EL PO­DER DE LA GEN­TE

BA­JO EL LEMALEMA DE “LO QUE EL PUE­BLO MAN­DE” MAN­DE”, ¿CON­SO­LI­DA­RÁN LAS CON­SUL­TAS EL GO­BIERNO DE AMLO?

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JU­DE WEBBER

Al nue­vo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor (AMLO) le gus­ta ro­dear­se de fo­to­gra­fías de sus hé­roes his­tó­ri­cos. Pe­ro en un vi­deo que pu­bli­có el 30 de oc­tu­bre, con­tó con un nue­vo ac­ce­so­rio. En una me­sa jun­to a él des­ta­ca­ba un li­bro lla­ma­do ¿Quién es­tá a car­go aquí?

El po­lí­ti­co cla­ra­men­te que­ría en­viar el men­sa­je de que so­lo res­pon­de al pue­blo, no a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros o a los in­ver­sio­nis­tas que se tam­ba­lea­ron al aban­do­nar el pro­yec­to del nue­vo ae­ro­puer­to.

La de­ci­sión se pro­du­jo des­pués de una con­sul­ta po­pu­lar que or­ga­ni­zó el nue­vo go­bierno. Pe­ro el sub­tex­to del es­ce­na­rio fue: “Yo soy”.

Fue la pri­me­ra mues­tra de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va que AMLO pro­me­tió en cam­pa­ña. Pe­ro te­nía tiem­po, que se opo­nía al pro­yec­to.

Los in­ver­sio­nis­tas que­da­ron ho­rro­ri­za­dos a pe­sar de las pro­me­sas de pa­gar en su to­ta­li­dad las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras. “Hay un cam­bio en el país. Te­ne­mos que de­jar que la gen­te se­pa que aho­ra hay otro Mé­xi­co”, di­jo Ló­pez Obra­dor. “No voy a ser so­lo de­co­ra­ti­vo”.

Un gran po­der con­cen­tra­do

El sá­ba­do pa­sa­do, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor asu­mió el po­der en Mé­xi­co, con la opor­tu­ni­dad de cen­tra­li­zar una gran can­ti­dad de po­der ba­jo su man­do du­ran­te el se­xe­nio.

El pre­si­den­te con­tro­la las dos cá­ma­ras del Con­gre­so y pue­de po­ner su se­llo de ma­ne­ra in­me­dia­ta en el Ban­co de Mé­xi­co (Ban­xi­co), don­de sur­gie­ron dos lu­ga­res en la jun­ta de Go­bierno.

Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros po­drían ser su sa­cri­fi­cio inau­gu­ral, con el ti­po de cam­bio, las ac­cio­nes y los ren­di­mien­tos de los bo­nos to­da­vía se re­cu­pe­ran pa­ra lle­gar a los ni­ve­les que te­nían an­tes de la con­sul­ta so­bre el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM).

En es­te mo­men­to, el pe­so es­tá en su pun­to más dé­bil en va­rios me­ses; el mer­ca­do fi­nan­cie­ro se con­tra­jo y los ren­di­mien­tos de los bo­nos a 10 años se en­cuen­tran en su ni­vel más al­to desde 2010.

Ló­pez Obra­dor des­es­ti­mó la cons­ter­na­ción de los mer­ca­dos y di­jo a los in­ver­sio­nis­tas que las con­sul­tas po­pu­la­res lle­ga­ron pa­ra que­dar­se.

“Ima­gi­nen al es­ta­do me­xi­cano... sub­yu­ga­do por los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros”, di­jo a los me­dios, mien­tras con­fir­ma­ba que aban­do­na­ría el pro­yec­to del ae­ro­puer­to di­se­ña­do por Nor­man Fos­ter.

“¿Quién es­tá a car­go? ¿No son los ciu­da­da­nos? ¿No es la de­mo­cra­cia?”, pre­gun­tó. “Es­to es lo que es­ta­mos cam­bian­do”, di­jo AMLO.

El po­der po­lí­ti­co sin obs­tácu­los en un país con ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les y una gran po­pu­la­ri­dad con­ven­cie­ron a AMLO de que los mer­ca­dos tam­bién de­be­rían es­tar su­je­tos a su vo­lun­tad.

