Ex­po­ner vi­das, “jus­ti­fi­ca­do”, se­gún di­rec­ti­vo de Fa­ce­book

Milenio Monterrey - - Financial Times - Han­nah Ku­chler/ La red so­cial en­fren­ta el ase­dio de au­to­ri­da­des por el ca­so Cam­brid­ge Analy­ti­ca.

Sa­lió a la luz un me­mo­ran­do de 2016 en el que un eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book es­cri­bió que la compañía de­be­ría bus­car su ob­je­ti­vo de co­nec­tar a las per­so­nas uti­li­zan­do prác­ti­cas” “cues­tio­na­bles”, in­clu­so si cues­tan vi­das.

En el me­mo­ran­do, que se fil­tró a Buzz­Feed a raíz de las re­ve­la­cio­nes de Cam­brid­ge Analy­ti­ca, se di­ce que to­do lo que hi­zo Fa­ce­book pa­ra cre­cer es­ta­ba “jus­ti­fi­ca­do”.

El me­mo­ran­do, que lle­va el tí­tu­lo de “The Ugly” (Lo feo), fue es­cri­to por An­drew Bos­worth, un vi­ce­pre­si­den­te de Fa­ce­book quien es­tá en la compañía des­de los pri­me­ros días. La fe­cha es del 18 de ju­nio de 2016 y cir­cu­ló in­ter­na­men­te en Fa­ce­book un día des­pués de que se mos­tró la muer­te de un hom­bre de Chica­go a tra­vés de Fa­ce­book Li­ve. “Tal vez cues­te una vi­da al ex­po­ner a al­guien con los bu­llies. Tal vez al­guien mue­ra en un que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”, res­pon­de Mark Zuc­ker­berg ata­que te­rro­ris­ta coor­di­na­do con nues­tras he­rra­mien­tas”, es­cri­bió Bos­worth. “La fea ver­dad es que cree­mos tan pro­fun­da­men­te en co­nec­tar a la gen­te que cual­quier co­sa que nos per­mi­ta co­nec­tar a más per­so­nas con más fre­cuen­cia es ‘de fac­to’ bueno... eso no es al­go que ha­ce­mos por no­so­tros. O por el pre­cio de nues­tras ac­cio­nes (¡ ja!). Li­te­ral­men­te es to­do lo que ha­ce­mos. Co­nec­ta­mos a las per­so­nas. Pun­to”.

Bos­worth, co­no­ci­do co­mo Boz, di­jo que es­to jus­ti­fi­ca “prác­ti­cas cues­tio­na­bles de im­por­tar con­tac­tos” don­de los usua­rios ce­den los da­tos de sus ami­gos, e im­pli­ca­ba que el len­gua­je de la po­lí­ti­ca de pri­va­ci­dad te­nía el ob­je­ti­vo de en­ga­ñar con “un len­gua­je su­til que ayu­de a la gen­te a se­guir al al­can­ce de los ami­gos”.

Su­gi­rió que Fa­ce­book pla­nea­ba ha­cer con­ce­sio­nes pa­ra en­trar a Chi­na, don­de es­tá prohi­bi­do, alu­dien­do al “tra­ba­jo que pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos que ha­cer en Chi­na al­gún día”.

El me­mo­ran­do sa­le a la luz en un mo­men­to en que Fa­ce­book se en­cuen­tra ba­jo el es­cru­ti­nio por sus prác­ti­cas de re­co­pi­la­ción de da­tos y lu­cha con­tra la cre­cien­te per­cep­ción de que no es una fuer­za del bien.

Mark Zuc­ker­berg, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book, se dis­tan­ció del me­mo­ran­do y di­jo que “la ma­yo­ría de las per­so­nas en Fa­ce­book, yo en­tre ellos, es­tá to­tal­men­te en desacuer­do con eso”. “Nun­ca he­mos creí­do que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios”, di­jo Zuc­ker­berg en una de­cla­ra­ción a Buzz­Feed. “Re­co­no­ce­mos que co­nec­tar a las per­so­nas no es su­fi­cien­te por sí so­lo. Tam­bién ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar pa­ra unir más a las per­so­nas. Cam­bia­mos to­da nues­tra mi­sión y la compañía se en­fo­có en re­fle­jar eso el año pa­sa­do”.

Bos­worth di­jo que no es­tá de acuer­do con la pu­bli­ca­ción el día de hoy y que no es­ta­ba de acuer­do con eso cuan­do se es­cri­bió. La es­cri­bí pa­ra “sa­car a la su­per­fi­cie te­mas que sen­tía que merecían una ma­yor dis­cu­sión con la compañía en ge­ne­ral”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que pu­bli­có en Twit­ter. “Me im­por­ta pro­fun­da­men­te la for­ma có­mo nues­tro pro­duc­to afecta a la gen­te y to­mo de ma­ne­ra muy per­so­nal la res­pon­sa­bi­li­dad que ten­go de te­ner un im­pac­to positivo”.

“Nun­ca he­mos creí­do

STEP­HEN LAM/REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.