¿DE VUEL­TA AL AU­TO­RI­TA­RIS­MO?

Jair Bol­so­na­ro aven­ta­ja en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil y po­dría lle­var al país de re­gre­so al go­bierno au­to­crá­ti­co, tras dé­ca­das de li­be­ra­lis­mo.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

El as­cen­so de Jair Bol­so­na­ro no so­lo es una te­le­no­ve­la bra­si­le­ña. Se tra­ta de un acon­te­ci­mien­to de im­por­tan­cia global, el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de una historia so­bre la des­truc­ción de los va­lo­res li­be­ra­les y el as­cen­so del po­pu­lis­mo.

La pri­me­ra ron­da de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ce­le­bra­das en Bra­sil si­túan a Bol­so­na­ro, el can­di­da­to po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha, en la sen­da pa­ra al­can­zar la pre­si­den­cia del país a fi­na­les de oc­tu­bre.

Si con­so­li­da su vic­to­ria el 28 de oc­tu­bre, Bol­so­na­ro se con­ver­ti­rá en la más re­cien­te adi­ción a la lis­ta de lí­de­res au­to­ri­ta­rios, que in­clu­ye a Vla­di­mir Putin, en Ru­sia; Xi Jin­ping, en Chi­na; Na­ren­dra Mo­di, en In­dia; Re­cep Tay­yip Er­do­gan, en Tur­quía; Rodrigo Du­ter­te, en Fi­li­pi­nas; Vik­tor Or­ban, en Hun­gría y, por su­pues­to, Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos.

La in­cor­po­ra­ción de Bra­sil al gru­po de paí­ses que en­ca­be­za un lí­der au­to­ri­ta­rio ten­dría mu­cha im­por­tan­cia. Se tra­ta del quin­to país más po­bla­do del mun­do y el más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na. Has­ta ha­ce po­co se con­si­de­ra­ba un mo­de­lo de país en los mercados emer­gen­tes que ha­bía adop­ta­do con éxi­to la glo­ba­li­za­ción y la de­mo­cra­cia, de­jan­do atrás una eta­pa os­cu­ra de au­to­ri­ta­ris­mo. Sin em­bar­go, una te­rri­ble re­ce­sión, una se­rie de es­cán­da­los de corrupción y la de­cep­ción con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, lle­vó a la po­bla­ción bra­si­le­ña a per­der la fe en los po­lí­ti­cos de la cla­se di­ri­gen­te.

Has­ta fi­na­les de la dé­ca­da de 1980, La­ti­noa­mé­ri­ca era el ho­gar de lí­de­res au­to­crá­ti­cos. En 1978, so­lo ha­bía tres de­mo­cra­cias en to­do el con­ti­nen­te. El pa­no­ra­ma po­lí­ti­co es­tu­vo do­mi­na­do por jun­tas mi­li­ta­res y dic­ta­du­ras co­mo las de Au­gus­to Pi­no­chet en Chile y Jor­ge Vi­de­la en Ar­gen­ti­na.

Pe­ro a fi­na­les de esa dé­ca­da, la de­mo­cra­cia ha­bía triun­fa­do en ca­si to­do el con­ti­nen­te. La tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en Bra­sil en 1985 —que pu­so fin a más de vein­te años de ré­gi­men mi­li­tar— fue un mo­men­to par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de­bi­do al ta­ma­ño del país y su pa­pel co­mo lí­der regional.

Así co­mo Bra­sil desem­pe­ñó un im­por­tan­te pa­pel en un ci­clo de la historia in­ter­na­cio­nal que se pro­lon­gó du­ran­te dé­ca­das — en la que se vio la pro­pa­ga­ción de las li­ber­ta­des po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas en to­do el mun­do— aho­ra, una vez más, ame­na­za con for­mar par­te de una ten­den­cia po­lí­ti­ca global. Pe­ro, en es­ta oca­sión, más le­jos de las li­ber­ta­des y más cer­ca de un ré­gi­men au­to­crá­ti­co.

Es im­por­tan­te des­ta­car que si Bol­so­na­ro re­sul­ta ga­na­dor, ha­brá lle­ga­do al po­der a tra­vés de elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, no de un gol­pe de Es­ta­do. No obs­tan­te, es­te ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to elo­gia en mu­chas oca­sio­nes las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res de Bra­sil de 1964 a 1985, las cua­les, se­gún su opi­nión, sal­va­ron al país del co­mu­nis­mo, ofre­cie­ron un rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co e im­pu­sie­ron la ley y el or­den.

