EL PRE­SI­DEN­TE RA­DI­CAL

Do­nald Trump pa­sa­rá a la his­to­ria por en­car­nar el es­pí­ri­tu de nues­tra era y rom­per los pa­ra­dig­mas so­bre la re­la­ción de EU con el res­to del mun­do.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN -

Cuan­do Do­nald Trump ha­bló en la ONU el mes pasado, la au­dien­cia se rió de él. Fue un in­sul­to sin pre­ce­den­tes pa­ra un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Pero ten­go la in­quie­tan­te sos­pe­cha de que es po­si­ble que él ría al úl­ti­mo. El pre­si­den­te 45 de Es­ta­dos Uni­dos (EU) po­dría ser el lí­der que cambió el cur­so de la his­to­ria y en­car­nó el es­pí­ri­tu de una épo­ca.

Las fi­gu­ras his­tó­ri­cas no tie­nen que ser bue­nas per­so­nas, ni si­quie­ra de­ben ser par­ti­cu­lar­men­te in­te­li­gen­tes. Trump es un men­ti­ro­so ha­bi­tual, cu­ya ad­mi­nis­tra­ción creó cam­pos de de­ten­ción pa­ra ni­ños mi­gran­tes. Se di­ce que Rex Ti­ller­son, su ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, lla­mó “im­bé­cil” al pre­si­den­te. Pero na­da de eso im­pi­de que sea lo que el fi­ló­so­fo Georg He­gel ca­li­fi­có co­mo “una fi­gu­ra his­tó­ri­ca mun­dial”.

Du­do que Trump ten­ga mu­cho que de­cir so­bre He­gel. Pero tal vez es el ti­po de es­ta­dis­ta ins­tin­ti­vo que el fi­ló­so­fo des­cri­bió, una fi­gu­ra que apro­ve­chó y en­car­nó las fuerzas que él mis­mo so­lo en­tien­de a me­dias.

Si los historiadores del fu­tu­ro de­ci­den con­ver­tir a Trump en una fi­gu­ra his­tó­ri­ca, ¿qué po­drían de­cir?

En pri­mer lu­gar, que rom­pió enér­gi­ca­men­te con el con­sen­so de la éli­te so­bre có­mo de­be­ría ser la re­la­ción de EU con el res­to del mun­do. Los pre­si­den­tes an­te­rio­res no ne­ga­ron la ero­sión del po­der es­ta­dou­ni­den­se, o bus­ca­ron hacerlo de un mo­do muy si­gi­lo­so. Por el con­tra­rio, Trump re­co­no­ció el de­cli­ve y bus­có re­ver­tir­lo. Uso el po­der de EU de una ma­ne­ra más abier­ta y bru­tal, en un es­fuer­zo por vol­ver a es­cri­bir las re­glas del or­den glo­bal en be­ne­fi­cio de su país an­tes de que fue­ra de­ma­sia­do tar­de.

En par­ti­cu­lar, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de­ci­dió que la glo­ba­li­za­ción, que abra­za­ron todos sus pre­de­ce­so­res, era una idea te­rri­ble que de­bi­li­ta­ba el po­der re­la­ti­vo de EU y ero­sio­na­ba los ni­ve­les de vi­da de su gen­te. Des­pués de más de 30 años de es­tan­ca­mien­to o des­cen­so en los sa­la­rios reales, el pue­blo de EU se mos­tró re­cep­ti­vo a ese men­sa­je.

Con su en­fo­que ins­tin­ti­vo de su­ma ce­ro pa­ra el mun­do, Trump tam­bién de­ci­dió que Chi­na, co­mo país ri­co y po­de­ro­so, era una ma­la no­ti­cia pa­ra EU, y se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te en in­ten­tar blo­quear el as­cen­so del país asiá­ti­co. Muy in­de­pen­dien­te de que sea una bue­na idea o no, sin du­da es un desa­rro­llo his­tó­ri­co que re­vier­te más de 40 años de po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se pa­ra tra­tar de in­te­grar a Chi­na a un or­den mun­dial li­de­ra­do por EU.

