Los co­bots ayu­dan a cre­cer a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra en Mé­xi­co

El mer­ca­do de ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos tie­ne un po­ten­cial de cre­ci­mien­to de 50% en Mé­xi­co, so­bre to­do en in­dus­trias co­mo la au­to­mo­triz, elec­tró­ni­ca y far­ma­céu­ti­ca.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - EMI­LI­ANO GON­ZÁ­LEZ IS­LAS

En el nue­vo cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción en ro­bó­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va de la em­pre­sa Universal Ro­bots (UR) en Querétaro, seis pe­que­ños ro­bots es­tán lis­tos pa­ra ser pro­gra­ma­dos y con­tro­la­dos a tra­vés de una ta­ble­ta. En es­te lu­gar, en un es­pa­cio si­mi­lar a un sa­lón de cla­ses, has­ta 12 per­so­nas pue­den apren­der des­de la pro­gra­ma­ción has­ta cam­biar­le el mo­tor a un ro­bot, o bien, to­mar un cur­so

ex­press en lí­nea de 90 mi­nu­tos. Se tra­ta del cen­tro de ca­pa­ci­ta­ción más gran­de de su ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na, una ré­pli­ca del que tie­ne la em­pre­sa UR en Di­na­mar­ca, su país de origen. So­lo en la sa­la de ca­pa­ci­ta­ción con los seis ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos se in­vir­tie­ron cer­ca de 200,000 eu­ros, de acuer­do con Daniel Ra­mí­rez, country ma­na­ger pa­ra Mé­xi­co de UR.

La tec­no­lo­gía de los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos o co­bots, co­mo les lla­man, es­tá ayu­dan­do a em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños a ser más pro­duc­ti­vas y efi­cien­tes al eli­mi­nar los tiem­pos muer­tos, sin de­jar de la­do el ca­pi­tal hu­mano. Es­te fe­nó­meno de co­la­bo­ra­ción en­tre per­so­nas y má­qui­nas den­tro del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro se co­no­ce co­mo “in­dus­tria 5.0” o “quin­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial”. Con­sis­te en “re­gre­sar al ser hu­mano a la lí­nea de pro­duc­ción, apa­lan­can­do su po­der y su crea­ti­vi­dad con el po­der del ro­bot”, ex­pli­có Jür­gen von Ho­llen, CEO de UR, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la nue­va se­de de la com­pa­ñía en Querétaro en sep­tiem­bre.

“Den­tro tres a cin­co años, se es­pe­ra que el mer­ca­do crez­ca más de 50%”, di­ce von Ho­llen.

La fun­ción de los co­bots

La nue­va se­de de UR en Querétaro es so­lo una mues­tra del po­ten­cial que tie­ne la in­dus­tria de la ro­bó­ti­ca en el mun­do y en Mé­xi­co, pa­ra ayu­dar a cre­cer no so­lo a las gran­des com­pa­ñías ma­nu­fac­tu­re­ras co­mo la au­to­mo­triz, la elec­tró­ni­ca y la far­ma­céu­ti­ca, sino tam­bién a las pe­que­ñas em­pre­sas.

De acuer­do con el es­tu­dio de la fir­ma Bar­clays Equity Re­search, The ri­se of co­bots: Si­zing the mar­ket, las ven­tas glo­ba­les de los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos o co­bots, co­mo les lla­man, al­can­za­rán un va­lor de 3.1 mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd) en el mer­ca­do en 2020 y 12 mi­les de mdd pa­ra 2025.

Aun­que se de­be ha­cer una in­ver­sión fuer­te pa­ra ad­qui­rir los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos, que cues­tan en pro­me­dio en­tre 23,000 y 36,000 eu­ros se­gún el pe­so que ten­gan (tres, cin­co o diez ki­lo­gra­mos), el retorno de la in­ver­sión lle­ga en me­nos de dos años y, en al­gu­nos ca­sos, en me­nos de tres me­ses, de acuer­do con UR, que has­ta ju­nio de 2018 ha­bía ven­di­do 25,000 ro­bots al­re­de­dor del mun­do, los cua­les tra­ba­jan en más de 25,000 cen­tros de pro­duc­ción.

Uno de los pri­me­ros es­fuer­zos pa­ra crear un ro­bot que pu­die­ra tra­ba­jar jun­to a los hu­ma­nos fue Bax­ter, un an­droi­de de 22,000 dó­la­res desa­rro­lla­do por Ret­hink Ro­bo­tics en 2012, que po­dían en­tre­nar tra­ba­ja­do­res sin ex­pe­rien­cia en ro­bó­ti­ca en me­nos de 30

mi­nu­tos, quie­nes de­bían mo­ver sus bra­zos pa­ra si­mu­lar la ta­rea desea­da y lue­go apre­tar un bo­tón pa­ra pro­gra­mar el pa­trón.

