El san­to grial de la in­for­má­ti­ca

IBM pre­sen­ta la pri­me­ra compu­tado­ra cuán­ti­ca in­de­pen­dien­te pa­ra ha­cer cálcu­los o in­ves­ti­ga­cio­nes, que po­dría de­jar a las má­qui­nas de hoy en el ol­vi­do.

Milenio - Mercados Milenio - - NEWS - RI­CHARD WATERS

IBM cons­tru­yó la pri­me­ra compu­tado­ra cuán­ti­ca in­de­pen­dien­te, que en­glo­ba en un cu­bo de cris­tal de 2.7 me­tros par­te de la cien­cia más avan­za­da del mun­do. Pe­ro por el mo­men­to so­lo exis­te una. Si bien IBM no des­car­ta ven­der al­gún día esos sis­te­mas, su plan de ne­go­cios se ba­sa en al­qui­lar el ac­ce­so al hard­wa­re a tra­vés de in­ter­net en lu­gar de ven­der­lo a los clien­tes.

Has­ta aho­ra, las compu­tado­ras cuán­ti­cas, que apro­ve­chan el po­ten­cial de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca pa­ra rea­li­zar cálcu­los que even­tual­men­te po­drían de­jar ob­so­le­tas a las má­qui­nas de la ac­tua­li­dad, han exis­ti­do so­lo en una for­ma sin en­sam­blar en la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción.

La pri­me­ra compu­tado­ra cuán­ti­ca in­te­gra­da es un mo­men­to icó­ni­co pa­ra IBM, da­da su historia co­mo com­pa­ñía de sis­te­mas, di­ce Da­rio Gil, di­rec­tor ope­ra­ti­vo de IBM Re­search.

A lo lar­go de su historia, la com­pa­ñia se ha en­fo­ca­do en el di­se­ño y la cons­truc­ción de al­gu­nos de los sis­te­mas de computación más avan­za­dos de su épo­ca, co­men­zan­do con la se­rie 700 de compu­tado­ras cen­tra­les en la dé­ca­da de 1950 y el Sys­tem/360, que lle­vó a la computación al mun­do co­mer­cial en la dé­ca­da de 1960 y 1970.

Pa­ra in­tro­du­cir el sis­te­ma cuán­ti­co en una cu­bier­ta de cris­tal de 1.3 cen­tí­me­tros de gro­sor, IBM tu­vo que desa­rro­llar sus pro­pios ele­men­tos elec­tró­ni­cos pa­ra con­tro­lar el sis­te­ma.

Tam­bién tu­vo que desa­rro­llar las for­mas pa­ra lo­grar una tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta y evi­tar la vi­bra­ción pa­ra ase­gu­rar que pue­da te­ner un desem­pe­ño tan bueno co­mo la tec­no­lo­gía en el la­bo­ra­to­rio.

Las compu­tado­ras cuán­ti­cas fun­cio­nan al po­ner sus qu­bits en un es­ta­do tem­po­ral lla­ma­do de su­per­po­si­ción, don­de pue­den re­pre­sen­tar tan­to el 1 co­mo el 0 de los bits de una compu­tado­ra tra­di­cio­nal.

Los qu­bits son muy sus­cep­ti­bles a su­frir in­ter­fe­ren­cias, y pro­lon­gar el tiem­po en que pue­den man­te­ner su es­ta­do cuán­ti­co — co­no­ci­do co­mo cohe­ren­cia— se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les re­tos.

IBM ex­pli­có que los qu­bits de su nue­vo sis­te­ma, lo­gra­ron la cohe­ren­cia de 75 mi­cro­se­gun­dos al­go que, afir­ma, es lo me­jor que re­gis­tró una má­qui­na cuán­ti­ca de pro­pó­si­to ge­ne­ral.

El di­se­ño in­dus­trial tam­bién in­flu­yó. IBM siem­pre ha di­se­ña­do sus má­qui­nas in­sig­nia pa­ra que ten­gan un im­pac­to, so­bre to­do hi­tos co­mo la ame­na­za­do­ra Deep Blue, la pri­me­ra compu­tado­ra que de­rro­tó al campeón vi­gen­te de aje­drez.

En con­tras­te, el pri­mer sis­te­ma cuán­ti­co in­te­gra­do mues­tra un in­quie­tan­te va­cío, ya que la ma­yo­ría de sus com­po­nen­tes es­tán ocul­tos en la par­te tra­se­ra del cu­bo. Los qu­bits cuel­gan sus­pen­di­dos en un ci­lin­dro de ace­ro pu­li­do, la pri­me­ra de cua­tro cu­bier­tas pa­ra pro­te­ger­los de las in­ter­fe­ren­cias.

Su di­se­ño se hi­zo pen­san­do en el man­te­ni­mien­to: la par­te fron­tal de la ca­ja se abre con bi­sa­gras es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra que los téc­ni­cos pue­dan en­trar pa­ra tra­ba­jar en el equi­po.

Los clien­tes de IBM pa­gan pa­ra que sus cálcu­los los reali­cen las compu­tado­ras cuán­ti­cas que tra­ba­jan en las ins­ta­la­cio­nes de la com­pa­ñía. Cuan­do se le pre­gun­tó si al­gún día ven­de­rá al­gu­na de las nue­vas má­qui­nas, Da­rio Gil men­cio­nó que “po­drías pen­sar en eso, por su­pues­to”, aun­que agre­gó que IBM no tie­ne pla­nes de ven­tas.

El sis­te­ma, lla­ma­do IBM Q Sys­tem One, se pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da en el Consumer Electronics Show de Las Ve­gas, don­de es­ta­ba un mo­de­lo en ex­hi­bi­ción.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2019. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Una nue­va era. Jay Gam­bet­ta, cien­tí­fi­co de IBM, in­ter­ac­túa con la pri­me­ra compu­tado­ra cuán­ti­ca a tra­vés de una ta­ble­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.