La cru­da reali­dad

La lu­na de miel se de­tu­vo in­clu­so an­tes de que co­men­za­ra su man­da­to. Los em­pre­sa­rios y los in­ver­sio­nis­tas, al prin­ci­pio, se tra­ga­ron los te­mo­res de que AMLO re­pre­sen­ta­ría un bo­le­to de ida al 1970, del po­der cen­tra­li­za­do, o una pen­dien­te ha­cia la rui­na al es­ti­lo ve­ne­zo­lano.

A pe­sar de la in­sis­ten­cia de AMLO, si­mi­lar a la de Do­nald Trump, de po­ner pri­me­ro las preo­cu­pa­cio­nes na­cio­na­lis­tas, los in­ver­sio­nis­tas se sin­tie­ron có­mo­dos con sus pro­me­sas de pru­den­cia fis­cal, es­pe­ran­do que aban­do­na­ra al­gu­nas de sus pro­pues­tas más po­pu­la­res.

El nom­bra­mien­to de Al­fon­so Ro­mo, el je­fe de ga­bi­ne­te, y la pre­sen­cia de Car­los Ur­zúa en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, los tran­qui­li­za­ron. In­clu­so aplau­die­ron las pro­me­sas de erra­di­car y pa­ci­fi­car un país, don­de la ta­sa de ho­mi­ci­dios subió a ni­ve­les his­tó­ri­cos en el go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Se es­ta­ble­ció el nue­vo acuer­do del TLCAN — hoy T- MEC— con Es­ta­dos Uni­dos ( EU) y Ca­na­dá, y con una eco­no­mía en ex­pan­sión, el go­bierno pa­re­cía es­tar bien es­ta­ble­ci­do En su lu­gar, AMLO se arrin­co­nó al pro­me­ter que no au­men­ta­rá la deu­da y que re­cor­ta­rá los im­pues­tos en la fron­te­ra con EU, lo que im­pul­sa­rá el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleos.

“¿ Dón­de con­se­gui­rá el di­ne­ro pa­ra los pro­yec­tos?”, pre­gun­ta un ex­fun­cio­na­rio. “En el peor es­ce­na­rio, po­dría obli­gar a los fon­dos de pen­sio­nes a in­ver­tir en pro­yec­tos es­ta­ta­les, ese es el pe­li­gro y se­ría un desas­tre”, agre­ga. Se­gún Ban­xi­co, los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros eli­mi­na­ron 2,200 mdd de bo­nos del go­bierno en oc­tu­bre, y los ges­to­res de fon­dos re­por­ta­ron más ven­tas ma­si­vas desde la de­ci­sión del ae­ro­puer­to en Tex­co­co.

Las pre­sio­nes se mul­ti­pli­can: El T- MEC en­fren­ta un ca­mino di­fí­cil en el Con­gre­so de EU, y aun­que el pe­tró­leo so­lo re­pre­sen­ta 17% de los in­gre­sos del pre­su­pues­to de Mé­xi­co, la caí­da de los pre­cios le da­rá al nue­vo go­bierno me­nos mar­gen fis­cal pa­ra ma­nio­brar.

La preo­cu­pa­ción del mer­ca­do se acen­tuó cuan­do el se­na­dor de Mo­re­na, Ri­car­do Mon­real, pre­sen­tó el pro­yec­to de ley pa­ra eli­mi­nar las co­mi­sio­nes ban­ca­rias que pro­vo­có el des­plo­me de las ac­cio­nes de los ban­cos.

Los gran­des ries­gos

Lue­go de las dos con­sul­tas rea­li­za­das, el pre­si­den­te anun­ció en pri­mi­cia en el pro­gra­ma con Asu­ce­na Ures­ti en Mi­le­nio que la ter­ce­ra se­rá el 21 de mar­zo, pa­ra la apro­ba­ción de la con­so­li­da­ción de las fuer­zas po­li­cia­les en una nue­va guardia na­cio­nal, ba­jo el con­trol mi­li­tar.

“No es que el nue­vo go­bierno no en­tien­da los mer­ca­dos”, di­ce Va­le­ria Moy, CEO de Mé­xi­co ¿Có­mo Va­mos ? “Pe­ro no le im­por­ta”.

