Los pun­tos cla­ves de Ca­na­dá

El pa­sa­do miér­co­les, EU y Ca­na­dá re­to­ma­ron las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN. Es­tas son las cua­tro áreas prin­ci­pa­les de desacuer­do.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES - JA­MES POLITI

Des­pués de una pausa de cin­co días, las con­ver­sa­cio­nes del TLCAN en­tre Es­ta­dos Unidos (EU) y Ca­na­dá se reanu­da­ron el pa­sa­do miér­co­les cuan­do Ro­bert Light­hi­zer, el zar de co­mer­cio de Do­nald Trump, y Chrys­tia Free­land, la mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res ca­na­dien­se, re­gre­sa­ron una vez más a la ba­ta­lla.

El sá­ba­do an­te­pa­sa­do, Trump lan­zó una dia­tri­ba con­tra Ca­na­dá en Twit­ter que se­ría di­fí­cil ig­no­rar, in­clu­so por el más pa­cien­te de los ne­go­cia­do­res de Ot­ta­wa. Pe­ro a pe­sar de un cli­ma po­lí­ti­co amar­go, al fi­nal el acuer­do de­pen­de­rá de unos cuan­tos de­ta­lles cru­cia­les.

Es­tos son los prin­ci­pa­les pun­tos de con­flic­to que se de­ben re­sol­ver, an­tes de po­der ase­gu­rar que Ca­na­dá per­ma­ne­ce­rá en el acuer­do co­mer­cial con Mé­xi­co y EU:

La le­che im­por­ta

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po Ca­na­dá man­tie­ne una po­lí­ti­ca lla­ma­da “ges­tión de su­mi­nis­tros”, para apo­yar a sus pro­duc­to­res de lác­teos y gran­je­ros aví­co­las, quie­nes se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en On­ta­rio y Que­bec, las dos pro­vin­cias más po­bla­das y po­lí­ti­ca­men­te sen­si­bles. Des­pués de dé­ca­das de que­jas por par­te de la in­dus­tria de lác­teos de EU, la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump pre­sio­na para que Ca­na­dá ha­ga gran­des con­ce­sio­nes y abra su mer­ca­do.

Ot­ta­wa se re­sis­te, y sus fun­cio­na­rios de más al­to ni­vel han in­sis­ti­do en que no van a des­man­te­lar el pro­gra­ma. La ofi­ci­na de Light­hi­zer pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do en el que se que­ja de que Ca­na­dá no ce­de en “agri­cul­tu­ra”, y lo ex­pu­so co­mo una fa­lla sig­ni­fi­ca­ti­va.

Ca­na­dá abrió al­gu­nos es­pa­cios a la Unión Europea en los pro­duc­tos lác­teos en su re­cien­te Acuer­do In­te­gral so­bre Eco­no­mía y Co­mer­cio, por lo que Ot­ta­wa de­mos­tró que no es com­ple­ta­men­te in­tran­si­gen­te en el te­ma.

Ges­tión de dispu­tas

El acuer­do ori­gi­nal del TLCAN in­clu­ye un ca­pí­tu­lo so­bre re­so­lu­ción de dispu­tas, que per­mi­te que un pa­nel de re­pre­sen­tan­tes de­ci­da si los aran­ce­les com­pen­sa­to­rios o an­ti­dum­ping los im­pu­so in­jus­ta­men­te uno de los paí­ses que per­te­ne­cen al acuer­do.

Es­ta dis­po­si­ción fue una de­man­da clave en las ne­go­cia­cio­nes ori­gi­na­les del tra­ta­do, y se man­tie­ne co­mo una prio­ri­dad para Ot­ta­wa por­que le per­mi­te a su in­dus­tria de ma­de­ra im­pug­nar los aran­ce­les que im­pu­so EU en el pa­sa­do. Sin em­bar­go, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump sos­tie­ne que es­tos pa­ne­les in­frin­gen la so­be­ra­nía de su país y no tie­ne la in­ten­ción de eli­mi­nar­los.

