LOS LÍ­DE­RES DE LOS ÍNDICES

Blac­kRock, Van­guard y Sta­te Street con­tro­lan 80% del di­ne­ro que se in­vier­te en los fon­dos in­de­xa­dos de la Bol­sa de Va­lo­res en EU.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES -

Pien­se en una in­dus­tria en la que tres gran­des em­pre­sas uti­li­za­ron la tec­no­lo­gía y las eco­no­mías de es­ca­la pa­ra con­ver­tir­se en oli­go­po­lios y ejer­cer su po­der so­bre otras em­pre­sas. No pro­vie­ne de Si­li­con Va­lley, sino de la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU).

La in­dus­tria en cues­tión es la ges­tión de in­ver­sión pa­si­va, en la que las compu­tado­ras asu­men el pa­pel de los stock pic­kers (los en­car­ga­dos de se­lec­cio­nar ac­cio­nes), y el di­ne­ro se ca­na­li­za ha­cia los fon­dos de los índices y a los fon­dos co­ti­za­dos en la Bol­sa de Va­lo­res. Los tres gran­des de la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se — Blac­kRock, Van­guard y Sta­te Street— al­can­za­ron tal ta­ma­ño y efi­cien­cia que con­tro­lan 80% del di­ne­ro que se in­vier­te en los fon­dos in­de­xa­dos en EU.

In­clu­so a Jack Bo­gle, fun­da­dor de Van­guard y pio­ne­ro de la in­dus­tria de fon­dos in­de­xa­dos de EU le alar­ma su éxi­to. Ad­vir­tió que “si las tendencias his­tó­ri­cas con­ti­núan, un pe­que­ño gru­po de in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les gi­gan­tes, al­gún día man­ten­drán el con­trol de las vo­ta­cio­nes de to­das las gran­des cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses”.

Esa es una pers­pec­ti­va ate­rra­do­ra pa­ra la fu­tu­ra re­la­ción en­tre las em­pre­sas y sus in­ver­sio­nis­tas. Los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos, co­mo Paul Pol­man, el je­fe sa­lien­te de Uni­le­ver, ex­pre­san su pe­sar an­te el cor­to pla­zo de al­gu­nos ac­cio­nis­tas y ac­ti­vis­tas. ¿La vi­da se­ría me­jor si re­por­ta­ran a enor­mes ro­bots?

Po­dría ser más tran­qui­lo. Los in­ver­sio­nis­tas ex­pre­san su dis­gus­to con las em­pre­sas me­dian­te la ven­ta de ac­cio­nes, o ar­man­do un es­cán­da­lo a tra­vés de crí­ti­cas en pú­bli­co o en pri­va­do. La pri­me­ra tác­ti­ca es­tá prohi­bi­da en los fon­dos in­de­xa­dos: tie­nen que afe­rrar­se a las ac­cio­nes de cual­quier com­pa­ñía en un ín­di­ce, no im­por­ta qué tan mal es­té fun­cio­nan­do.

Los in­ver­sio­nis­tas pa­si­vos tie­nen me­nos in­cen­ti­vos que los ac­ti­vis­tas pa­ra ex­pre­sar­se y con­ven­cer a una com­pa­ñía pa­ra que cam­bie su es­tra­te­gia, ya que nin­gu­na in­ver­sión tie­ne un efec­to im­por­tan­te en su desem­pe­ño.

Leo Stri­ne, juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo en De­la­wa­re, des­cri­be los fon­dos in­de­xa­dos co­mo “los me­nos ac­ti­vos en ejer­cer voz y jui­cio”.

Las em­pre­sas real­men­te de­be­rían que­rer que los fon­dos in­de­xa­dos no se que­den en si­len­cio, sino que se ex­pre­sen. El peor de to­do se­ría una ba­se de ac­cio­nis­tas do­mi­na­da por in­ver­sio­nis­tas pa­si­vos, don­de la ma­yor par­te del rui­do lo ha­cen unos cuan­tos ac­ti­vis­tas que exi­gen so­lu­cio­nes rá­pi­das.

Larry Fink, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Blac­kRock, pu­bli­ca una car­ta anual a los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos. En la mi­si­va de es­te año, pro­me­tió: “De­be­mos ser agen­tes ac­ti­vos y com­pro­me­ti­dos en nom­bre de los clien­tes que in­vir­tie­ron con Blac­kRock”. Eso im­pli­ca con­tra­tar más su­per­vi­so­res —Blac­kRock tie­ne la in­ten­ción de du­pli­car su per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción de inversiones en los pró­xi­mos tres años—, y or­ga­ni­zar más con­ver­sa­cio­nes con los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos.

