Sa­li­da pre­vis­ta

La re­nun­cia de Luis Capu­to, jefe del ban­co cen­tral de Ar­gen­ti­na, des­pe­ja el ca­mino pa­ra un acuer­do de res­ca­te en­tre el país sud­ame­ri­cano y el FMI.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - BE­NE­DICT MANDER, RO­BIN WIGGLESWORTH Y COLBY SMITH NHAM ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción

Per­der a dos je­fes del ban­co cen­tral en tres me­ses po­dría pa­re­cer algo des­afor­tu­na­do pa­ra cual­quier país, más si se tra­ta de uno que bus­ca la ayu­da del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en me­dio de una cri­sis mo­ne­ta­ria.

Pe­ro la sa­li­da de Luis Capu­to de Ar­gen­ti­na, ape­nas a 12 se­ma­nas de ocu­par el car­go, se con­si­de­ra una vic­to­ria pa­ra el FMI, que po­dría alla­nar el ca­mino pa­ra un nue­vo acuer­do en el pa­que­te de ayu­da de 50,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) del país.

De he­cho, el día en que re­nun­ció Capu­to, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra del FMI, tui­teó que las dos par­tes es­ta­ban “cer­ca de la lí­nea de me­ta” pa­ra lo­grar un nue­vo acuer­do.

Capu­to es un res­pe­ta­do exo­pe­ra­dor de JP­Mor­gan y Deu­ts­che Bank, que se desem­pe­ñó como mi­nis­tro de Fi­nan­zas an­tes de ha­cer­se car­go del ban­co cen­tral en ju­nio. Pe­ro su dis­po­si­ción pa­ra in­ter­ve­nir en los mer­ca­dos de di­vi­sas no con­cuer­da con la pre­fe­ren­cia pro­fun­da­men­te arrai­ga­da del FMI por las mo­ne­das con li­bre flo­ta­ción, en es­pe­cial cuan­do es­tá en juego gran par­te de su pro­pio di­ne­ro.

“Es­te pro­gra­ma es una gran apues­ta pa­ra el FMI, y quie­ren un con­trol total”, di­ce Wal­ter Stoep­pel­werth, jefe de in­ves­ti­ga­ción de Ba­lanz, un ban­co de in­ver­sión en Bue­nos Ai­res.

Luis Capu­to anun­ció su re­nun­cia el mar­tes pa­sa­do, jus­to cuan­do el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri se en­con­tra­ba en Nue­va York bus­can­do la re­no­va­ción del pro­gra­ma del FMI. Su re­em­pla­zo es Gui­do Sand­le­ris, exa­se­sor del FMI, quien tra­ba­jó pa­ra el mi­nis­tro de eco­no­mía Ni­co­lás Du­jov­ne, uno de los prin­ci­pa­les in­ter­lo­cu­to­res de La­gar­de en las ne­go­cia­cio­nes con el or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­nal.

“Es­tá muy cla­ro que esto sig­ni­fi­ca to­do el po­der pa­ra Du­jov­ne. El as­pec­to po­si­ti­vo es que ha­brá una coor­di­na­ción total en­tre la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y la po­lí­ti­ca fis­cal”, men­cio­na un ban­que­ro lo­cal.

Una per­so­na cer­ca­na al go­bierno agre­ga: “Capu­to pen­só que no te­nía el po­der pa­ra cam­biar las co­sas de­bi­do al acuer­do con el FMI, y que no po­dría rea­li­zar su tra­ba­jo de fre­nar la in­fla­ción”.

Ar­gen­ti­na se vol­vió muy im­por­tan­te pa­ra el FMI. El gol­pe pa­ra su cre­di­bi­li­dad se­ría se­ve­ro si el país no lo­gra un se­gun­do pro­gra­ma re­vi­sa­do.

