San­jeev Gup­ta desafía al sec­tor in­dus­trial glo­bal

San­jeev Gup­ta, pro­pie­ta­rio de GFG Allian­ce, la hol­ding que in­clu­ye a Si­mec, siem­pre va en con­tra de la ten­den­cia del sec­tor in­dus­trial.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - MI­CHAEL POO­LER

El em­pre­sa­rio bri­tá­ni­co, San­jeev Gup­ta, eli­gió el Golds­mith's Hall en la City de Lon­dres, pa­ra ce­le­brar el 25 aniver­sa­rio de Li­berty Hou­se, la com­pa­ñía que fun­dó y de la que es pro­pie­ta­rio. Co­mo co­mer­cian­te de ma­te­rias pri­mas, Gup­ta dis­fru­tó de una ca­rre­ra exi­to­sa, aun­que or­di­na­ria. El even­to, en mar­zo pa­sa­do, se di­se­ñó pa­ra pro­yec­tar su es­ta­tus en as­cen­so.

Al le­van­tar una se­rie de plan­tas si­de­rúr­gi­cas y una va­rie­dad de em­pre­sas de in­ge­nie­ría, Li­berty Hou­se se co­lo­có en el ma­pa de la fa­bri­ca­ción bri­tá­ni­ca. Su, has­ta aho­ra, des­co­no­ci­do pre­si­den­te ejecutivo es­ta­ba en ca­mino de con­ver­tir­se en uno de los ma­yo­res in­dus­tria­les del país.

En tres años, el em­pre­sa­rio, na­ci­do en la In­dia, cons­tru­yó un im­pe­rio in­dus­trial que se ex­tien­de por los cin­co con­ti­nen­tes, con una fac­tu­ra­ción anual de más de 15,000 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) y 14,000 em­plea­dos.

Los ac­ti­vos in­clu­yen ace­rías al nor­te de In­gla­te­rra, un fa­bri­can­te fran­cés de rue­das, una mi­na de car­bón en Aus­tra­lia y una fin­ca al pie de Ben Ne­vis en Reino Unido.

Ba­jo la ban­de­ra de GFG Allian­ce, Gup­ta fue acla­ma­do co­mo el sal­va­dor de la in­dus­tria; se con­vir­tió en uno de los ma­yo­res te­rra­te­nien­tes pri­va­dos de Reino Unido. “Cual­quie­ra pue­de de­cir co­sas, pe­ro nues­tras ac­cio­nes en tér­mi­nos de cuán­tas em­pre­sas com­pra­mos y cam­bia­mos el rum­bo... pa­ra mí, ha­blan por sí mis­mas”, di­ce San­jeev .

Sin em­bar­go, el gran ta­ma­ño y la opa­ci­dad de la red de GFG sem­bró cier­to gra­do de es­cep­ti­cis­mo en­tre los ban­que­ros y sus ri­va­les, que apun­tan a la ten­den­cia de Gup­ta ha­cia sus pro­me­sas gran­dio­sas.

En lo que va del año, pro­me­tió in­ver­sio­nes de, al me­nos, 14,000 mdd, que van desde el ace­ro de Amé­ri­ca del Nor­te has­ta la reac­ti­va­ción de la in­dus­tria au­to­mo­triz de Aus­tra­lia con la pro­duc­ción de vehícu­los eléc­tri­cos.

La rá­pi­da ex­pan­sión tam­bién de­jó a mu­chos co­mer­cia­li­za­do­res de me­ta­les de Lon­dres y fi­gu­ras de la in­dus­tria pre­gun­tán­do­se ¿có­mo fi­nan­cia el flu­jo in­ter­mi­na­ble de acuer­dos?

Una luz bri­lló en una de esas fuen­tes de ca­pi­tal, cuan­do es­te ve­rano, GAM, con se­de en Zu­rich, de­vol­vió mi­les de mdd a los clien­tes des­pués de sus­pen­der a un ges­tor de fon­dos, quien in­vir­tió en bo­nos vin­cu­la­dos a com­pa­ñías de GFG. No hay nin­gu­na su­ge­ren­cia de irre­gu­la­ri­da­des por par­te de Gup­ta.

Da­do que es po­co pro­ba­ble que un in­ver­sio­nis­ta im­por­tan­te com­pre más deu­da de GFG, se plan­tea la cues­tión de si Gup­ta co­rre el ries­go de que­dar­se sin po­der fi­nan­cie­ro pa­ra cum­plir sus gran­des am­bi­cio­nes.

En 2015, la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca bri­tá­ni­ca es­ta­ba al bor­de del abis­mo. Cuan­do mi­les de tra­ba­ja­do­res fue­ron des­pe­di­dos y las fá­bri­cas ce­rra­ron tras el des­plo­me de los pre­cios mun­dia­les del me­tal, Gup­ta hi­zo una apues­ta con­tra­ria al vol­ver a abrir un mo­lino de la­mi­na­do de ace­ro en el sur de Ga­les.