Los crea­do­res de Bax­ter, que aho­ra pla­nean sa­car­lo del mer­ca­do por­que sus ven­tas han dis­mi­nui­do en me­dio de la com­pe­ten­cia y la cons­tan­te evo­lu­ción de la in­dus­tria, lo de­fi­nie­ron en­ton­ces co­mo “un ro­bot con sen­ti­do co­mún”.

Aun­que la quin­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial aún es jo­ven, ca­da vez más em­pre­sas apues­tan por ad­qui­rir co­bots que tra­ba­jen jun­to a los se­res hu­ma­nos. Un ejem­plo es Con­ti­nen­tal, em­pre­sa ale­ma­na que desa­rro­lla tec­no­lo­gías y so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras en la in­dus­tria au­to­mo­triz.

Con 23 lo­ca­cio­nes en Mé­xi­co, la com­pa­ñía ad­qui­rió tres ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos pa­ra su plan­ta Pe­ri­fé­ri­co en Gua­da­la­ja­ra, Ja­lis­co, con una in­ver­sión es­ti­ma­da de 135,000 dó­la­res, que ayu­dan a la in­yec­ción de plás­ti­co en los ta­ble­ros de au­to­mó­vi­les que fa­bri­ca la com­pa­ñía ale­ma­na.

“Es­ta­mos trans­fi­rien­do al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des más sen­ci­llas, co­mo el em­pa­que de las pie­zas, a los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos. El ob­je­ti­vo es op­ti­mi­zar los re­cur­sos y asig­nar to­do el tiem­po dis­po­ni­ble de los ope­ra­do­res pa­ra ac­ti­vi­da­des con va­lor agre­ga­do”, di­ce Fer­nan­do Mi­re­les, lí­der de pro­ce­sos en el área de In­yec­ción de Plás­ti­cos de Con­ti­nen­tal. Ade­más, es­tas ac­ti­vi­da­des in­clu­yen la ins­pec­ción de pie­zas pa­ra de­tec­tar cual­quier de­fec­to de fá­bri­ca.

El di­rec­ti­vo di­ce que las in­yec­to­ras de plás­ti­co de la com­pa­ñía tra­ba­jan 24 ho­ras, los sie­te días de la se­ma­na, y los co­bots ayu­dan a que ese rit­mo de tra­ba­jo no se in­te­rrum­pa, pues el per­so­nal tie­ne un des­can­so y un tiem­po pa­ra co­mer, lo que se tra­du­cía en tiem­pos muer­tos de 2.5 ho­ras al día.

La em­pre­sa es­tá en pro­ce­so de ins­ta­lar un cuar­to ro­bot en el área de mol­deo, al que po­drían su­mar­se dos más, asi­mis­mo, ini­cia­rá el bu­si­ness ca­se pa­ra in­ver­tir en co­bots pa­ra el área de sol­da­do.

Aun­que los ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos pue­den lle­var a ca­bo las ta­reas sen­ci­llas, Con­ti­nen­tal no pres­cin­di­rá de sus co­la­bo­ra­do­res, que ac­tual­men­te su­man 25,500 en to­do el país. No obs­tan­te, la in­dus­tria 5.0 obli­ga al per­so­nal a “es­tar más ca­pa­ci­ta­do y te­ner un co­no­ci­mien­to adi­cio­nal pa­ra dar­le un va­lor agre­ga­do a su ac­ti­vi­dad”, di­ce Mi­re­les.

En el ca­so de UR, la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa es que no fa­bri­ca ni ven­de un cobot has­ta com­pro­bar que la ta­rea que rea­li­za­rá no la pue­de lle­var a ca­bo un ser hu­mano. “Son po­cas las com­pa­ñías de ro­bó­ti­ca que se es­fuer­zan por lle­var su co­no­ci­mien­to y tec­no­lo­gía más allá de sus clien­tes y de quien quie­ra com­prar­les”, di­ce Ma­nuel Sor­do, di­rec­tor de La­ti­noa­mé­ri­ca de UR. “No­so­tros cree­mos que la ma­ne­ra de que es­ta tec­no­lo­gía lle­gue a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, es co­no­cién­do­la y sa­bien­do ma­ne­jar­la”, aña­de el di­rec­ti­vo.

El di­rec­ti­vo aña­de que “no hay otro cen­tro igual en la re­gión, que es­té abier­to a quie­nes deseen to­mar los cur­sos que ofre­ce­mos, ya sean clien­tes, dis­tri­bui­do­res o es­tu­dian­tes”.

La com­pa­ñía de origen da­nés de­ta­lla que sus má­qui­nas lle­van a ca­bo ta­reas mo­nó­to­nas y pe­li­gro­sas den­tro de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, sin des­pla­zar a la mano de obra. De he­cho, mu­chos de los ro­bots de UR pue­den es­tar tra­ba­jan­do jun­to al per­so­nal, que se de­di­ca a ta­reas más com­pli­ca­das y mi­nu­cio­sas. En 80% de los ca­sos, los co­bots ope­ran sin res­guar­do de se­gu­ri­dad, des­pués de una eva­lua­ción de ries­gos.

