La tun­da a Pe­ña Nie­to

Milenio Monterrey - - Al Frente - AL­FRE­DO C. VI­LLE­DA www.twit­ter.com/ac­vi­lle­da

Las pa­la­bras del pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, Luis Raúl Gon­zá­lez Pé­rez, con­tras­ta­ron con la afa­bi­li­dad con que son­reía y se pal­mea­ba la es­pal­da con En­ri­que Pe­ña Nie­to. Por­que más que un in­for­me anual de la si­tua­ción que le to­ca aten­der, el om­buds­man apro­ve­chó la ci­ta, el miér­co­les pa­sa­do, pa­ra des­ple­gar un re­cla­mo enér­gi­co por el desas­tre se­xe­nal en la ma­te­ria.

La ins­tan­tá­nea que te­jió en al­re­de­dor de 25 mi­nu­tos tam­bién ilus­tró un án­gu­lo po­lí­ti­co de ese desaseo: la can­di­da­tu­ra del que fue se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción has­ta ha­ce unos me­ses, Mi­guel Oso­rio Chong, era in­via­ble con los nú­me­ros im­pre­sen­ta­bles en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Tan inacep­ta­ble has­ta pa­ra sus pro­pios com­pa­ñe­ros de par­ti­do que una vez fue­ra de Bu­ca­re­li, el equi­po de su re­le­vo lle­gó con la ba­rre­do­ra y se des­hi­zo de to­do aque­llo que tu­vie­ra el me­nor ma­tiz del hi­dal­guen­se.

Por­que Oso­rio iba a car­gar no so­lo con la fu­ga de Joa­quín Guz­mán Loe­ra, así lo ha­ya re­cap­tu­ra­do la Po­li­cía Fe­de­ral de En­ri­que Ga­lin­do, sino con los re­gis­tros his­tó­ri­cos de eje­cu­ta­dos a lo lar­go del se­xe­nio y la mul­ti­pli­ca­ción de los gi­ros de los cár­te­les: ex­tor­sión, se­cues­tro, pi­ra­te­ría y tra­ta. Peor aún: su re­pro­duc­ción en la ca­pi­tal, con ho­mi­ci­dios do­lo­sos a dia­rio al es­ti­lo Ti­jua­na y Culiacán, con cár­te­les dis­tri­bu­yen­do la dro­ga des­de Te­pi­to y Tláhuac. Al­go de lo que de­be­rá res­pon­der, en la par­te que le to­ca, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, hoy ya pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Ana­ya y quien siem­pre ne­gó la exis­ten­cia del cri­men or­ga­ni­za­do en su ma­yor di­men­sión.

Gon­zá­lez Pé­rez cues­tio­nó que se dis­pa­ra­ra a más del do­ble el en­vío de re­co­men­da­cio­nes a la PGR y al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en un año; que pe­se a la or­den pre­si­den­cial de aten­der esos do­cu­men­tos, las de­pen­den­cias ha­yan desaca­ta­do la ins­truc­ción; que per­sis­ta la tor­tu­ra en la ob­ten­ción de con­fe­sio­nes; que, en fin, el se­xe­nio es­té mar­ca­do no por las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, sino por Tan­hua­to, Tlatla­ya, No­chixtlán y Ayo­ti­zi­na­pa.

La tun­da del om­buds­man al Pre­si­den­te, que si bien re­co­no­ció pen­dien­tes se man­tu­vo en su dis­cur­so de que hay avan­ces, ex­hi­bió una reali­dad in­cues­tio­na­ble de em­pan­ta­na­mien­to en de­re­chos hu­ma­nos y se­gu­ri­dad y evi­den­ció una de las po­de­ro­sas ra­zo­nes de por qué Oso­rio no po­día ser el can­di­da­to del PRI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.