Gwy­neth Pal­trow, la em­ba­ja­do­ra del bie­nes­tar y la sa­lud

Gwy­neth Pal­trow, la ac­triz ganadora del Os­car en 1999, es tam­bién la men­te de­trás de Goop, una em­pre­sa online de sa­lud y be­lle­za va­lua­da en 250 mdd.

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JO ELLISON

Gwy­neth Pal­trow lle­ga a Mar­cus, el res­tau­ran­te con es­tre­llas Mi­che­lin en el Ho­tel Ber­ke­ley de Lon­dres, jus­to cuan­do co­mien­za el ser­vi­cio del al­muer­zo en el lu­gar. Per­fec­ta­men­te ru­bia, bron­cea­da y con pe­cas, la ac­triz ganadora del Os­car y fun­da­do­ra de Goop, el im­pe­rio en lí­nea de bie­nes­tar, irra­dia una es­pe­cie de au­ra do­ra­da que so­la­men­te po­seen las per­so­nas ver­da­de­ra­men­te fa­mo­sas.

Ana­li­za­mos el me­nú, una de­li­cia de re­ce­tas de tem­po­ra­da cu­yos pla­ti­llos des­ta­ca­dos in­clu­yen el cue­llo de cor­de­ro, co­ci­na­do du­ran­te 36 ho­ras, ser­vi­do con mi­so y gi­ro­lles, y el asa­do con ca­ra­co­les Dor­set. To­do sue­na de­li­cio­sa­men­te in­co­mi­ble.

“No pue­do co­mer es­ta mier­da. Su­ba­mos a mi sui­te y or­de­ne­mos el ser­vi­cio a la ha­bi­ta­ción”, di­ce Pal­trow. Re­sul­ta que la au­to­ra de cin­co li­bros de co­ci­na, in­clui­do The Clean Pla­te, una co­lec­ción de pla­nes de co­mi­das, des­in­to­xi­ca­cio­nes y lim­pie­zas que es­tá a pun­to de ser lan­za­da, pre­fie­re co­mer un club sand­wich.

Mi­nu­tos más tar­de, en­tra­mos a un pent­hou­se con el es­ti­lo de un apar­ta­men­to con vis­ta a May­fair que en­cap­su­la el gran lu­jo que se pue­de en­con­trar en una co­me­dia ro­mán­ti­ca de Nancy Me­yers. Me­jor aún, es­tá muy ca­lien­ti­to.

Deam­bu­lo por la sa­la de es­tar pa­ra ver más de cer­ca el pla­ne­ta Goop. La me­sa del co­me­dor es­tá lle­na de pro­duc­tos pa­ra el ca­be­llo y ma­qui­lla­je, to­dos a la es­pe­ra de que Pal­trow es­té lista pa­ra la aper­tu­ra de una tien­da pop-up Goop. A su la­do se en­cuen­tra un ra­mo de flo­res blan­cas. Su tar­je­ta di­ce: “Te ex­tra­ño. Tu es­po­so, be­sos”.

El es­po­so es Brad Fal­chuk, el guio­nis­ta y pro­duc­tor de te­le­vi­sión con quien Pal­trow se ca­só 10 días an­tes en Ama­gan­sett, Nue­va York.

Des­de en­ton­ces, Pal­trow dis­fru­ta de al­go que “va­ga­men­te” pa­re­ce ser una lu­na de miel. Ma­ña­na via­ja­rá de re­gre­so a Es­ta­dos Uni­dos con Mo­ses y Ap­ple, los hi­jos de su ma­tri­mo­nio an­te­rior con la es­tre­lla pop bri­tá­ni­ca Ch­ris Martin. Los de­ta­lles de la ce­re­mo­nia so­lo es­tu­vie­ron dis­po­ni­bles unos días más tar­de a tra­vés de una pu­bli­ca­ción lla­ma­da The Wed­ding

Party, en Goop. Des­de su lan­za­mien­to en 2008, Goop se di­se­ñó pa­ra ser el ser­vi­cio de no­ti­cias de úl­ti­ma ho­ra pro­pio de Pal­trow. Pe­ro de ser un “lu­gar pa­ra re­sol­ver mis pro­pios pro­ble­mas”, co­mo lo des­cri­bió en sus pri­me­ros años, el ne­go­cio se con­vir­tió en una ex­ten­sa em­pre­sa de múl­ti­ples ca­te­go­rías con 220 em­plea­dos. Se le otor­gó una va­lo­ra­ción de 250 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) du­ran­te su úl­ti­ma ron­da de fi­nan­cia­mien­to en fe­bre­ro pa­sa­do.

Es­ta­mos es­pe­ran­do el ser­vi­cio a la ha­bi­ta­ción. Pal­trow pi­dió un club sand­wich, sopa de to­ma­te fres­co y pa­pas a la fran­ce­sa; yo una en­sa­la­da de Niçoi­se y una sopa de to­ma­te, con té.

