AGROTECH

UNI­LE­VER Y OTRAS 200 EM­PRE­SAS IN­VIER­TEN EN TEC­NO­LO­GÍAS QUE CAM­BIA­RÁN LA FOR­MA DE PRO­DU­CIR LOS ALI­MEN­TOS

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - EMIKO TERAZONO

Cuan­do al­te­ra el co­lor de las lu­ces en su cuar­to de cul­ti­vo in­te­rior, Leo Mar­ce­lis pue­de cam­biar el olor, el sa­bor e in­clu­so el con­te­ni­do de vi­ta­mi­nas de sus ji­to­ma­tes. Pa­ra un cre­ci­mien­to más efec­ti­vo, en­cien­de la luz ro­ja; pa­ra el de­sa­rro­llo de plan­tas más pe­que­ñas con ma­yo­res ni­ve­les de an­ti­oxi­dan­tes, usa más azul, y pa­ra una plan­ta de ta­llo lar­go con me­nos ra­mas, cam­bia a ro­jo oscuro.

“Se tra­ta del equi­li­brio en­tre los di­fe­ren­tes co­lo­res”, di­ce el pro­fe­sor de Pro­duc­ción de Cul­ti­vos de la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen en Ho­lan­da, mien­tras es­tu­dia una ha­bi­ta­ción con tem­pe­ra­tu­ra con­tro­la­da con es­tan­tes lle­nos de se­mi­llas de ji­to­ma­te.

“Si ese pe­da­zo de ji­to­ma­te tu­vie­ra el do­ble de vi­ta­mi­na C, po­dría ayu­dar a una gran par­te de la po­bla­ción mun­dial que no ob­tie­ne los nu­trien­tes su­fi­cien­tes”, men­cio­na Mar­ce­lis.

Wa­ge­nin­gen tal vez no es un nom­bre co­no­ci­do, pe­ro es­tá en el co­ra­zón de una nue­va re­vo­lu­ción que co­mien­za a te­ner im­pac­to pa­ra la in­dus­tria ali­men­ta­ria y la pro­duc­ción agrí­co­la. Jun­to con la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, Da­vis y la Uni­ver­si­dad de Cor­nell en Es­ta­dos Uni­dos ( EU), es uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de in­ves­ti­ga­ción de tec­no­lo­gía de ali­men­tos en el mun­do.

Aun­que Wa­ge­nin­gen es­tá ro­dea­da por pla­ni­cies que se ex­tien­den por to­do es­te rin­cón del nor­te de Eu­ro­pa, dis­fru­ta de su apo­do de

Food Valley ( El Va­lle de los Ali­men­tos), un gui­ño a Si­li­con Valley, por su es­ti­lo in­no­va­dor y la fie­bre de star­tups que co­mien­za a to­mar for­ma en el sec­tor.

Re­vo­lu­ción ali­men­ta­ria

El fre­ne­sí por la tec­no­lo­gía agrí­co­la y ali­men­ta­ria es el re­sul­ta­do de va­rias ten­den­cias po­de­ro­sas. La cre­cien­te de­man­da de pro­teí­nas, so­bre to­do en el mun­do en de­sa­rro­llo, ejer­ce pre­sión so­bre el su­mi­nis­tro de ali­men­tos. Al mis­mo tiem­po, el gus­to del con­su­mi­dor en el mun­do oc­ci­den­tal cam­bia de las mar­cas de pro­duc­ción ma­si­va ha­cia los pro­duc­tos más sa­lu­da­bles y sin­gu­la­res.

En es­ta mez­cla en­tra una ex­plo­sión de in­no­va­ción cien­tí­fi­ca, que abar­ca la edi­ción de ge­nes, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y tec­no­lo­gía di­gi­tal, que aho­ra se apli­ca a la pro­duc­ción de ali­men­tos y cul­ti­vos.

Co­mo uno de los cen­tros de la in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la, Wa­ge­nin­gen aho­ra tra­ta de adap­tar­se a un mun­do di­fe­ren­te, don­de las star­tups y las fir­mas de ca­pi­tal de ries­go es­tán dis­pues­tas a de­jar su hue­lla.

En to­do el mun­do, el di­ne­ro en­tra a nue­vas for­mas de agri­cul­tu­ra y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, se fi­nan­cian pro­yec­tos que desa­rro­llan gran­jas verticales, ro­bots agrí­co­las y pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos a la car­ne.

De 2012 a 2017, la in­ver­sión glo­bal en tec­no­lo­gía de ali­men­tos, des­de sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción agrí­co­la has­ta ro­bó­ti­ca y me­ca­ni­za­ción, au­men­tó más del tri­ple pa­ra lle­gar a 10,000 mi­llo­nes de dó­la­res ( mdd), de acuer­do con AgFun­der, un trac­ker (fir­ma de se­gui­mien­to) de ca­pi­tal de ries­go.