Trans­for­ma­ción digital

La ro­bó­ti­ca co­la­bo­ra­ti­va es uno de los ele­men­tos de la trans­for­ma­ción digital que es­tán lle­van­do a ca­bo em­pre­sas de to­dos los ra­mos al­re­de­dor del mun­do, y que in­clu­ye la im­ple­men­ta­ción de otras tec­no­lo­gías co­mo big da­ta, ser­vi­cios en la nu­be e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Apro­ve­char la tec­no­lo­gía pue­de ser muy re­di­tua­ble pa­ra la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra en el mun­do, que po­dría ge­ne­rar en­tre 519,000 y 685,000 mdd en in­gre­sos adi­cio­na­les pa­ra 2020, con el desa­rro­llo y la ven­ta de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes, de acuer­do con el re­por­te Digital En­gi­nee­ring: The new growth en­gi­ne for dis­cre­te ma­nu­fac­tu­rers (In­ge­nie­ría Digital: El nue­vo mo­tor de cre­ci­mien­to pa­ra fa­bri­can­tes dis­cre­tos) de la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni.

No obs­tan­te, pa­ra ca­pi­ta­li­zar es­ta opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, las em­pre­sas tam­bién de­ben reorien­tar sus in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía e innovación.

Los fa­bri­can­tes que es­tán em­pren­dien­do la trans­for­ma­ción digital fue­ron res­pon­sa­bles de 58% del gas­to global en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en 2017, asi­mis­mo, cer­ca de 50% pla­nea in­ver­tir más de 100 mi­llo­nes de eu­ros en so­lu­cio­nes di­gi­ta­les en los pró­xi­mos dos años, se­ña­la el re­por­te de Cap­ge­mi­ni.

A pe­sar de los gas­tos mi­llo­na­rios que rea­li­zan en tec­no­lo­gía, so­lo 21% de las com­pa­ñías en­cues­ta­das por la con­sul­to­ra se en­cuen­tra en una eta­pa avan­za­da de trans­for­ma­ción, y ape­nas 19% fi­gu­ró en la lis­ta de For­bes de las em­pre­sas más in­no­va­do­ras de 2018. Es­to da cuen­ta de “la ne­ce­si­dad de re­plan­tear los en­fo­ques ac­tua­les de innovación e in­ge­nie­ría de ser­vi­cios y pro­duc­tos”, aña­de el es­tu­dio.

Pa­ra Na­ta­lia San­chon, lí­der de Mar­ke­ting de la em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Ava­ya en La­ti­noa­mé­ri­ca y Ca­ri­be, la trans­for­ma­ción digital sin un com­ple­men­to hu­mano se con­vier­te en “dis­to­pía digital” (un es­ce­na­rio in­de­sea­ble). “Los se­res hu­ma­nos son es­pe­cial­men­te ade­cua­dos pa­ra ha­cer lo que la tec­no­lo­gía no pue­de, y eso es lo que fo­men­ta co­ne­xio­nes y re­la­cio­nes in­creí­bles”, di­ce San­chon.

“... la tec­no­lo­gía por sí so­la no es su­fi­cien­te. Eso es por­que no crea una cul­tu­ra de con­fian­za, res­pon­sa­bi­li­dad e in­te­gri­dad, la gen­te en sí. La ver­da­de­ra trans­for­ma­ción, des­de la ini­cia­ción has­ta el cam­bio sos­te­ni­ble a lar­go pla­zo, de­pen­de de la cul­tu­ra co­rrec­ta y las per­so­nas ade­cua­das", aña­de Ch­ris McGu­gan, vi­ce­pre­si­den­te se­nior de So­lu­cio­nes y Tec­no­lo­gía de Ava­ya.

La ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les de más de 22 años quie­re tra­ba­jar pa­ra em­pre­sas di­gi­ta­les. Es­tos em­plea­dos cons­tan­te­men­te es­tán bus­can­do nue­vas opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les y, por es­ta ra­zón, las com­pa­ñías no so­lo ten­drán que atraer su ta­len­to, sino tam­bién re­te­ner­lo, se­ña­la la con­sul­to­ra De­loit­te en su es­tu­dio Stra­tegy, not tech­no­logy, dri­ves digital trans­for­ma­tion (La es­tra­te­gia, y no la tec­no­lo­gía, di­ri­ge la trans­for­ma­ción digital).

Por es­ta ra­zón, em­pre­sas co­mo Con­ti­nen­tal apues­tan por la trans­for­ma­ción digital con ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos, sin des­cui­dar a su ta­len­to de car­ne y hue­so.

Dis­rup­ti­vo. Co­mo lí­der de la in­dus­tria 5.0, Universal Ro­bots ha ven­di­do 25,000 ro­bots co­la­bo­ra­ti­vos al­re­de­dor del mun­do, que se fa­bri­can en su plan­ta de Oden­se, Di­na­mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.