Co­mo por­ta­voz del bie­nes­tar, fue una pio­ne­ra, y con­si­de­ran­do que el Glo­bal Well­ness Ins­ti­tu­te es­ti­ma que el mer­ca­do aho­ra va­le al­re­de­dor de 4,200 mi­llo­nes de dó­la­res, uno pen­sa­ría que se sien­te bas­tan­te pe­tu­lan­te.

Se sir­ve el al­muer­zo, arre­gla­do a la per­fec­ción por dos ca­ma­re­ros que es­tán bas­tan­te ato­lon­dra­dos por es­tar cer­ca de ella. La sopa de to­ma­te es fres­ca y sa­bro­sa. El club sand­wich es un clá­si­co im­po­nen­te de la es­cue­la de cin­co es­tre­llas del ho­tel. Pal­trow que­da fas­ci­na­da.

¿ Siem­pre ha si­do tan re­suel­ta? “Creo que soy muy com­pe­ti­ti­va con­mi­go mis­ma”, di­ce, sa­can­do un po­co de to­cino del sand­wich. “Una par­te de eso es real­men­te sa­lu­da­ble y la otra es insana. Par­te de mí tie­ne una ve­na per­fec­cio­nis­ta y es ago­ta­dor, pe­ro lo bueno es que siem­pre quie­ro sa­car lo má­xi­mo de la vi­da”.

Goop es una pe­que­ña em­pre­sa que se in­cor­po­ró en 2013. Pal­trow re­cau­dó 10 mdd en 2015 y otros 15 mdd en una se­gun­da ron­da. Sus in­ver­sio­nis­tas in­clu­yen a las fir­mas de ca­pi­tal de ries­go Fe­lix Ca­pi­tal y New En­ter­pri­se As­so­cia­tes.

Pal­trow fue nom­bra­da di­rec­to­ra eje­cu­ti­va en 2017. Tie­ne tres años al man­do, pe­ro es ta­jan­te al ha­blar del pues­to de di­rec­tor eje­cu­ti­vo. “Sin du­da es la co­sa más di­fí­cil que he he­cho”, di­ce.

Co­mo prin­ce­sa de las pro­duc­cio­nes de Mi­ra­max, tam­bién fue el pre­cia­do ac­ti­vo de Har­vey Weins­tein. Cuan­do las de­nun­cias de con­duc­ta se­xual inapro­pia­da del pro­duc­tor sur­gie­ron por pri­me­ra vez, Pal­trow hi­zo pú­bli­ca su pro­pia historia so­bre có­mo Weins­tein tra­tó de pro­pa­sar­se con ella en 1995, cuan­do es­ta­ban so­los en una ha­bi­ta­ción de ho­tel.

En esa épo­ca, Brad Pitt amenazó con ma­tar a Weins­tein si in­ten­ta­ba al­go así otra vez. Y no lo hi­zo. Pe­ro, has­ta el año pa­sa­do, Pal­trow se man­tu­vo en si­len­cio. ¿Ha cam­bia­do la cul­tu­ra de Holly­wood?

“Sin du­da”, di­ce. “Pue­des verlo, oler­lo, sa­bo­rear­lo; es di­fe­ren­te. So­lía­mos po­ner los ojos en blan­co o apre­tar los dien­tes y de­cir ‘oh, eso es as­que­ro­so’, y ha­cer­lo a un la­do. Pe­ro aho­ra, si tra­ta­ras de ha­cer esas co­sas a una per­so­na de 24 años en el lu­gar de tra­ba­jo, ha­bría re­per­cu­sio­nes. Creo que es muy sa­lu­da­ble y tar­dó mu­cho tiem­po en ocu­rrir. Es­toy or­gu­llo­sa de ha­ber desem­pe­ña­do un pe­que­ño pa­pel en esa historia”.

Ter­mi­na el al­muer­zo. Un equi­po de es­ti­lis­tas lle­ga pa­ra pre­pa­rar a Pal­trow pa­ra su pró­xi­ma ci­ta. Las co­sas es­tán en mo­vi­mien­to. “Oh Dios. ¿Por qué co­mí tan­to?”, se que­ja Pal­trow mien­tras po­sa pa­ra la sel­fie obli­ga­to­ria. “Mi es­tó­ma­go se sien­te enor­me”. Por su­pues­to, se ve pe­que­ño.

Sus ojos se fi­jan en las flo­res. “¿Las quie­res? Me voy ma­ña­na y se irán a la ba­su­ra”.

Me lle­vo las flo­res. Flo­res de Goop. Eso me com­pla­ce en ex­tre­mo.

Par­te de mí tie­ne una ve­na per­fec­cio­nis­ta y es ago­ta­dor, pe­ro lo bueno es que siem­pre quie­ro sa­car lo má­xi­mo de la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.