Al­gu­nos ana­lis­tas es­pe­ran que la tec­no­lo­gía ayu­de a en­con­trar al­ter­na­ti­vas pa­ra ali­men­tar a la po­bla­ción glo­bal, que se pro­yec­ta que al­can­ce las 10,000 mi­llo­nes de per­so­nas en 2050, en un mo­men­to en el que el cam­bio cli­má­ti­co y la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal pro­vo­can la de­gra­da­ción de las tie­rras y li­mi­tan el ac­ce­so al agua.

La in­ver­sión de ca­si 1,000 mdd que reali­zó Mon­san­to, la com­pa­ñía de se­mi­llas y pro­duc­tos quí­mi­cos agrí­co­las, pa­ra ad­qui­rir a la em­pre­sa Cli­ma­te Cor­po­ra­tion en 2013, des­ta­có la de­man­da de nue­vas for­mas de pro­du­cir ali­men­tos y ayu­dó a ca­ta­li­zar el in­te­rés en el sec­tor.

“Se van a pro­du­cir gran­des cam­bios a tra­vés de la com­bi­na­ción de tec­no­lo­gías exis­ten­tes y nue­vas pla­ta­for­mas, un ejem­plo es la com­bi­na­ción de ge­né­ti­ca, sen­so­res e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra dar­le se­gui­mien­to a la con­di­ción nu­tri­cio­nal de las plan­tas, los ani­ma­les y los se­res hu­ma­nos”, di­ce Loui­se Fres­co, pre­si­den­ta de la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen y sus ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción.

Aña­de que uno de los prin­ci­pa­les desafíos es la cre­cien­te de­man­da de pro­duc­tos pro­teí­ni­cos, en es­pe­cial de car­ne, a me­di­da que las po­bla­cio­nes de los paí­ses en de­sa­rro­llo se vuel­ven más ri­cas. Se es­pe­ra que la can­ti­dad to­tal de car­ne que se con­su­me en el mun­do au­men­te 76% en 2050, de acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción.

El cam­bio en los gus­tos, le­jos de te­ner un en­fo­que en la car­ne y los pro­duc­tos lác­teos, es al­go fun­da­men­tal. “Evi­den­te­men­te ne­ce­si­ta­mos una mez­cla ( de di­fe­ren­tes for­mas de pro­teí­nas)”, di­ce Fres­co. Es­to in­clu­ye plan­tas,

pes­ca­dos y pro­duc­tos a ba­se de in­sec­tos. “No di­go que to­dos de­be­rían de ser ve­ge­ta­ria­nos, pe­ro ne­ce­si­ta­mos un equi­li­brio”, agre­ga la pre­si­den­ta de Wa­ge­nin­gen.

En un la­bo­ra­to­rio, At­ze Jan van der Goot, el pro­fe­sor de tec­no­lo­gía sus­ten­ta­ble de pro­teí­nas de la uni­ver­si­dad, sos­tie­ne lo que pa­re­ce ser un gran tro­zo de ce­ci­na. Su equi­po in­ves­ti­ga­ba có­mo ha­cer lar­gos tro­zos de pro­teí­na a par­tir de pro­duc­tos lác­teos cuan­do se to­pó con un pro­ce­so pa­ra con­ver­tir la pro­teí­na de so­ya en fi­bras similares a la car­ne.

“Cree­mos que es­ta tec­no­lo­gía per­mi­te la for­ma­ción de pie­zas de car­ne más gran­des”, di­ce Van der Goot, y agre­ga que un pro­duc­to tierno pe­ro sa­bro­so, con la sen­sa­ción de car­ne en la bo­ca, de­be es­tar lis­to pa­ra sa­lir al mer­ca­do “den­tro de un par de años”.

En otro la­bo­ra­to­rio, Rick van de Zed­de tra­ba­ja en un bra­zo de ro­bot, equi­pa­do con una se­rie de sen­so­res que le per­mi­ten sa­ber cuán­do un pi­mien­to es­tá ma­du­ro y se de­be piz­car. “Bus­ca­mos me­dir, de una for­ma no des­truc­ti­va, la ca­li­dad de las fru­tas y ver­du­ras sin te­ner que ex­pri­mir­las”, di­ce.

La ro­bó­ti­ca es un área de la tec­no­lo­gía que po­dría ali­viar la es­ca­sez de mano de obra que en­fren­tan al­gu­nas par­tes del sec­tor agrí­co­la. Da­do que las fru­tas y ver­du­ras no son uni­for­mes en ma­du­rez y for­ma, los desafíos tec­no­ló­gi­cos son muy gran­des. Ade­más de la des­tre­za me­cá­ni­ca y el co­no­ci­mien­to es­pa­cial que las má­qui­nas tie­nen que de­mos­trar, los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­da ayu­dar­los a apren­der a re­co­lec­tar so­lo las fru­tas y ver­du­ras ma­du­ras.

