Chrys­tia Free­land, la mi­nis­tra ca­na­dien­se quie­re salvar el TLCAN

Chrys­tia Free­land, mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ca­na­dá, en­tra al es­ce­na­rio para en­fren­tar a Trump y salvar al TLCAN.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JA­MES POLITI

En me­dio de las fuer­tes ten­sio­nes que hay en­tre Es­ta­dos Unidos ( EU) y Ca­na­dá des­pués de la cum­bre del G7 en ju­nio, Chrys­tia Free­land, mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ca­na­dá, pro­nun­ció una ad­ver­ten­cia cla­ra des­de Was­hing­ton: el au­to­ri­ta­ris­mo va en au­men­to; la de­mo­cra­cia li­be­ral es­ta­ba ba­jo ame­na­za, y no es­tá cla­ro qué ca­mino va a to­mar EU.

“Hoy pue­den sen­tir que su ta­ma­ño les per­mi­te ir mano a mano con sus ad­ver­sa­rios tra­di­cio­na­les y te­ner la ga­ran­tía de ga­nar”, di­jo, en re­pri­men­da a la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump. “Pe­ro si la his­to­ria nos di­ce al­go, es que el pre­do­mi­nio de nin­gu­na na­ción es eterno”.

El dis­cur­so con­so­li­dó el es­ta­tus de Free­land co­mo defensora enér­gi­ca e in­can­sa­ble del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y del or­den in­ter­na­cio­nal ba­sa­do en re­glas en la épo­ca de Trump y de Vla­di­mir Pu­tin de Ru­sia.

La se­ma­na an­te­pa­sa­da, la ex­pe­rio­dis­ta re­gre­só a Was­hing­ton con un pro­pó­si­to más prag­má­ti­co: lle­gar a un acuer­do con EU para salvar el TLCAN, el pac­to que ri­ge mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en flu­jos co­mer­cia­les en Amé­ri­ca del Nor­te.

“Ella es una per­so­na pe­que­ña, con una ener­gía in­creí­ble; qui­zás uno de los mi­nis­tros más in­te­li­gen­tes que he co­no­ci­do, ade­más es in­tré­pi­da”, di­jo un fun­cio­na­rio ca­na­dien­se que tra­ba­jó es­tre­cha­men­te con ella. “No tie­ne mie­do, en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, de de­cir lo que pien­sa”.

En agos­to, esa cua­li­dad me­tió en pro­ble­mas a Free­land. Es­ta­lló una dispu­ta di­plo­má­ti­ca en­tre Ca­na­dá y Ara­bia Sau­di­ta des­pués de que ella pi­dió la li­be­ra­ción de Sa­mar Ba­da­wi, un ac­ti­vis­ta por los de­re­chos de las mu­je­res. Riad, la cá­pi­tal ára­be, ex­pul­só al em­ba­ja­dor de Ca­na­dá, con­ge­ló nue­vos acuer­dos co­mer­cia­les y sus­pen­dió un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio de es­tu­dian­tes. Free­land se man­tu­vo fir­me, di­cien­do que los de­re­chos hu­ma­nos siem­pre se­rían una prio­ri­dad.

La te­na­ci­dad de Free­land se re­mon­ta a sus raí­ces en Pea­ce Ri­ver, Al­ber­ta, don­de su pa­dre era agri­cul­tor de ca­no­la, y su ma­dre, una hi­ja de in­mi­gran­tes ucra­nia­nos, era abo­ga­da y ac­ti­vis­ta fe­mi­nis­ta.

Asis­tió al Uni­ted World Co­lle­ge, en Ita­lia, y des­pués a la Uni­ver­si­dad de Har­vard, don­de Law­ren­ce Sum­mers, el ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro de EU, se con­vir­tió en su men­tor. “Ella me im­pre­sio­nó... con su se­rie­dad, sus pro­pó­si­tos y ma­du­rez, in­clu­so sien­do muy jo­ven”, di­ce Sum­mers.

Des­pués de ga­nar una be­ca de Rho­des, Free­land en­tró en el pe­rio­dis­mo, pri­me­ro en Ucra­nia, des­pués en Ru­sia, Ca­na­dá, Reino Uni­do y EU. Tra­ba­jó para Fi­nan­cial Ti­mes, The

Glo­be and Mail y Thom­son Reuters. Free­land se rein­ven­tó co­mo una ex­per­ta y, pos­te­rior­men­te, co­mo una po­lí­ti­ca. Su li­bro so­bre el as­cen­so de los plu­tó­cra­tas y la de­sigual­dad de in­gre­sos lla­mó la aten­ción de Jus­tin Tru­deau y su Par­ti­do Li­be­ral en Ca­na­dá. Ella com­pi­tió y ob­tu­vo un es­ca­ño en el Par­la­men­to en 2013.