El acuer­do ini­cial, que se con­cre­tó en so­lo tres me­ses, fue uno de los más im­por­tan­tes en la his­to­ria del FMI, pe­ro re­sul­tó in­su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner las fi­nan­zas del país tras la pér­di­da de la mi­tad del va­lor del pe­so es­te año.

An­te el au­men­to en el cos­to al pa­gar una ma­yor can­ti­dad de deu­da con de­no­mi­na­ción en mo­ne­da ex­tran­je­ra, Ma­cri anun­ció en agos­to que el FMI acor­dó ace­le­rar los pa­gos del pa­que­te de res­ca­te que se fir­mó en ju­nio.

Pe­ro la lí­nea no se ha­bía acor­da­do con el Fon­do y el pe­so ca­yó aún más. Has­ta el mo­men­to, los mer­ca­dos aco­gie­ron de for­ma po­si­ti­va la agi­ta­ción de la se­ma­na pa­sa­da del ban­co cen­tral, ya que los in­ver­so­res lle­ga­ron a la con­clu­sión de que po­dría me­jo­rar las po­si­bi­li­da­des de un acuer­do con el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal.

Des­pués de la vo­la­ti­li­dad en las ope­ra­cio­nes del mar­tes pa­sa­do, el pe­so ba­jó un po­co me­nos de 1% al día si­guien­te y el ren­di­mien­to del bono del go­bierno a 10 años subió ca­si 9.22%.

“Lo más im­por­tan­te es res­ta­ble­cer la cre­di­bi­li­dad del pro­gra­ma eco­nó­mi­co del go­bierno y an­clar­lo en torno a un pro­gra­ma con­fia­ble del FMI”, di­ce Mi­chael Gó­mez, jefe de mer­ca­dos emer­gen­tes de Pim­co.

“Los cam­bios de fe­cha siem­pre son de­li­ca­dos, pe­ro es pro­ba­ble que sea me­jor an­tes de que se fir­me otro pa­que­te”, agre­gó.

Pa­ra Ma­cri, es im­pe­ra­ti­vo que el pe­so y la eco­no­mía se es­ta­bi­li­ce, a tiem­po pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que es­tán pro­gra­ma­das pa­ra fi­na­les de 2019.

La con­trac­ción eco­nó­mi­ca más agu­da des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra de ha­ce una década sig­ni­fi­ca que la ca­rre­ra tie­ne una pers­pec­ti­va más di­fí­cil de lo que es­pe­ra­ban los in­ver­sio­nis­tas.

In­clu­so si la mo­ne­da de­tie­ne su caí­da, la deu­da pú­bli­ca de Ar­gen­ti­na al­can­za­rá a ser de 84% del PIB a fi­na­les de 2018, de acuer­do con Ox­ford Eco­no­mics, en com­pa­ra­ción con al­re­de­dor de 50% an­tes de que Bue­nos Ai­res ca­ye­ra en un in­cum­pli­mien­to de la deu­da so­be­ra­na de 100,000 mdd en 2001.

Eso ge­ne­ró preo­cu­pa­ción acer­ca de una nue­va cri­sis de deu­da, si Ar­gen­ti­na no con­tro­la el gas­to, ni tran­qui­li­za a los in­ver­so­res.

“No hay una so­lu­ción rá­pi­da pa­ra Ar­gen­ti­na”, men­cio­na Siob­han Mor­den, di­rec­to­ra de es­tra­te­gia de ren­ta fi­ja pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de No­mu­ra. Si bien el con­trol del es­trés mo­ne­ta­rio es la ta­rea más ur­gen­te, la dis­ci­pli­na fis­cal tam­bién de­be ser una prio­ri­dad. Agre­ga: “Te­ne­mos que es­pe­rar has­ta el pró­xi­mo año pa­ra ver si el go­bierno pue­de cum­plir con los objetivos pla­nea­dos”.

Ne­go­cios. Ma­cri se reunió con Cris­ti­ne La­gar­de en Nue­va York pa­ra re­pa­sar el acuer­do en­tre Ar­gen­ti­na y el FMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.