Apues­ta por las star­tups

La repu­tación de la uni­ver­si­dad pa­ra la in­no­va­ción ya atra­jo a un gru­po de ca­si 200 em­pre­sas que se ubi­can en un ra­dio de 10 ki­ló­me­tros al­re­de­dor de Wa­ge­nin­gen, des­de pe­que­ñas

star­tups has­ta ge­ne­tis­tas de ali­men­tos establecidos co­mo Key­ge­ne, que se es­pe­cia­li­za en me­jo­rar los cul­ti­vos me­dian­te la re­pro­duc­ción mo­le­cu­lar, así co­mo pro­duc­to­res de ali­men­tos lí­de­res, co­mo Kraft Heinz.

Pa­ra ayu­dar a fo­men­tar esos víncu­los con el sec­tor pri­va­do, la uni­ver­si­dad for­mó un gru­po de red de con­tac­to en 2004 con el nom­bre de Food Valley NL, que ofre­ce ayu­da a star­tups y pe­que­ñas em­pre­sas, fa­ci­li­tan­do víncu­los con las gran­des cor­po­ra­cio­nes, po­si­bles ase­so­res o so­cios, así co­mo con ser­vi­cios de ayu­da le­gal.

Se es­pe­ra que Uni­le­ver, la com­pa­ñía de bie­nes de con­su­mo res­pon­sa­ble de mar­cas co­mo Ben & Jerry’s y Mar­mi­te, lan­ce en el cam­pus un cen­tro glo­bal de in­no­va­ción de ali­men­tos, que re­uni­rá a su red de in­ves­ti­ga­ción de ali­men­tos en Eu­ro­pa. La com­pa­ñía tie­ne pla­nes de abrir una gran par­te de sus la­bo­ra­to­rios e ins­ta­la­cio­nes a es­tu­dian­tes, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les.

Rob Ha­mer, un eje­cu­ti­vo de Uni­le­ver que has­ta ha­ce po­co era el je­fe del la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo en Ho­lan­da, lo des­cri­be co­mo “una nue­va for­ma de tra­ba­jar”.

El re­to al que se en­fren­tan los in­ves­ti­ga­do­res de Wa­ge­nin­gen, que tra­di­cio­nal­men­te lle­van sus in­no­va­cio­nes al mer­ca­do a tra­vés de una co­la­bo­ra­ción con em­pre­sas es­ta­ble­ci­das, es en­con­trar la ma­ne­ra de in­vo­lu­crar­se con la nue­va ola de em­pren­de­do­res.

Wa­ge­nin­gen bus­ca res­pal­dar a más pe­que­ñas em­pre­sas que di­vi­den ele­men­tos de su in­ves­ti­ga­ción. La Uni­ver­si­dad — que ce­le­bra su cen­te­na­rio y tie­ne una lar­ga his­to­ria de tra­ba­jar en con­jun­to con com­pa­ñías de se­mi­llas— aho­ra cuen­ta con 45 fun­cio­na­rios de de­sa­rro­llo de ne­go­cios, que se en­la­zan en­tre la­bo­ra­to­rios y com­pa­ñías.

“La Uni­ver­si­dad tie­ne el pa­pel de trans­fe­rir los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos ha­cia la in­no­va­ción, fo­men­tan­do el es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial”, di­ce Fres­co.

“Los la­dri­llos pa­ra la cons­truc­ción es­tán allí, en el sen­ti­do de que las ace­le­ra­do­ras lle­ga­ron y los fon­dos tam­bién. Las gran­des cor­po­ra­cio­nes es­tán pre­sen­tes”, di­ce An­ders. “Pe­ro no es­ta­mos en la úl­ti­ma lí­nea de me­ta. La ca­rre­ra aca­ba de co­men­zar”.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

“Si un pe­da­zo de ji­to­ma­te tu­vie­ra el do­ble de vi­ta­mi­na C, po­dría ayu­dar a una gran par­te de la po­bla­ción mun­dial que no ob­tie­ne los nu­trien­tes su­fi­cien­tes”.

Leo Mar­ce­lis, pro­fe­sor de Pro­duc­ción de Cul­ti­vos de la Uni­ver­si­dad de Wa­ge­nin­gen.

Agri­cul­tu­ra del fu­tu­ro. La Uni­ver­si­dad de Wa­gein­gen desa­rro­lla in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra me­dir la ca­li­dad de los cul­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.