En Ca­na­dá, se li­bra un de­ba­te so­bre si va­le la pe­na sa­cri­fi­car to­do el acuer­do por es­to, ya que ra­ra vez lo­gró gran­des vic­to­rias.

Mien­tras tan­to, sur­gen otras preo­cu­pa­cio­nes so­bre el des­tino de un ca­pí­tu­lo dis­tin­to que per­mi­te a las en­ti­da­des pri­va­das de­man­dar a los go­bier­nos en un es­ce­na­rio su­pra­na­cio­nal — co­no­ci­do co­mo so­lu­ción de con­tro­ver­sias en­tre in­ver­sio­nis­tas y es­ta­dos— que EU tam­bién in­ten­ta res­trin­gir. En el acuer­do al que lle­ga­ron EU y Mé­xi­co, se con­ser­vó la me­di­da para cin­co in­dus­trias sen­si­bles. Ca­na­dá ofre­ce man­te­ner­lo con Mé­xi­co y eli­mi­nar­lo con EU, pe­ro se es­pe­ran re­ga­teos de úl­ti­mo mi­nu­to.

Los mo­les­tos aran­ce­les

El desen­la­ce de las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN se desa­rro­lla­ba es­te ve­rano mien­tras la ad­mi­nis­tra­ción de EU avan­za­ba con los pla­nes de im­po­ner aran­ce­les so­bre el ace­ro y alu­mi­nio a Ca­na­dá y Mé­xi­co, con una jus­ti­fi­ca­ción de que son por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Esa de­ci­sión se re­ci­bió con in­cre­du­li­dad y enojo tan­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co co­mo en Ot­ta­wa, don­de los fun­cio­na­rios ju­ra­ron que no ha­bría un nue­vo acuer­do co­mer­cial a me­nos que Was­hing­ton re­ti­ra­ra los aran­ce­les de in­me­dia­to. Pe­ro el acuer­do al que lle­gó Mé­xi­co con EU no in­clu­yó nin­gu­na pro­me­sa de abandonar los aran­ce­les con ba­se en la se­gu­ri­dad na­cio­nal por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Para em­peo­rar las co­sas, la Ca­sa Blan­ca si­gue con sus ame­na­zas de im­po­ner nue­vos aran­ce­les a los au­to­mó­vi­les de Ca­na­dá. Es di­fí­cil ima­gi­nar que Ot­ta­wa acep­te cual­quier acuer­do que no le ga­ran­ti­ce al­gu­na for­ma de pro­tec­ción con­tra ese ti­po de me­di­das uni­la­te­ra­les.

Gue­rras cul­tu­ra­les

De­bi­do a que el acuer­do ori­gi­nal del TLCAN se al­can­zó a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, se que­da cor­to en cuan­to a las dis­po­si­cio­nes re­la­cio­na­das al co­mer­cio di­gi­tal y la pro­pie­dad in­te­lec­tual, por lo que era ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer nue­vas dis­po­si­cio­nes en las con­ver­sa­cio­nes.

En ge­ne­ral, EU pre­sio­na por una ex­pan­sión del co­mer­cio di­gi­tal, que in­clu­ye res­tric­cio­nes a los re­qui­si­tos de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos lo­ca­les y pro­tec­cio­nes fuer­tes de pa­ten­tes. Pe­ro Ca­na­dá tie­ne ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, en­tre ellas la in­sis­ten­cia de que sus co­mu­ni­da­des fran­có­fo­nas, que se con­cen­tran en la pro­vin­cia de Que­bec, así co­mo sus po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas, es­tén pro­te­gi­das de una ava­lan­cha cul­tu­ral de EU.

Ti­ra y aflo­ja. Il­de­fon­so Gua­jar­do, secretario de Eco­no­mía de Mé­xi­co; Chrys­tia Free­land, mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ca­na­dá, y Ro­bert Light­hi­zer, re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de EU, du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN en Ot­ta­wa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.