La co­je­ra del ro­bot

Por mo­derno que pre­ten­da uno ser, el pro­gre­so le lle­va una ven­ta­ja in­sal­va­ble, cre­cien­te y ale­vo­sa

Milenio Monterrey - - Al Frente - XAVIER VE­LAS­CO

Igual que to­do el mun­do, ten­go al­gu­nos pro­ble­mas con la tec­no­lo­gía. De­be­ría de­cir que los arras­tro, da­da su per­ti­naz lon­ge­vi­dad y mi es­ca­sa esperanza de un día re­sol­ver­los. O sea que en reali­dad no son no­más “al­gu­nos”, pue­de que has­ta re­sul­ten in­con­ta­bles y ya me ha­ya ha­bi­tua­do a la ma­yo­ría. Hay días en que logro re­sol­ver uno de ellos y al ins­tan­te me sien­to una lum­bre­ra, pe­ro esa au­to­con­fian­za du­ra un tris por­que son siem­pre más las frus­tra­cio­nes. Por mo­derno que pre­ten­da uno ser, el pro­gre­so le lle­va una ven­ta­ja in­sal­va­ble, cre­cien­te y ale­vo­sa.

Me gus­ta­ría de­cir que soy de los que leen los ins­truc­ti­vos, pe­ro son tan­tos ya los ar­te­fac­tos, pro­gra­mas y apli­ca­cio­nes de los que co­ti­dia­na­men­te he de echar mano —y tan cor­ta sue­le ser su vi­gen­cia— que ne­ce­si­ta­ría de una se­gun­da vi­da pa­ra co­no­cer a fon­do sus fun­cio­nes, me­mo­ri­zar­las y adies­trar­me en sus usos y pro­ve­chos. Ten­go, eso sí, una cán­di­da con­fian­za en que los fa­bri­can­tes del ar­ti­lu­gio se­pan me­jor su cuen­to que quie­nes han es­cri­to el ins­truc­ti­vo. Al­gu­nos, y aún más sus tra­duc­cio­nes, son au­tén­ti­cas ge­mas del sim­bo­lis­mo her­mé­ti­co. Sa­be uno que el pro­ble­ma se ha com­pli­ca­do cuan­do in­sul­ta al es­tú­pi­do ins­truc­ti­vo.

“Des­cri­ba su pro­ble­ma”, so­li­ci­ta el for­ma­to elec­tró­ni­co que he tar­da­do me­dia hora en en­con­trar y aún no es­toy seguro de que co­rres­pon­da al mo­de­lo pre­ci­so de mi apa­ra­to. No sé si me con­sue­la de­du­cir que de­be­mos de ser de­ce­nas de mi­llo­nes los per­di­dos que aho­ra mis­mo bus­ca­mos la so­lu­ción a nues­tros pro­ble­mas en la pan­ta­lla de un apa­ra­to que ape­nas em­pe­za­mos a en­ten­der. Por si es­to fue­ra po­co, los ex­per­tos son po­cos y los afi­cio­na­dos elo­cuen­tes.

Mi pro­ble­ma es muy sim­ple: el bo­tón que has­ta ayer fun­cio­na­ba muy bien, hoy no se dig­na ha­cer­me el me­nor ca­so. Pa­ra col­mo, soy yo el pri­mer sos­pe­cho­so. Las má­qui­nas no in­cu­rren en des­pis­tes, ol­vi­dos ni omi­sio­nes, lo pro­ba­ble es que to­do sea mi error. No fal­ta en es­tos ca­sos el sú­bi­to en­te­ra­do que arre­gla el des­per­fec­to en dos pa­ta­das y me ha­ce ver co­mo un po­bre gaz­ná­pi­ro. Peor to­da­vía, un gaz­ná­pi­ro ob­so­le­to. A lo lar­go del tiem­po, he vis­to ca­du­car una tras otra mis compu­tado­ras y calcu­lo que el día lle­ga­rá en que el nue­vo juguete me re­sul­ta­rá to­tal­men­te in­com­pren­si­ble, o ya me ha­brá en­fa­da­do mi­rar­me en des­ven­ta­ja, o me ganará el sue­ño o la pe­re­za, y en­ton­ces se­ré yo el des­con­ti­nua­do.

