan pa­gar el cos­to de la tran­si­ción, al­go que fue un pun­to com­pli­ca­do en el pa­sa­do.

La es­ca­la exac­ta del pro­ble­ma que­da­rá cla­ra es­te año, cuan­do un pa­nel de cien­tí­fi­cos pu­bli­que un in­for­me so­bre el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co de 1.5 gra­dos cen­tí­gra­dos, y qué ni­vel de re­duc­ción de emi­sio­nes se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to glo­bal a ese pun­to. Los pri­me­ros bo­rra­do­res del in­for­me del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co, la prin­ci­pal au­to­ri­dad mun­dial en el te­ma, su­gie­ren que el um­bral de 1.5 gra­dos cen­tí­gra­dos se su­pe­rará an­tes de 2050.

Con ese in­for­me en mano, los de­le­ga­dos pa­ra las con­ver­sa­cio­nes anua­les so­bre el cli­ma de la ONU, que se lle­va­rá a ca­bo en di­ciem­bre, ten­drán que con­si­de­rar las me­di­das que se pue­den to­mar pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de una ma­ne­ra mu­cho más ra­di­cal que en el pa­sa­do.

Gran par­te del avan­ce pa­ra fre­nar las emi­sio­nes de car­bono en los úl­ti­mos cin­co años pro­vino del cre­ci­mien­to de la ener­gía eó­li­ca y so­lar, que ex­pe­ri­men­ta­ron drás­ti­cas re­duc­cio­nes de pre­cios.

“Ha­ce 10 años, las per­so­nas pen­sa­ban que los par­ques eó­li­cos mar aden­tro no se­rían ren­ta­bles”, di­ce Matt­hew Wright, di­rec­tor ge­ne­ral pa­ra Reino Uni­do de Ors­ted, la com­pa­ñía da­ne­sa que ope­ra 10 par­ques eó­li­cos mar aden­tro en Reino Uni­do.

Las me­jo­ras en la tec­no­lo­gía de las tur­bi­nas pro­vo­ca­ron que los pre­cios ca­ye­ran a la mi­tad en los úl­ti­mos tres años, agre­ga. “La ener­gía eó­li­ca aho­ra es­tá en un ni­vel que es ver­da­de­ra­men­te com­pe­ti­ti­vo con otras for­mas de ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad”.

Mien­tras tan­to, los pre­cios de los pa­ne­les so­la­res tam­bién caen. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía es­ti­ma que, en al­gu­nos paí­ses, la ener­gía so­lar pron­to se­rá la fuen­te más ba­ra­ta pa­ra nue­va elec­tri­ci­dad.

La dis­mi­nu­ción de los sub­si­dios su­mó un gra­do de vo­la­ti­li­dad a los sec­to­res de ener­gía so­lar y eó­li­ca. Una de las ma­yo­res sor­pre­sas fue la de­ci­sión de Chi­na de re­cor­tar el apo­yo pa­ra las nue­vas ins­ta­la­cio­nes de ener­gía so­lar es­te mes, un cam­bio de po­lí­ti­ca que re­du­ci­rá la de­man­da en el mer­ca­do de pa­ne­les so­la­res más gran­de del mun­do.

La in­ver­sión glo­bal en ener­gía lim­pia subió en la úl­ti­ma dé­ca­da y al­can­zó un má­xi­mo de 179,000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015, de acuer­do con Bloom­berg New Energy Fi­nan­ce, pe­ro se man­tu­vo por de­ba­jo de ese ni­vel en los úl­ti­mos años, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a la dis­mi­nu­ción de la in­ver­sión en Eu­ro­pa y el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Es­te año, la in­ver­sión en ener­gía lim­pia pro­ba­ble­men­te sien­ta el efec­to ate­nua­dor de las me­di­das de Chi­na y de la des­ace­le­ra­ción en las ins­ta­la­cio­nes eó­li­cas en Eu­ro­pa.

Des­pués de es­ta­bi­li­zar­se en­tre 2014 y 2016, las emi­sio­nes mun­dia­les de car­bono vol­vie­ron a su­bir el año pa­sa­do, en par­te por el au­men­to del con­su­mo de ener­gía en Chi­na.

A pe­sar de es­to, Fi­gue­res se man­tie­ne op­ti­mis­ta. “La ten­den­cia a lar­go pla­zo es ha­cia la des­car­bo­ni­za­ción”, di­ce. “He­mos te­ni­do al­ti­ba­jos, y va­mos a se­guir te­nién­do­los”.

Al al­za. La in­dus­tria de ener­gías lim­pias ha cre­ci­do por la re­duc­ción de cos­tos y el com­pro­mi­so glo­bal con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.