La po­lí­ti­ca o el reino de los peo­res

Milenio Monterrey - - Al Frente - JU­LIO PA­TÁN

Se pre­gun­ta Mar­tín Luis Guz­mán, tal vez en La que­re­lla de Mé­xi­co, ¿por qué los es­ta­men­tos po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos son tan sis­te­má­ti­ca­men­te im­pre­sen­ta­bles?; ¿por qué de la in­efi­cien­cia, el ci­nis­mo, la co­rrup­ción tan ex­ten­di­dos? Su res­pues­ta: que por un ata­vis­mo cul­tu­ral he­re­da­do de los es­pa­ño­les, a sa­ber, la muy tó­xi­ca idea de que la po­lí­ti­ca es in­trín­se­ca­men­te ne­fas­ta; que es una ocu­pa­ción im­pro­pia de la gen­te de bien. Re­sul­ta­do, si­gue Guz­mán: so­lo se de­di­can a ella quie­nes no de­be­rían. Es, di­ga­mos, el reino de los peo­res. ¿Tie­ne ra­zón? Hay que te­ner cui­da­do con las afir­ma­cio­nes de va­lor uni­ver­sal, y sin du­da hay mu­cha gen­te de eso, bien, en la gri­lla, pe­ro cues­ta re­ga­tear­le una cuo­ta de ver­dad.

Es­to vie­ne a cuen­to, cla­ro, por las ele­cio­nes que vie­nen. No, no me re­fie­ro so­lo a lo de “No sé por cuál de los tres vo­tar”: no nos pon­ga­mos pre­si­den­cia­lis­tas. ¿Gu­ber­na­tu­ras? El PRI, que ha apor­ta­do va­rios re­cord­man de la tran­sa —los San­do­val, Duar­te, Duar­te, Bor­ge–, pa­re­ce fue­ra de com­pe­ten­cia en las nue­ve que se de­ci­den en ju­lio, pe­ro ojo, que por ahí se de­jan ve­nir fi­gu­ras co­mo el

Cuau, ese so­cial­de­mó­cra­ta. ¿De­le­ga­dos? Hay de to­do, des­de he­re­de­ros de Ri­car­do Mon­real por la Cuauhtémoc, su­po­ne­mos que pa­ra vi­gi­lar que si­gan re­ven­ta­das to­das las ban­que­tas, has­ta Cris­tian Var­gas por la GAM, ese di­puhoo­li­gan que no sa­be­mos si rom­pe ban­que­tas pe­ro sin du­da rom­pe puer­tas.

Cla­ro que na­da co­mo lo de las cá­ma­ras. ¿Le han echa­do un ojo a las lis­tas de can­di­da­tos? En unos me­ses, po­de­mos en­fren­tar es­ce­na­rios cu­rio­sos. Por ejem­plo, que se for­me una co­mi­sión pa­ra la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas con Ru­bén Mo­rei­ra — sí, el ex gó­ber—, cor­te­sía por su­pues­to del PRI, o con Na­po­león Gó­mez Urru­tia, cor­te­sía del mo­re­nis­mo. Pa­re­ce que li­bra­re­mos la de equi­dad de gé­ne­ro con Cuauhtémoc Gu­tié­rrez, por­que se re­trac­tó el tri­co­lor, pe­ro no hay por qué des­car­tar una de, por ejem­plo, se­gu­ri­dad con Nes­to­ra Sal­ga­do, acu­sa­da de se­cues­tro, tam­bién por Mo­re­na, o Mau­ri­cio To­le­do, pe­rre­dis­ta de vie­jo cu­ño, lo que sig­ni­fi­ca ine­vi­ta­ble­men­te: pa­nis­ta de nue­vo cu­ño, bom­bar­dea­do de no­tas de pren­sa que lo acu­san de ame­na­zas di­ga­mos con­tra un asam­beís­ta del, sí, PAN, y des­víos mul­ti­mi­llo­na­rios.

Hay que re­leer a Guz­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.