Du­ran­te más de un año, Li­berty Hou­se man­tu­vo al­re­de­dor de 130 em­plea­dos con la mi­tad de su sa­la­rio y les per­mi­tió en­con­trar tra­ba­jo en otro lu­gar an­tes de re­ini­ciar la uni­dad.

“To­do el mun­do ha­ce la pre­gun­ta ob­via: ¿el ti­po es­tá lo­co? Tu­vo un sue­ño. En su ca­be­za él sa­be a dón­de va y eso se con­ta­gia”, di­ce Haydn Swi­den­bank, un ex­ge­ren­te de la fá­bri­ca.

La apues­ta de New­port fue la pri­me­ra de una se­rie de in­ver­sio­nes au­da­ces. Los pro­ble­mas del sec­tor si­de­rúr­gi­co del Reino Unido, lle­va­ron al em­pre­sa­rio a con­ce­bir una fi­lo­so­fía in­dus­trial, al que lla­ma “me­tal ver­de”, y que sos­tie­ne una se­rie de ad­qui­si­cio­nes que apa­ren­te­men­te son he­chas alea­to­rias.

El mo­de­lo de­fien­de el uso de ener­gía lim­pia pa­ra ali­men­tar los hor­nos y fun­di­cio­nes que re­ci­clan la chatarra lo­cal, y el me­tal ter­mi­na­do que des­pués ali­men­ta a las em­pre­sas de fa­bri­ca­ción que pro­du­cen com­po­nen­tes y bie­nes de al­to va­lor agre­ga­do.

“Ob­te­ne­mos una ma­te­ria pri­ma más ba­ra­ta pa­ra nues­tra operación prin­ci­pal de fa­bri­ca­ción, pe­ro el ne­go­cio de la ener­gía tam­bién ob­tie­ne un clien­te in­terno con­fia­ble que pue­de sa­lir al mer­ca­do”, men­cio­na Gup­ta.

A pe­sar del es­cep­ti­cis­mo so­bre si un re­cién lle­ga­do, sin ex­pe­rien­cia, pue­de cam­biar los ac­ti­vos que Tata y Ar­ce­lo­rMit­tal no pu­die­ron ha­cer fun­cio­nar, Li­berty di­jo que mu­chas plan­tas, co­mo la de New­port, aho­ra son ren­ta­bles.

Sin em­bar­go, un ve­lo de mis­te­rio se cier­ne so­bre GFG Allian­ce. No hay cuen­tas con­so­li­da­das, ya que GFG no es una en­ti­dad le­gal, sino una com­ple­ja ga­ma in­ter­na­cio­nal de em­pre­sas pri­va­das.

En la par­te su­pe­rior se en­cuen­tra el Li­berty Hou­se Group, re­gis­tra­do en Sin­ga­pur. Jun­to a él es­tá Si­mec Group, con se­de en Hong Kong, pro­pie­dad del pa­dre del em­pre­sa­rio, Par­du­man Gup­ta.

GFG in­for­mó que en los úl­ti­mos años gas­tó apro­xi­ma­da­men­te 2,000 mdd en acuer­dos y gas­tos de ca­pi­tal. El ca­pi­tal ini­cial pro­vino del ne­go­cio ren­ta­ble, pe­ro con ba­jo mar­gen de co­mer­cio de ma­te­rias pri­mas de Li­berty Hou­se, ade­más de 180 mdd pro­ve­nien­tes de la ven­ta de una car­te­ra de pro­pie­da­des, que in­cluían un cam­po de golf.

A me­di­da que se ex­pan­da, el mo­de­lo de la Allian­ce GFG se pon­drá a prue­ba en va­rios fren­tes. El pri­me­ro se­rá en su ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo in­ver­sio­nes de fi­nan­cia­mien­to, co­mo la com­pra acor­da­da de va­rias ace­rías en Eu­ro­pa a Ar­ce­lo­rMit­tal.

Pe­ro tal vez el ma­yor desafío sea cuan­do las sub­si­dia­rias de GFG se en­fren­ten a las des­ace­le­ra­cio­nes. Si bien la na­tu­ra­le­za in­de­pen­dien­te de ca­da ne­go­cio po­dría evi­tar que se pro­pa­gue un con­ta­gio, de acuer­do con per­so­nas que tra­ba­ja­ron pa­ra GFG.

Gup­ta es fir­me cuan­do se le pre­gun­ta si apo­ya­ría a las em­pre­sas en ma­las con­di­cio­nes. “En los 26 años que Li­berty fun­cio­nan­do, nun­ca ce­rró un ne­go­cio; nun­ca per­dió di­ne­ro”, di­ce. “Aquí no hay una po­lí­ti­ca de so­lo cuan­do to­do mar­cha bien”. ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

To­do el mun­do ha­ce la pre­gun­ta ob­via: ¿el ti­po es­tá lo­co? Tu­vo un sue­ño. En su ca­be­za él sa­be a dón­de va y eso se con­ta­gia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.