RE­VI­VEN LA PA­SIÓN DE CRIS­TO EN LA CO­LO­NIA INDEPENDENCIA

Cien­tos de per­so­nas se die­ron ci­ta en la ex­pla­na­da de la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe pa­ra for­mar par­te de una edi­ción más del Vía Cru­cis con más de 70 años de tra­di­ción en la zo­na; par­ti­ci­pa­ron más de 80 en la es­ce­ni­fi­ca­ción

Milenio Monterrey - - Fin De Semana -

El go­ber­na­dor y mi­li­tar Pon­cio Pi­la­tos se la­va las ma­nos y de­ja a Je­sús al ca­pri­cho de los fa­ri­seos, mien­tras que de­ce­nas de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res lo gra­ban des­de la ex­pla­na­da de la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe.

Así trans­cu­rre una edi­ción más del Vía Cru­cis de la co­lo­nia Independencia, re­pre­sen­ta­ción que se ha rea­li­za­do por más de 70 años de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da.

Son más de 80 per­so­nas, en­tre ac­to­res y per­so­nal de lo­gís­ti­ca, los que par­ti­ci­pan en la pro­ce­sión que re­co­rre las ca­lles cer­ca­nas a la ba­sí­li­ca, siem­pre ro­dea­das de pues­tos de ven­ta de co­mi­da y ar­tícu­los re­li­gio­sos.

Je­sús sa­le a la ca­lle Li­ber­tad pa­ra des­pués su­bir por Ja­lis­co, car­gan­do una cruz de 80 ki­los de pe­so. Por se­gun­da oca­sión, el jo­ven Ger­mán Ga­lle­gos Co­lun­ga ha si­do ele­gi­do pa­ra per­so­ni­fi­car al Hi­jo de Dios en el Vía Cru­cis.

Co­mo marca el re­la­to, Je­sús cae en tres oca­sio­nes can­sa­do de los azo­tes y por el pe­so de la cruz. Es en la úl­ti­ma cuan­do ocu­rre el mi­la­gro, es­tam­pan­do su ros­tro en un su­da­rio que Ve­ró­ni­ca uti­li­za pa­ra lim­piar­lo.

La es­ce­na es de las más es­pe­ra­das por los po­co más del cen­te­nar de per­so­nas que ates­ti­guan el mo­men­to. To­dos se acer­can con su te­lé­fono pa­ra to­mar una fo­to­gra­fía o trans­mi­tir en vi­vo por sus re­des so­cia­les.

“¡Atrás pue­blo, que tie­ne que se­guir el Rey de los Ju­díos!”, ex­cla­ma el gla­dia­dor al tiem­po que lan­za un azo­te al ai­re.

Al pie del ce­rro

En la ex­pla­na­da se han reuni­do po­co más de 500 per­so­nas, quie­nes no si­guen la pro­ce­sión con miedo a per­der su lu­gar.

An­te­rior­men­te, la cru­ci­fi­xión te­nía lu­gar en lo al­to de la co­lo­nia en una zo­na co­no­ci­da co­mo Tan­ques de Gua­da­lu­pe. Ahí se lo­gra­ba una ima­gen de Je­sús so­bre la cruz con el Ce­rro de la Si­lla de fon­do.

Pe­ro con la crea­ción del Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Bi­cen­te­na­rio, el Viacrucis de la Independencia tie­ne su cul­mi­na­ción en la mis­ma ex­pla­na­da de la Ba­sí­li­ca Gua­da­lu­pe, en don­de es­pe­ran los es­pec­ta­do­res.

“To­do es­tá cum­pli­do”, al­can­zó a ex­pre­sar Je­sús, vi­si­ble­men­te ago­ta­do, des­de lo al­to de su cruz cuan­do atar­de­cía en el cie­lo des­pe­ja­do de Mon­te­rrey.

El Vía Cru­cis de la co­lo­nia Independencia con­tó con el apo­yo de uni­da­des de Fuer­za Ci­vil pa­ra la se­gu­ri­dad, así co­mo de ele­men­tos de Pro­tec­ción Ci­vil de Mon­te­rrey. Se re­por­tó sal­do blan­co.

Ger­mán Ga­lle­gos Co­lun­ga fue ele­gi­do por se­gun­da vez pa­ra per­so­ni­fi­car a Je­sús.

Una de las es­ce­nas más es­pe­ra­das es cuan­do plas­ma su ros­tro en el su­da­rio de Ve­ró­ni­ca.

El ca­mino tor­tuo­so de Je­sús fue re­vi­vi­do por ca­da uno de los es­pec­ta­do­res en las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.