PRIVATIZAR EL NAIM

La in­ver­sión del sec­tor privado es la úni­ca so­lu­ción pa­ra sal­var el nue­vo pro­yec­to en Tex­co­co.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINIÓN - MA­NUEL SOMOZA

Pue­do lle­gar a en­ten­der que el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no ha­ya que­ri­do se­guir con la cons­truc­ción de Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de México ( NAIM), por­que pa­ra él y sus pro­gra­mas hay prio­ri­da­des.

En­tien­do que se preo­cu­pa­ra por el te­mor de que el pro­yec­to del nue­vo ae­ro­puer­to fue­ra a re­que­rir más re­cur­sos de los ori­gi­nal­men­te pre­su­pues­ta­dos, tam­bién en­ten­de­ría si los ren­di­mien­tos es­pe­ra­dos de es­ta mag­na obra es­ta­ban en du­da, por su par­te o por la de su equi­po de ex­per­tos.

To­do eso y más lo en­tien­do, pe­ro lo que no me pa­re­ce ra­zo­na­ble es que can­ce­le la po­si­bi­li­dad de que el sec­tor privado (que es quien más crí­ti­co la can­ce­la­ción de la obra), pue­da com­prar la con­ce­sión y ter­mi­nar el pro­yec­to.

Re­cuer­do per­fec­ta­men­te que en ma­yo pa­sa­do, des­pués de una con­fe­ren­cia que dio Car­los Slim a fa­vor de con­ti­nuar con la obra, nues­tro pre­si­den­te di­jo: “Si quie­ren que la obra con­ti­núe, que lo ha­gan con su di­ne­ro“. Me pre­gun­to ¿qué pa­só des­pués? ¿Por qué la pri­va­ti­za­ción se eli­mi­nó co­mo al­ter­na­ti­va?

Esa era una so­lu­ción que re­sol­vía to­da la pro­ble­má­ti­ca, el go­bierno —y léa­se el pue­blo de México—, no ten­dría que pa­gar los pla­tos ro­tos de can­ce­lar esa cons­truc­ción, que ba­ji­ta la mano nos va a cos­tar en pér­di­das di­rec­tas, cer­ca de 300,000 millones de pe­sos, sin con­si­de­rar las pér­di­das in­di­rec­tas. Sin con­si­de­rar que to­dos los be­ne­fi­cios y de­rra­ma eco­nó­mi­ca de­ri­va­dos del NAIM se van al ca­ño con la can­ce­la­ción.

Pe­ro ade­más al re­cha­zar tam­bién la pri­va­ti­za­ción, el go­bierno es­ta­rá de­jan­do ir una enor­me can­ti­dad de di­ne­ro, que es el precio al cual po­dría ven­der­se di­cha con­ce­sión.

Me preo­cu­pa que nues­tro nue­vo go­bierno ten­ga que dis­traer re­cur­sos mul­ti­mi­llo­na­rios pa­ra en­fren­tar las pér­di­das del nue­vo ae­ro­puer­to de Tex­co­co, cuan­do exis­ten una se­rie de pro­gra­mas que se­ría im­por­tan­te ini­ciar.

Tam­bién me in­quie­ta que nues­tras au­to­ri­da­des ha­cen­da­rias ten­gan que dis­traer su tiem­po en tra­tar de arre­glar los pro­ble­mas con los te­ne­do­res de los bo­nos del NAIM que es­tán dis­pues­tos a lle­gar a los tri­bu­na­les, si no se les re­in­te­gra el va­lor de sus bo­nos sin te­ner que acep­tar pér­di­das.

Son in­nu­me­ra­bles los pro­ble­mas que aca­rrea­rá el go­bierno por la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to, sim­ple y sen­ci­lla­men­te no se en­tien­de. Oja­lá se for­ma­rá un gru­po del sec­tor privado y le hi­cie­ra una ofer­ta for­mal al go­bierno pa­ra com­prar­le el pro­yec­to. Me gus­ta­ría co­no­cer la res­pues­ta, pe­ro so­bre to­do, el ra­zo­na­mien­to, en caso de que la ofer­ta fue­ra re­cha­za­da.

Creo que no se ofen­de a na­die cuan­do se tra­ta de ha­cer al­go en be­ne­fi­cio pro­pio y de los me­xi­ca­nos. Me di­cen que na­die se atre­ve a tra­tar el te­ma, ni si­quie­ra sus pro­pios co­la­bo­ra­do­res, na­die. La pre­gun­ta es: ¿ por qué?

MA­NUEL SOMOZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por Somoza Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.