AR­MAS E IN­MI­GRA­CIÓN EN EU, DIÁ­LO­GO DE SORDOS

Te­mas co­mo el ma­yor con­trol al ar­ma­men­to, re­gu­la­ri­za­ción de mi­gran­tes o so­bre el mu­ro con Mé­xi­co, to­man fuer­za en­tre los es­ta­du­ni­den­ses pe­ro cho­can en el la­be­rin­to le­gis­la­ti­vo

Milenio Monterrey - - Fronteras - De­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos en­fren­tan sus pos­tu­ras en el Ca­pi­to­lio.

Por qué si la ma­yo­ría de la po­bla­ción es­ta­du­ni­den­se quie­re re­gu­lar las ar­mas el Con­gre­so per­ma­ne­ce de bra­zos cru­za­dos? La paradoja es­can­da­li­za a los mi­li­tan­tes an­ti­ar­mas que acu­san a sus re­pre­sen­tan­tes de la­xis­mo e hi­po­cre­sía.

Pe­ro el te­ma no es so­lo con las ar­mas, tie­ne su ori­gen en una for­ma de po­lí­ti­ca que se apli­ca des­de ha­ce dé­ca­das, in­clu­so si­glos, en Es­ta­dos Uni­dos.

Con el re­cor­te de las cir­cuns­crip­cio­nes le­gis­la­ti­vas y un sis­te­ma bi­ca­me­ral don­de el Se­na­do pe­sa igual que la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, el Con­gre­so es­tá le­jos de ser una co­pia con­for­me a la po­bla­ción. Una ma­yo­ría de vo­tos no co­rres­pon­de ne­ce­sa­ria­men­te a una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, y mu­cho me­nos pa­ra el pre­si­den­te que es ele­gi­do por me­dio de un su­fra­gio in­di­rec­to.

Exis­ten múl­ti­ples “ma­yo­rías” que opi­nan so­bre un de­ter­mi­na­do te­ma. En el ca­so de la in­mi­gra­ción, por ejem­plo, los son­deos mues­tran que los es­ta­du­ni­den­ses quie­ren “pro­te­ger las fron­te­ras”, pe­ro es­tán en con­tra de la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

La ma­yor par­te desea la re­gu­la­ri­za­ción de los jó­ve­nes sin pa­pe­les, pe­ro al mis­mo tiem­po re­du­cir el nú­me­ro de in­mi­gran­tes. Ade­más, tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos afir­man que su gru­po re­pre­sen­ta a la ma­yo­ría por lo que les cues­ta lle­gar a un acuer­do le­gis­la­ti­vo que con­ci­lie todas esas de­man­das, mu­chas ve­ces con­tra­dic­to­rias.

Res­pec­to a las ar­mas, 97% de los es­ta­du­ni­den­ses es­tá a fa­vor de ha­cer obli­ga­to­rio el con­trol de an­te­ce­den­tes de quien va­ya a com­prar un ar­ma, se­gún un son­deo de Quin­ni­piac.

Pe­ro el por­cen­ta­je ba­ja se­gún las pro­pues­tas: 83% es­tá a fa­vor de que se apli­que un pe­rio­do de es­pe­ra en­tre la com­pra y su ob­ten­ción y 67% es­tá fa­vor de prohi­bir los ri­fles de asal­to.

Mien­tras tan­to, los le­gis­la­do­res no al­can­zan ob­te­ner un pro­yec­to de re­for­ma y se dan con­tra la pa­red en to­dos sus in­ten­tos.

Apo­yar una pro­pues­ta no sig­ni­fi­ca pa­ra los elec­to­res un cri­te­rio ex­clu­si­vo a la hora de dar su voto.

“Las elec­cio­nes son me­ca­nis­mos muy im­per­fec­tos pa­ra res­pon­sa­bi­li­zar a las per­so­nas ele­gi­das”, afir­ma Jen­ni­fer Ni­coll Vic­tor, pro­fe­so­ra de po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Ma­son.

Los elec­to­res tie­nen ge­ne­ral­men­te so­lo dos opor­tu­ni­da­des pa­ra res­pon­der si­mul­tá­nea­men­te a múl­ti­ples

Es­can­da­li­za­dos, ac­ti­vis­tas an­ti­ar­mas acu­san a sus re­pre­sen­tan­tes de la­xis­mo e hi­po­cre­sía

pre­gun­tas, sin con­tar la in­fluen­cia de su hu­mor el día de la vo­ta­ción y tam­bién de la ac­tua­li­dad in­ter­na­cio­nal.

Es­to ex­pli­ca, por ejem­plo, que mu­chos es­ta­du­ni­den­ses pro-Trump no creen sus ne­ga­cio­nes so­bre los es­cán­da­los ac­tua­les de pre­sun­to adul­te­rio. Pe­ro esos te­mas no son tan im­por­tan­tes, se­gún ellos, pa­ra jus­ti­fi­car una rup­tu­ra con su can­di­da­to.

En el ca­so de las ar­mas, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA, por sus si­glas en in­glés) jue­ga un rol cen­tral en la ra­di­ca­li­za­ción del de­ba­te.

La NRA no es so­lo un lobby or­ga­ni­za­do, di­ce Ni­coll Vic­tor. Creó una “ver­da­de­ra cul­tu­ra de ar­mas” y al­can­zó a ser un pi­lar de la no­ve­la na­cio­nal, unien­do a fá­bri­cas, le­gis­la­do­res, ca­za­do­res y otros afi­cio­na­dos de las ar­mas.

Los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos for­man par­te de es­ta cul­tu­ra y pre­fie­ren no po­ner­la en du­da. Al­gu­nas ve­ces las cau­sas pue­den lle­gar a ser por miedo a ale­jar­se del gru­po y sus abul­ta­dos bol­si­llos, es­pe­cial­men­te cuan­do de­ben lle­gar con­tri­bu­cio­nes pa­ra sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les, con­si­de­ra la ex­per­ta.

Por el con­tra­rio, quie­nes se ma­ni­fies­tan en con­tra de las ar­mas tar­da­ron en es­truc­tu­rar­se co­mo un mo­vi­mien­to de ma­sas. Las ma­sa­cres de Co­lum­bi­ne (1999) y Sandy Hook (2012) pro­vo­ca­ron el na­ci­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes mi­li­tan­tes, pe­ro re­cién des­pués del trá­gi­co ti­ro­teo en la se­cun­da­ria de Par­kland, que de­jó 17 muer­tos en fe­bre­ro pa­sa­do, la protesta po­pu­lar to­mó am­pli­tud.

En 1986, el pre­si­den­te re­pu­bli­cano Ro­nald Rea­gan fir­mó una ley que re­gu­la­ri­zó a 2.7 mi­llo­nes de mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. En 1996, el man­da­ta­rio de­mó­cra­ta Bill Clin­ton pro­mul­gó una ley pa­ra en­du­re­cer las con­di­cio­nes de ob­ten­ción de pres­ta­cio­nes so­cia­les.

En ca­da uno de es­tos ca­sos se tu­vo que es­pe­rar a que un pre­si­den­te se en­tien­da con los le­gis­la­do­res del ban­do con­tra­rio: Rea­gan con un Con­gre­so par­cial­men­te de­mó­cra­ta y Clin­ton con una ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na.

Por ello, Do­nald Trump ten­drá que ten­der­le la mano a los de­mó­cra­tas si es que es­tos vuel­ven a ser ma­yo­ría en el Con­gre­so, tras las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre pró­xi­mo.

YURI GRIPAS/ REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.