La ba­ta­lla cues­ta arri­ba

El fun­da­dor de Fa­ce­book se com­pro­me­tió a arre­glar el ADN de la red so­cial des­pués de un año de es­cán­da­los.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES - HAN­NAH KUCHLER

Ame­di­da que co­mien­za 2019, el pre­cio de las ac­cio­nes de Fa­ce­book ya per­dió más de una cuar­ta par­te de su va­lor en el úl­ti­mo año.

La se­ma­na pa­sa­da, en una no­ta de año nue­vo, Zuc­ker­berg ad­mi­tió que to­da­vía te­nía mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. Pe­ro el fun­da­dor de Fa­ce­book se­ña­ló cam­bios, co­mo em­plear a 30,000 per­so­nas que tra­ba­jan en te­mas de se­gu­ri­dad y la in­ver­sión de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en se­gu­ri­dad ca­da año.

La com­pa­ñía tam­bién in­tro­du­jo nue­vas op­cio­nes de pri­va­ci­dad e hi­zo que la pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da sea más trans­pa­ren­te, al pu­bli­car una ba­se de da­tos de anun­cios po­lí­ti­cos.

“En la ac­tua­li­dad, so­mos una em­pre­sa muy di­fe­ren­te de la que éra­mos en 2016, o in­clu­so ha­ce un año”, es­cri­bió Zuc­ker­berg “Al­te­ra­mos nues­tro ADN pa­ra en­fo­car­nos más en la pre­ven­ción de da­ños, y cam­bia­mos una gran par­te de nues­tra em­pre­sa pa­ra tra­ba­jar en la pre­ven­ción de da­ños”.

Sin em­bar­go, tal vez los cam­bios son muy pe­que­ños y lle­gan de­ma­sia­do tar­de, ya que los po­lí­ti­cos cues­tio­nan ca­da vez más el ta­ma­ño y la in­fluen­cia de la com­pa­ñía.

En Es­ta­dos Uni­dos, el con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta Da­vid Ci­ci­lli­ne cree que es ho­ra de que el go­bierno in­ter­ven­ga. “Fa­ce­book y las otras gran­des pla­ta­for­mas de tec­no­lo­gía no son ca­pa­ces de re­gu­lar­se ellas mis­mas”, di­jo.

En 2018, Zuc­ker­berg co­men­zó con una re­so­lu­ción pa­ra re­pa­rar la com­pa­ñía, des­pués de que se des­cu­brie­ron las cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción en su pla­ta­for­ma. Se com­pro­me­tió a in­ver­tir en la eli­mi­na­ción de los trolls ru­sos, y la pro­pa­ga­ción de dis­cur­sos de odio y no­ti­cias fal­sas por par­te de los usua­rios.

Pe­ro en mar­zo, Fa­ce­book tu­vo que emi­tir una im­por­tan­te dis­cul­pa pú­bli­ca, des­pués de que se re­ve­ló una enor­me fil­tra­ción de in­for­ma­ción de has­ta 87 mi­llo­nes de usua­rios a Cam­brid­ge Analy­ti­ca, la fir­ma de aná­li­sis de da­tos que tra­ba­jó pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump en 2016.

Fue la pri­me­ra de mu­chas dis­cul­pas que ha­ría la red so­cial a lo lar­go del año.

A fi­na­les de 2018, la com­pa­ñía fue crí­ti­cas por la for­ma en que en­fren­tó las cri­sis, in­clu­yen­do la contratación de una fir­ma de re­la­cio­nes pú­bli­cas pa­ra des­pres­ti­giar a sus opo­si­to­res.

La se­mi­lla de los pro­ble­mas de Fa­ce­book se sem­bró mu­chos años an­tes de 2018, ya que los lí­de­res de la com­pa­ñía su­pu­sie­ron que el cre­ci­mien­to de usua­rios e in­gre­sos ba­sa­dos en da­tos, que era bueno pa­ra la red so­cial, tam­bién lo era pa­ra el mun­do en ge­ne­ral.

Zey­nep Tu­fek­ci, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, di­jo que el año pa­sa­do le de­mos­tró a Fa­ce­book que su mo­de­lo de ne­go­cio de re­co­pi­lar gran­des can­ti­da­des de da­tos pa­ra me­jo­rar la pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da ero­sio­nó enor­me­men­te la con­fian­za.

“Una vez que una can­ti­dad de da­tos co­mo esa se re­co­pi­la ba­jo es­te ti­po de mo­de­lo de ne­go­cios, las bre­chas de se­gu­ri­dad, las fil­tra­cio­nes y los arre­glos de in­ter­cam­bio mal ad­mi­nis­tra­dos se vuel­ven ca­si inevi­ta­bles”, di­jo.

Re­gu­la­do­res, ac­ti­vis­tas e in­clu­so em­plea­dos cues­tio­na­ron des­de ha­ce mu­cho tiem­po el en­fo­que de pri­va­ci­dad de Fa­ce­book.

En 2011, Max Schrems, un ac­ti­vis­ta de pri­va­ci­dad aus­tria­co, se que­jó an­te el re­gu­la­dor ir­lan­dés de pro­tec­ción de da­tos so­bre las fa­llas en el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción que hi­zo la com­pa­ñía. “Ho­nes­ta­men­te, fue co­mo el año de sor­pre­sas pa­ra to­dos los que no ha­bían prestado aten­ción a Fa­ce­book an­te­rior­men­te”, di­jo.

La cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va de Fa­ce­book pue­de re­su­mir­se en su le­ma ini­cial: “Muévete rá­pi­do y rom­pe co­sas”. Pe­ro Da­vid Kirk­pa­trick, pe­rio­dis­ta de tec­no­lo­gía y au­tor de The Fa­ce­book Ef­fect, sos­tie­ne que a la com­pa­ñía la mo­ti­va­ban las uti­li­da­des.

En una se­rie de en­tre­vis­tas des­pués de las re­ve­la­cio­nes de Cam­brid­ge Analy­ti­ca, Sheryl Sand­berg, di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book, di­jo que la com­pa­ñía nun­ca in­ten­tó ma­xi­mi­zar las uti­li­da­des. Pe­ro Kirk­pa­trick in­sis­tió en que sí.

Ka­te Los­se, una de las pri­me­ras em­plea­das de Fa­ce­book, re­mon­ta sus pro­ble­mas has­ta el mo­men­to en que Zuc­ker­berg y otros crea­ron la pla­ta­for­ma y el feed de no­ti­cias.

Los­se di­jo que su ob­se­sión con un in­ter­cam­bio sin pro­ble­mas, hi­zo que las pro­tec­cio­nes de pri­va­ci­dad e in­for­mar a los usua­rios so­bre quién te­nía sus da­tos tu­vie­ran el as­pec­to de obs­tácu­los in­ne­ce­sa­rios. “El empuje com­pe­ti­ti­vo de Fa­ce­book pro­vo­có que las co­sas se les sa­lie­ran de las ma­nos, de tal ma­ne­ra que co­men­za­ron a per­ju­di­car a la com­pa­ñía”.

Sin em­bar­go, los crí­ti­cos di­cen que a pe­sar de la in­sis­ten­cia de Zuc­ker­berg, la em­pre­sa no apren­dió mu­chas lec­cio­nes del año pa­sa­do, y sus re­tos se­rán más com­ple­jos a me­di­da que bus­que re­sol­ver sus pro­ble­mas de repu­tación.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2019. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

En el ban­qui­llo. Mark Zuc­ker­berg se dis­cul­pó an­te el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos por el ca­so de Cam­brid­ge Analy­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.