Es­tas co­sas mi pa­dre so­lía re­sol­ver­las echan­do mano de un par de he­rra­mien­tas. Lo vi des­ar­mar ra­dios, re­lo­jes, ju­gue­tes, to­ca­dis­cos y ar­ma­tos­tes di­ver­sos, arre­glar el pro­ble­ma y ar­mar­los de re­gre­so sin me­jor ins­truc­ti­vo que el sen­ti­do co­mún. Me pa­re­cía un ma­go, has­ta que años des­pués le to­có abrir la bo­ca co­mo un co­fre de­lan­te de un mo­tor compu­tari­za­do. Des­de en­ton­ces, el mun­do cu­yo fun­cio­na­mien­to so­lía com­pren­der mi­li­mé­tri­ca­men­te se ha ido ha­cien­do un mis­te­rio inex­tri­ca­ble. Aprie­tas un bo­tón y un me­ca­nis­mo ocul­to y di­mi­nu­to si­gue cien instrucciones si­mul­tá­neas. Hoy día, por lo vis­to, en­tre cau­sa y efec­to se in­ter­po­ne un mi­la­gro pa­gano cu­ya ex­pli­ca­ción siem­pre nos irá por de­lan­te.

Se va uno re­sig­nan­do a ha­cer­se de ar­te­fac­tos cu­ya ope­ra­ción dia­ria en­tien­de so­lo a me­dias

Hay unos que se es­me­ran, y se les agra­de­ce. Con­ta­ría por de­ce­nas los pro­ble­mi­llas téc­ni­cos que he re­suel­to a tra­vés de tu­to­ria­les en vi­deo, ben­di­tos sean sus pia­do­sos au­to­res, pe­ro de todas for­mas no hay có­mo dar­se abas­to. Se va uno re­sig­nan­do a ha­cer­se de ar­te­fac­tos cu­ya ope­ra­ción dia­ria en­tien­de so­lo a me­dias, y en tan­to ello apro­ve­cha ape­nas par­cial­men­te, y a cu­yos des­per­fec­tos ha­brá de acos­tum­brar­se por de­sidia, des­cui­do o des­con­fian­za. Cier­to es que mis pro­gre­sos son cons­tan­tes, pe­ro siem­pre más len­tos que sus ade­lan­tos. Co­mo si una co­rrien­te sub­ma­ri­na re­ver­tie­ra el po­der de tus bra­za­das y te fue­ra ab­sor­bien­do la re­sa­ca. ¿Quién que no fue­ra un si­mio ato­lon­dra­do acep­ta­ría ir­se que­dan­do atrás en el pro­ce­so de la evo­lu­ción?

No sé si sea co­rrec­to ta­char de pe­re­zo­so o ne­gli­gen­te a quien de­ja es­tas co­sas pa­ra otro día, se­ma­na o quin­que­nio. Na­da más de pen­sar en or­de­nar las fo­tos en la compu­tado­ra, dar con las du­pli­ca­das y de­ci­dir en­tre las re­dun­dan­tes, mi ca­be­za en­tra en mo­do re­ject. Es co­mo si tu­vie­ra que ir al ban­co a re­vi­sar con los eje­cu­ti­vos me­dia do­ce­na de es­ta­dos de cuen­ta. ¿O no es ver­dad que ape­nas abra el pro­gra­ma el pro­ce­sa­dor va a ra­len­ti­zar­se, y en un des­cui­do ha­brá que re­ini­ciar­lo? ¿Pe­ro có­mo, si es nue­va la compu­tado­ra? Ha­go cuen­tas: la com­pré ha­ce seis años. Al­gu­na cul­pa de­be de te­ner el in­fec­to ar­te­fac­to en que el tiem­po se va­ya a es­ta velocidad.

Una vez más, se aca­ba la Se­ma­na San­ta y con ella las opor­tu­ni­da­des de re­du­cir el tre­cho en­tre mis pro­gre­sos y sus ade­lan­tos: esa lis­ta de fa­llas e in­su­fi­cien­cias a pe­sar de la cual va uno por la vi­da pre­ten­dien­do que to­do le fun­cio­na y nun­ca de los nun­cas ha­brá de ca­du­car.

KIM HONG-JI/REUTERS

Mi pa­pá arre­gla­ba cual­quier ar­te­fac­to sin ma­nual, pe­ro la tec­no­lo­gía se ha vuelto com­pli­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.