PRO­BLE­MAS REA­LES PA­RA LA FED

Sie­te ban­que­ros re­gio­na­les de EU po­nen la mi­ra­da en el de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio en el país.

Milenio - Mercados Milenio - - FINANCIAL TIMES -

El año que lle­ga no va a ser fá­cil pa­ra los mer­ca­dos. En­tre la can­ti­dad ré­cord de deu­da cor­po­ra­ti­va, los con­flic­tos co­mer­cia­les en­tre Es­ta­dos Uni­dos (EU) y Chi­na, y el he­cho de que lle­va­mos ca­si 10 años en un ci­clo de re­cu­pe­ra­ción — el mo­men­to en el que nor­mal­men­te se pro­du­cen las des­ace­le­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas—, mu­chos de no­so­tros es­pe­ra­mos que la vo­la­ti­li­dad del año pa­sa­do con­ti­núe, si no es que em­peo­re.

Sin em­bar­go, la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump echó ga­so­li­na al fue­go con una se­rie de erro­res no for­za­dos, es­pe­cial­men­te la po­li­ti­za­ción de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) por par­te del pre­si­den­te de EU.

De­jan­do a un la­do los be­rrin­ches de Trump, se ne­ce­si­ta un de­ba­te le­gí­ti­mo ba­sa­do en da­tos so­bre dón­de de­be­ría ir la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en el cor­to pla­zo.

Pe­ro, in­clu­so mien­tras el pre­si­den­te y los in­ver­sio­nis­tas se afe­rran a la vie­ja na­rra­ti­va de ta­sas ba­jas y di­ne­ro fá­cil, es­pe­ran­do que ese ti­po de tác­ti­cas pue­dan du­rar unos tri­mes­tres más, la Fed se en­fo­ca ca­da vez más en la eco­no­mía real.

Va­rios go­ber­na­do­res re­gio­na­les de la Fed —en­tre ellos los de Bos­ton, Da­llas y Kan­sas City— le dan prio­ri­dad a otra fun­ción, me­nos co­no­ci­da, del ban­co cen­tral: el de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio.

Así co­mo los ban­cos cen­tra­les in­ter­vi­nie­ron ha­ce 10 años pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía a tra­vés de ta­sas ba­jas y com­pras ma­si­vas de ac­ti­vos, cuan­do los po­lí­ti­cos ba­ta­lla­ron pa­ra crear más es­tí­mu­los fis­ca­les, aho­ra in­ter­vie­nen pa­ra abor­dar pro­ble­mas no en los mer­ca­dos, sino en la eco­no­mía real.

Si bien la Fed tie­ne el man­da­to de man­te­ner ba­jo el ni­vel de des­em­pleo y la in­fla­ción es­ta­ble, tam­bién tie­ne la fa­cul­tad de im­pul­sar el cre­ci­mien­to en las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Es­to in­clu­ye des­de ini­cia­ti­vas de po­lí­ti­ca in­dus­trial en el cin­tu­rón del óxi­do (la fran­ja in­dus­trial de EU), has­ta ayu­dar a los in­mi­gran­tes en áreas de­pri­mi­das a ini­ciar ne­go­cios, im­pul­sar la re­for­ma edu­ca­ti­va y alen­tar los es­fuer­zos pa­ra lle­var la ban­da an­cha a las áreas ru­ra­les.

Con el po­ten­cial de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en gran me­di­da ago­ta­do, y la fal­ta de li­de­raz­go po­lí­ti­co, el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des es la úni­ca ar­ma subuti­li­za­da que aún que­da en el ar­se­nal de la Re­ser­va Fe­de­ral. Y en los pró­xi­mos años se­rá ca­da vez más im­por­tan­te, ya que que­da cla­ro que los be­ne­fi­cios de es­ta re­cu­pe­ra­ción no se dis­tri­bu­ye­ron de ma­ne­ra uni­for­me.

