ES­CUE­LAS SIN EX­TRAN­JE­ROS

Las po­lí­ti­cas de Gran Bre­ta­ña pro­vo­can que ca­da vez me­nos es­tu­dian­tes fo­rá­neos lle­guen a las au­las de las uni­ver­si­da­des del país.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

De­cla­ro un in­te­rés per­so­nal en el gru­po de mu­je­res y hom­bres co­no­ci­dos co­mo es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros. Al­gu­na vez fui par­te de esa le­gión, me en­via­ron a es­tu­diar al ex­tran­je­ro más por las cir­cuns­tan­cias que por elec­ción, y sin la po­si­bi­li­dad de re­gre­sar a un ho­gar de­vas­ta­do por la gue­rra des­pués de la universidad. Agra­dez­co las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción que me per­mi­tie­ron tra­ba­jar en Nue­va York des­pués de la gra­dua­ción, y lue­go es­ta­ble­cer­me en Lon­dres.

Pe­ro eso fue en la dé­ca­da de 1990, mu­cho an­tes de que Do­nald Trump se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU), mu­cho an­tes del Bre­xit y de que los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros que­da­ran atra­pa­dos en un de­ba­te so­bre in­mi­gra­ción. A pe­sar de que el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca de Edu­ca­ción Su­pe­rior di­ce que 230,000 es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros lle­gan ca­da año a Reino Uni­do y agre­gan 20,000 mi­llo­nes de li­bras a la eco­no­mía del país, fue­ron arras­tra­dos por la cre­cien­te in­fluen­cia de las po­lí­ti­cas hos­ti­les de in­mi­gra­ción.

Las con­se­cuen­cias em­pie­zan a sur­gir. En EU, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les ins­cri­tos en uni­ver­si­da­des ca­yó 4% en 2017, y los jó­ve­nes in­dios de pos­gra­do en In­ge­nie­ría y Cien­cias Compu­tacio­na­les re­pre­sen­ta­ron la mi­tad del des­cen­so, de acuer­do con la Fun­da­ción Na­cio­nal, pa­ra la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

Es ver­dad, las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses se vol­vie­ron de­ma­sia­do ca­ras. Pe­ro las res­tric­cio­nes de via­je que la ad­mi­nis­tra­ción de Trump im­pu­so so­bre va­rios paí­ses mu­sul­ma­nes y los lí­mi­tes pa­ra tra­ba­jar des­pués de la gra­dua­ción, hi­cie­ron que la edu­ca­ción en EU se vea me­nos atrac­ti­va.

Se po­dría es­pe­rar que lo que pier­de EU sea una ga­nan­cia pa­ra Gran Bre­ta­ña. Pe­ro ese no es el ca­so: Aus­tra­lia y Ca­na­dá pa­re­cen ser los ma­yo­res be­ne­fi­cia­dos. Un in­for­me de la Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don (UCL), pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de es­te ve­rano, re­ve­ló que, con un au­men­to de so­lo 3%, Reino Uni­do pro­ba­ble­men­te sea su­pe­ra­do por Aus­tra­lia co­mo el se­gun­do des­tino más po­pu­lar pa­ra los es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les.

En el es­tu­dio tam­bién se men­cio­nó que, si bien las na­cio­nes pro­mue­ven muy fuer­te sus sec­to­res de edu­ca­ción su­pe­rior en el ex­tran­je­ro, el go­bierno del Reino Uni­do re­du­jo el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les en los úl­ti­mos cin­co años, al li­mi­tar la lle­ga­da de nue­vos alum­nos y las vi­sas de tra­ba­jo des­pués de los es­tu­dios.

Es­tos ha­llaz­gos pro­por­cio­nan ali­men­to al cla­mor de las uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, que bus­can po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les más fle­xi­bles. Sin em­bar­go, el mar­tes pa­sa­do, la re­vi­sión del Co­mi­té Ase­sor de Mi­gra­ción emi­tió re­co­men­da­cio­nes que que­da­ron muy por de­ba­jo de los cam­bios que se so­li­ci­ta­ron.

La re­vi­sión re­co­no­ció la im­por­tan­cia de los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros co­mo fuente de tra­ba­ja­do­res ca­li­fi­ca­dos y el sub­si­dio cru­za­do de es­tu­dian­tes na­cio­na­les y de in­ves­ti­ga­ción. Pe­ro no adop­tó la re­co­men­da­ción de que los es­tu­dian­tes no en­tren en las es­ta­dís­ti­cas ne­tas de in­mi­gra­ción (a pe­sar de que las ci­fras ofi­cia­les mues­tran que me­nos de 5,000 es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les se que­da­ron des­pués del ven­ci­mien­to de su vi­sa en 2016, ci­fra muy le­ja­na de las es­ti­ma­cio­nes pre­vias de 100,000).

El co­mi­té plan­teó du­das so­bre el ar­gu­men­to cen­tral de las uni­ver­si­da­des, de que los es­fuer­zos del go­bierno por re­du­cir la mi­gra­ción ne­ta anual a me­nos de 100,000 per­so­nas im­pul­sa­ba po­lí­ti­cas más res­tric­ti­vas ha­cia los es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les.

Ade­más, si bien ha­ce un lla­ma­do a que se re­la­jen las res­tric­cio­nes so­bre el de­re­cho al tra­ba­jo des­pués de la gra­dua­ción, no res­pal­dó la re­cien­te re­co­men­da­ción de las uni­ver­si­da­des de res­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca de vi­sas an­te­rior a 2012, que per­mi­tie­ra a los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros tra­ba­jar en el Reino Uni­do du­ran­te dos años des­pués de la gra­dua­ción.

Es una opor­tu­ni­dad per­di­da. El Reino Uni­do es el prin­ci­pal des­tino pa­ra los es­tu­dian­tes de la Unión Eu­ro­pea ( UE), pe­ro es pro­ba­ble que eso cam­bie des­pués del Bre­xit. El go­bierno tie­ne la in­ten­ción de per­mi­tir el via­je sin ne­ce­si­dad de vi­sa pa­ra los es­tu­dian­tes de la UE que quie­ran es­tu­diar en uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, pe­ro no es­tá cla­ro si ten­drán que pa­gar cuo­tas in­ter­na­cio­na­les o si los se­gui­rán tra­tan­do co­mo per­so­nas lo­ca­les. Con gran­des ries­gos por de­lan­te, es ne­ce­sa­ria una ac­ción au­daz del go­bierno.

A me­di­da que se pre­pa­ra pa­ra sa­lir de la Unión Eu­ro­pea, el ob­je­ti­vo del Reino Uni­do de­be­ría ser am­pliar, no so­la­men­te pro­te­ger, su par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do en la edu­ca­ción su­pe­rior. Y Gran Bre­ta­ña de­be­ría apro­ve­char la po­si­ble re­duc­ción del atrac­ti­vo de EU pa­ra los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros.

Con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, Gran Bre­ta­ña sub­es­ti­ma su po­der de atrac­ción y exa­ge­ra su po­der coer­ci­ti­vo. Es pro­ba­ble que su in­fluen­cia en el es­ce­na­rio mun­dial dis­mi­nu­ya aún más una vez que se en­cuen­tre fue­ra de la UE. Por lo tan­to, con el Bre­xit ni si­quie­ra ten­dría que pen­sar en for­ta­le­cer su repu­tación co­mo cen­tro de edu­ca­ción e in­no­va­ción.

“Es una opor­tu­ni­dad per­di­da. El Reino Uni­do es el prin­ci­pal des­tino pa­ra los es­tu­dian­tes de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro es pro­ba­ble que eso cam­bie des­pués del Bre­xit”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.