En el fren­te na­cio­nal, los fu­tu­ros historiadores po­drían se­ña­lar que Trump fue el pri­mer pre­si­den­te en darse cuen­ta de la enor­me brecha que se abrió en­tre la opi­nión de la éli­te es­ta­dou­ni­den­se y la del pú­bli­co en ge­ne­ral so­bre una va­rie­dad de te­mas, en­tre ellos in­mi­gra­ción, co­mer­cio y po­lí­ti­ca de iden­ti­dad. Co­mo can­di­da­to y más tar­de co­mo pre­si­den­te, explotó de ma­ne­ra des­pia­da­da y efec­ti­va es­tas di­vi­sio­nes. Do­nald Trump di­jo e hi­zo co­sas que los ana­lis­tas con­ven­cio­na­les con­si­de­ra­ban un sui­ci­dio po­lí­ti­co. Pero sus ins­tin­tos de­mos­tra­ron ser mejores que los de los ex­per­tos. A pe­sar de su edad, tam­bién “en­ten­dió” los nue­vos me­dios y los explotó con ma­yor ha­bi­li­dad que otros po­lí­ti­cos.

¿Pero to­do es­te ra­di­ca­lis­mo se va a co­ro­nar con el éxi­to? Co­mo se­ña­ló He­gel, “el búho de Mi­ner­va ex­tien­de sus alas so­lo al atar­de­cer”, que es una ma­ne­ra ele­gan­te de de­cir que es de­ma­sia­do pron­to pa­ra sa­ber­lo.

Sin em­bar­go, des­de una pers­pec­ti­va trum­pia­na, las pri­me­ras se­ña­les son pro­me­te­do­ras. La eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se es­tá en au­ge, mien­tras que la de Chi­na es­tá tras­ta­bi­llan­do. Se re­con­fi­gu­ró la Cor­te Su­pre­ma de EU. Ca­na­dá y Mé­xi­co acor­da­ron vol­ver a es­cri­bir su acuer­do co­mer­cial con su ve­cino, y otros alia­dos mues­tran se­ña­les de ali­near­se a ese pro­pó­si­to. Muy in­de­pen­dien­te de los re­sul­ta­dos de las elecciones de mi­tad de periodo del pró­xi­mo mes, Trump tie­ne bue­nas po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner la re­elec­ción en 2020. Por su­pues­to, to­do po­dría sa­lir mal. Y, co­mo un hom­bre que se in­cli­na más por lo es­ta­ble­ci­do, pien­so que así se­rá. Las gue­rras co­mer­cia­les del man­da­ta­rio de EU po­drían ser con­tra­pro­du­cen­tes. La eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se po­dría so­bre­ca­len­tar­se y el mer­ca­do de va­lo­res po­dría hun­dir­se.

En ca­so de otra cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal, EU, ba­jo el li­de­raz­go de Do­nald Trump, lu­cha­rá pa­ra en­ca­be­zar una res­pues­ta glo­bal coor­di­na­da. Si la ad­mi­nis­tra­ción de Trump con­ti­núa so­ca­van­do el sis­te­ma de alian­zas de EU, se po­dría ero­sio­nar el po­der es­ta­dou­ni­den­se aún más rá­pi­do que an­tes. En el peor de los ca­sos, el es­ti­lo ins­tin­ti­vo de asu­mir ries­gos del pre­si­den­te po­dría lle­var a un gran error de cálcu­lo, así co­mo a una gue­rra con Chi­na, Ru­sia o en la pe­nín­su­la de Co­rea.

Pero in­clu­so un fra­ca­so y desas­tre fi­nal no in­va­li­da­rían la afir­ma­ción de Trump de ser un man­da­ta­rio his­tó­ri­co. El pre­si­den­te pue­de pensar que la gran­de­za se tra­ta so­lo de “ga­nar”. Pero He­gel su­gi­rió que las co­sas nor­mal­men­te ter­mi­nan mal pa­ra las fi­gu­ras his­tó­ri­cas mun­dia­les: “mue­ren jó­ve­nes co­mo Ale­jan­dro, los ase­si­nan co­mo al Cé­sar, o los exi­lian en San­ta Ele­na co­mo a Na­po­léon”. Un pen­sa­mien­to que po­dría ser alen­ta­dor pa­ra tan­tos enemi­gos que tie­ne Do­nald Trump.

“Trump di­jo e hi­zo co­sas que los ana­lis­tas con­ven­cio­na­les con­si­de­ra­ban un sui­ci­dio po­lí­ti­co. Pero sus ins­tin­tos de­mos­tra­ron ser mejores que los de los ex­per­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.