Al igual que con la in­ver­sión, los gi­gan­tes no son otra co­sa que efi­cien­tes. Tie­nen sus pro­pias guías de gobierno y ha­blan mu­cho tras bam­ba­li­nas, si­guien­do el le­ma de Theo­do­re Roo­se­velt, “Ha­bla en voz sua­ve y lle­va un gran ga­rro­te”. Co­mo su­gi­rió un es­tu­dio ho­lan­dés, ellos “ejer­cen el po­der es­truc­tu­ral...de una ma­ne­ra que es­tá ocul­ta a la vis­ta pú­bli­ca”.

En un es­tu­dio de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses se en­con­tró que ob­tu­vie­ron me­jo­res re­sul­ta­dos que sus pa­res gra­cias a un gobierno más es­tric­to, co­mo te­ner más di­rec­to­res in­de­pen­dien­tes y me­nos de­fen­sas de ad­qui­si­ción. Los gru­pos de fon­dos son bue­nos pa­ra fre­nar el mal com­por­ta­mien­to.

Pe­ro su ta­ma­ño y fuer­za con­du­cen a dos pro­ble­mas. En pri­mer lu­gar, ope­ran a una es­ca­la tal que sue­len adop­tar un en­fo­que co­mún pa­ra to­das las em­pre­sas. Es­to es efec­ti­vo pa­ra im­po­ner es­tán­da­res mí­ni­mos en asun­tos co­mo el suel­do de los eje­cu­ti­vos, pe­ro no equi­va­le a in­vo­lu­crar­se con la es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va de la mis­ma ma­ne­ra co­mo lo ha­cen los in­ver­sio­nis­tas ac­ti­vis­tas. Las em­pre­sas po­drían de­jar una lis­ta pa­ra mar­car ca­si­llas pa­ra los in­ver­so­res pa­si­vos, mien­tras si­guen ex­pues­tas a la pre­sión in­ten­sa y es­pe­cí­fi­ca de los ac­ti­vis­tas que tie­nen más tiem­po.

Fink in­sis­te en que ha­blar cons­tan­te­men­te con los ac­cio­nis­tas a lar­go pla­zo, co­mo Blac­kRock, ayu­da­rá a las em­pre­sas a no ser ator­men­ta­das por los que tie­nen “ob­je­ti­vos más es­tre­chos y de me­nor pla­zo”, pe­ro el ju­ra­do to­da­vía de­li­be­ra so­bre eso.

En se­gun­do lu­gar, que tan po­cos in­ver­sio­nis­tas ten­gan tan­to po­der se­ría preo­cu­pan­te in­clu­so si fue­ran mo­de­los. Sim­pa­ti­zo con la de­ci­sión de Van­guard de cen­trar su aten­ción en los fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses de ar­mas y opioi­des, pe­ro ¿qué su­ce­de si los gi­gan­tes se unen con­tra una in­dus­tria inocen­te?

Los aca­dé­mi­cos an­ti­mo­no­po­lio se preo­cu­pan por la co­lu­sión, ins­ti­tu­cio­nes con in­tere­ses en di­fe­ren­tes com­pa­ñías en una in­dus­tria que los alien­ta a no com­pe­tir en­tre sí. La evi­den­cia es mix­ta pe­ro, a me­di­da que los gru­pos de fon­dos se ex­pan­den, se for­ta­le­ce su ca­pa­ci­dad pa­ra ejer­cer una in­fluen­cia in­vi­si­ble so­bre las com­pa­ñías en las que tie­nen in­tere­ses.

Al igual que otras tec­no­lo­gías, los fon­dos in­de­xa­dos tra­je­ron gran­des be­ne­fi­cios a los in­ver­sio­nis­tas co­mu­nes. Pe­ro la in­no­va­ción de Bo­gle, útil co­mo que­da, tal vez fun­cio­na bien.

“Tie­nen sus pro­pias guías de gobierno y ha­blan mu­cho tras bam­ba­li­nas, si­guien­do el le­ma de Theo­do­re Roo­se­velt, ‘Ha­bla en voz sua­ve y lle­va un gran ga­rro­te’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.