En Es­ta­dos Uni­dos, un pe­que­ño gru­po de ciu­da­des to­mó la ma­yor par­te de la pro­duc­ti­vi­dad y los au­men­tos de cre­ci­mien­to a lo lar­go de la dé­ca­da. Son el ho­gar de los gru­pos más gran­des de ca­pi­tal hu­mano y, por tan­to, atraen a las em­pre­sas más pro­duc­ti­vas, en un ci­clo mul­ti­pli­ca­dor de con­cen­tra­ción de ri­que­za en el país.

So­lo 75 de los 3,000 con­da­dos de EU re­pre­sen­tan más de 50% del cre­ci­mien­to del em­pleo en el país. En es­ta eco­no­mía su­per­es­te­lar, los lu­ga­res que no cuen­tan con el eco­sis­te­ma ade­cua­do —es­cue­las de­cen­tes, co­nec­ti­vi­dad di­gi­tal, et­cé­te­ra— no pros­pe­ran.

Esa es la ra­zón por la que Ro­bert Ka­plan, je­fe de la Fed de Da­llas, me di­jo que de­di­ca la mis­ma can­ti­dad de tiem­po Ap­point­ment a cal­cu­lar cuán­tos ban­cos de ali­men­tos y tien­das de li­co­res hay en su re­gión, que a pen­sar en las ta­sas de in­te­rés.

La Fed de Da­llas tra­ba­ja con los lí­de­res de la co­mu­ni­dad lo­cal pa­ra au­men­tar el ac­ce­so a los pro­gra­mas pre­vios al jar­dín de ni­ños y pre­pa­rar a los es­tu­dian­tes de pre­pa­ra­to­ria pa­ra la uni­ver­si­dad.

Ka­plan no es el úni­co. En los úl­ti­mos cin­co años, la Fed de Bos­ton lle­vó a ca­bo el desafío de Wor­king Ci­ties con socios pú­bli­cos y pri­va­dos, pa­ra re­or­ga­ni­zar las an­ti­guas re­gio­nes in­dus­tria­les. Es­to in­clu­ye in­vo­lu­crar­se con per­so­nas jó­ve­nes que se con­si­de­ra que es­tán en ries­go de co­me­ter un de­li­to; reac­ti­var ne­go­cios pro­pie­dad de la­ti­nos, y re­for­zar el ac­ce­so a ser­vi­cios de sa­lud en co­mu­ni­da­des en ries­go.

Es­te ti­po de en­fo­que en la eco­no­mía real, que fue una prio­ri­dad ex­plí­ci­ta du­ran­te el man­da­to de Ja­net Ye­llen co­mo pre­si­den­ta de la Fed, im­por­ta­rá aún más en el fu­tu­ro.

La tec­no­lo­gía y las dis­rup­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral van a de­jar en el subem­pleo a gran par­te de la fuer­za la­bo­ral es­ta­dou­ni­den­se, a me­nos que se for­ta­lez­can los eco­sis­te­mas eco­nó­mi­cos lo­ca­les.

Eso tie­ne im­pli­ca­cio­nes im­por­tan­tes pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad na­cio­nal y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, sin men­cio­nar la po­lí­ti­ca. Un país en el que un pe­que­ño gru­po de ciu­da­des cos­te­ras re­pre­sen­ta la ma­yor par­te de la ri­que­za na­cio­nal, no es es­ta­ble.

Los úl­ti­mos 10 años, la Fed se con­cen­tró en re­for­zar los mer­ca­dos. Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de que de­ci­da de­te­ner las al­zas de las ta­sas en los pró­xi­mos me­ses, es­tá cla­ro que el po­der de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra apo­yar a la eco­no­mía real ha dis­mi­nui­do.

En lu­gar de un me­jor li­de­raz­go po­lí­ti­co, la ta­rea cla­ve pa­ra los ban­que­ros cen­tra­les en los pró­xi­mos años po­dría ser po­ner ma­nos a la obra y ha­cer el ar­duo tra­ba­jo de re­for­zar, no los mer­ca­dos, sino la eco­no­mía real.

“La tec­no­lo­gía y las dis­rup­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral van a de­jar en el subem­pleo a gran par­te de la fuer­za la­bo­ral de EU, a me­nos que se for­ta­lez­can los eco­sis­te­mas eco­nó­mi­cos lo­ca­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.