Ló­pez Obra­dor quie­re dar una lec­ción a los mer­ca­dos, pe­ro él mis­mo se en­fren­ta a una prue­ba de­ci­si­va: el 15 de di­ciem­bre, su go­bierno de­be pre­sen­tar el pre­su­pues­to 2019.

Pro­me­tió ha­cer re­cor­tes pa­ra reasig­nar re­cur­sos a dos pro­gra­mas so­cia­les em­ble­má­ti­cos, be­cas pa­ra los jó­ve­nes y pen­sio­nes pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. Pe­ro los ries­gos van en au­men­to: la ca­li­fi­ca­do­ra Fitch pu­so a Mé­xi­co en un pa­no­ra­ma ne­ga­ti­vo des­pués de la de­ci­sión del ae­ro­puer­to.

El ana­lis­ta de ries­go de Moody's, Jai­me Reus­che, di­ce que la con­sul­ta fue una “se­ñal ne­ga­ti­va pa­ra las in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo en el país, lo que po­dría des­alen­tar la in­ver­sión en el me­diano pla­zo y des­ace­le­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”.

AMLO man­tie­ne que su go­bierno no gas­ta­rá de más. “Pe­ro qué tan creí­bles son los ob­je­ti­vos de aho­rro”, pre­gun­ta Luis Ar­cen­ta­les, co­di­rec­tor de eco­no­mía pa­ra LA­TAM de Mor­gan Stan­ley.

El nue­vo pre­si­den­te pro­me­tió un su­pe­rá­vit pri­ma­rio de 1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) pa­ra el pró­xi­mo año, así co­mo no te­ner una nue­va deu­da ni au­men­tos en los im­pues­tos o los pre­cios de la gasolina.

Es una ta­rea di­fí­cil, di­ce Ar­cen­ta­les. “Si uti­li­za­mos su­pues­tos pa­ra el pe­so, los pre­cios del pe­tró­leo y la pro­duc­ción de cru­do, no po­de­mos lle­gar a esa ci­fra de su­pe­rá­vit, asu­mien­do que man­ten­ga el en­deu­da­mien­to en 2019, que en 2018 fue de 2.5% del PIB”.

Su creen­cia de que pue­de ha­ber un déficit fis­cal has­ta de 1% del PIB, po­dría ten­sar aún más la con­fian­za de los mer­ca­dos. AMLO tal vez no bus­ca com­pla­cer­los, pe­ro tam­po­co es­tá en una mi­sión sui­ci­da.

El nom­bra­mien­to del eco­no­mis­ta Jo­nat­han Heath pa­ra ocu­par un asien­to en la Jun­ta de Go­bierno de Ban­xi­co, tam­bién fue bien re­ci­bi­do. Y de­mues­tra su com­pro­mi­so con la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral, al nom­brar al eco­no­mis­ta Ge­rar­do Es­qui­vel pa­ra ocu­par la otra va­can­te.

No obs­tan­te, el nom­bra­mien­to de un con­se­jo ase­sor de em­pre­sa­rios, tal vez lle­gó de­ma­sia­do tar­de pa­ra re­pa­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res.

“Si el pre­su­pues­to no es­tá fir­me­men­te an­cla­do, es po­si­ble que su cre­di­bi­li­dad no du­re mu­cho”, di­ce un eco­no­mis­ta cer­cano a AMLO.

Pa­la­cio Na­cio­nal se­rá la nue­va ofi­ci­na del pre­si­den­te. Es­tá cons­trui­do en lo que era el pa­la­cio de Moc­te­zu­ma. “Con tan­to po­der le­gí­ti­mo a su dis­po­si­ción, ¿por qué re­cu­rrir a con­sul­tas y de­cir que la gen­te ha­bló? Pue­de pa­sar por al­to las ins­ti­tu­cio­nes e im­po­ner lo que quie­ra”, di­ce Wal­ter Mo­lano de BCP Se­cu­ri­ties.

AMLO di­ce que la gen­te pu­so su des­tino en sus manos: pla­nea un re­fe­ren­do de re­vo­ca­ción de man­da­to en 2021. Pe­ro po­drían ser los tres años más di­fí­ci­les. ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Im­pu­sa­rá los pro­gra­mas. El pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ne­ce­si­ta­rá una in­ver­sión de en­tre 35 y 40 mdp pa­ra cum­plir con los apo­yos a adul­tos ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.