Cuan­do el Con­gre­so de Bra­sil des­ti­tu­yó a la expresidenta Dil­ma Rous­seff, Bol­so­na­ro de­di­có su vo­to a fa­vor del jui­cio po­lí­ti­co a la me­mo­ria del co­ro­nel Bril­han­te Us­tra, un hombre que li­de­ró un fa­mo­so es­cua­drón de tor­tu­ra. Su com­pa­ñe­ro de can­di­da­tu­ra, un general re­ti­ra­do, cree que la in­ter­ven­ción mi­li­tar po­dría ser la úni­ca for­ma de pur­gar al país de la corrupción.

Bol­so­na­ro de­fen­dió en una épo­ca el con­trol de la economía por el Es­ta­do, pe­ro aho­ra apo­ya las pri­va­ti­za­cio­nes y los re­cor­tes fis­ca­les. Co­mo re­sul­ta­do, es­to pro­vo­có una ten­den­cia al­cis­ta en los mercados, jun­to con el as­cen­so de su po­pu­la­ri­dad po­lí­ti­ca.

La elec­ción de Bol­so­na­ro no sig­ni­fi­ca­ría el fin de la de­mo­cra­cia en el país, aun­que es se­gu­ro que mar­ca­ría el ini­cio de una era en la que el pre­si­den­te mues­tre des­pre­cio por las nor­mas de una so­cie­dad li­bre, co­mo el es­ta­do de de­re­cho, los tri­bu­na­les in­de­pen­dien­tes y la li­ber­tad de pren­sa.

El can­di­da­to po­pu­lis­ta pro­me­tió sol­tar la co­rrea de la po­li­cía pa­ra que con­ten­ga el au­men­to de la violencia en el país. Se cal­cu­la que sie­te de las 20 ciu­da­des más vio­len­tas del mun­do es­tán en Bra­sil, un país en el que se re­gis­tra­ron más de 60,000 ho­mi­ci­dios el año pa­sa­do. Sin du­da, la puñalada ca­si mor­tal que su­frió Bol­so­na­ro en la fa­se fi­nal de la cam­pa­ña elec­to­ral le ga­nó vo­tos, pues ele­vó la voz de alar­ma so­bre la in­se­gu­ri­dad del país y, es com­pren­si­ble el au­men­to de sim­pa­tía, que se sien­te por él.

Al ha­cer hin­ca­pié en su in­ten­ción de con­te­ner la de­lin­cuen­cia y su ape­gó por los años de ré­gi­men mi­li­tar, Bol­so­na­ro ha­ce re­cor­dar a Du­ter­te, que lle­gó al po­der en Fi­li­pi­nas en 2016 apro­ve­chan­do la de­ses­pe­ra­ción de la gen­te por la violencia y la corrupción. Des­de en­ton­ces, Du­ter­te le dio li­ber­tad a los es­cua­dro­nes de la muer­te con­tra pre­sun­tos de­lin­cuen­tes. Tam­bién or­de­nó la detención de sus opo­si­to­res po­lí­ti­cos.

Fi­li­pi­nas y Bra­sil hi­cie­ron su tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en la mis­ma épo­ca. Fer­di­nand Mar­cos ca­yó an­te la re­vo­lu­ción del “po­der del pue­blo” en Fi­li­pi­nas en 1986, un año des­pués de que Jo­sé Sar­ney se con­vir­tie­ra en el pri­mer pre­si­den­te ci­vil de Bra­sil des­de la dé­ca­da de 1960.

Ha­ce 30 años, am­bos paí­ses for­ma­ron par­te de una ten­den­cia global es­pe­ran­za­do­ra que du­ró dé­ca­das. Aho­ra, el te­mor de­be ser que es­ta­mos en­tran­do a una fa­se más os­cu­ra de la historia en el mun­do, de la que Bra­sil, una vez más, lle­ga­ría a ser un sím­bo­lo pa­ra los de­más paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

“La elec­ción de Bol­so­na­ro no sig­ni­fi­ca­ría el fin de la de­mo­cra­cia en el país, aun­que mar­ca­ría el ini­cio de una era en la que el pre­si­den­te mues­tre des­pre­cio por las nor­mas de una so­cie­dad li­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.