Cuan­do Tru­deau asu­mió el con­trol del go­bierno dos años más tar­de, se con­vir­tió en mi­nis­tra de Co­mer­cio y en­ca­be­zó las ne­go­cia­cio­nes para un acuer­do co­mer­cial con la Unión Europea. Des­pués de que la opo­si­ción del go­bierno re­gio­nal de Va­lo­nia, en Bél­gi­ca, ca­si des­ca­rri­la el acuer­do, Free­land aban­do­nó las ne­go­cia­cio­nes. Fue du­ra­men­te cri­ti­ca­da por los le­gis­la­do­res de la opo­si­ción, pe­ro se de­fen­dió y di­jo: “Es­toy to­tal­men­te a fa­vor de Ca­na­dá cuan­do lle­go a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes. Es­ta­ba de­cep­cio­na­da y tris­te, pe­ro tam­bién soy du­ra y fuer­te”.

En 2017, la nom­bra­ron mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, pe­ro man­tu­vo la car­te­ra del TLCAN. Los lí­de­res con­ser­va­do­res de la opo­si­ción di­cen que sus crí­ti­cas al trum­pis­mo tal vez fun­cio­na­ron bien con el “elec­to­ra­do li­be­ral” y “el con­sen­so de Da­vos”, pe­ro per­ju­di­ca­ron a Ca­na­dá. A Ru­sia le mo­les­tó tan­to Free­land, que se en­cuen­tra en una lis­ta de 12 ca­na­dien­ses a los que se les prohi­bió in­gre­sar al país.

“Ten­go un gran res­pe­to por Chrys­tia, y sé que ella tra­ba­ja du­ro, pe­ro no lo ha­ce de ma­ne­ra in­te­li­gen­te”, di­ce Erin O’Too­le, dipu­tado del par­ti­do con­ser­va­dor y por­ta­voz de po­lí­ti­ca ex­te­rior. “Nues­tras re­la­cio­nes con otros paí­ses no son una se­rie de sa­lo­nes; su en­fo­que con ellos ha si­do co­mo el de un club de lec­tu­ra. Nun­ca ha­bía vis­to tan­tos paí­ses mo­les­tos con Ca­na­dá”.

Co­mo di­plo­má­ti­ca, Free­land tie­ne un es­ti­lo in­for­mal. Cuan­do los mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del G7 fue­ron a To­ron­to es­te año, los in­vi­tó a comer waf­fles en su ca­sa con sus tres hi­jos y des­pués fue en su bi­ci­cle­ta a la cum­bre. Cuan­do lle­gó al ae­ro­puer­to de Du­lles, en Was­hing­ton, para las con­ver­sa­cio­nes del TLCAN, ves­tía una ca­mi­se­ta y pants, se for­mó en la fi­la con to­dos los de­más, lo que lle­vó a un des­con­cer­ta­do ofi­cial de in­mi­gra­ción a pre­gun­tar si ella era real­men­te la mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ca­na­dá.

Ese don de gen­te, jun­to con su ele­va­da re­tó­ri­ca, le su­gie­re a al­gu­nos que ella tie­ne ma­yo­res am­bi­cio­nes. Sus ad­mi­ra­do­res res­pon­den que su de­ci­di­da de­fen­sa de la de­mo­cra­cia y sus va­lo­res oc­ci­den­ta­les tie­nen sus raí­ces en sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias y he­ren­cia ucra­nia­na.

Pe­ro to­do po­dría ser en vano si Free­land no lo­gra un acuer­do del TLCAN que sea bueno para Ca­na­dá. “Ella lle­va el archivo gran­de. Los ca­na­dien­ses es­tán muy preo­cu­pa­dos acer­ca de ha­cia dónde se di­ri­ge el Tra­ta­do y sé per­fec­ta­men­te que (ella) es ma­ris­cal de cam­po”, di­jo un fun­cio­na­rio ca­na­dien­se.

Es­toy to­tal­men­te a fa­vor de Ca­na­dá cuan­do lle­go a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes. Es­ta­ba de­cep­cio­na­da y tris­te, pe­ro tam­bién soy du­ra y fuer­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.