Di­ne­ro, ries­go y acep­ta­ción son vis­tos por Jeff Koons

“Es un ha­la­go que la so­cie­dad per­ci­ba que mis obras tie­nen un va­lor per­ti­nen­te”, ex­pre­sa el po­lé­mi­co crea­dor es­ta­du­ni­den­se

Milenio Monterrey - - Cultura - AFP/ El va­lor mo­ne­ta­rio de su ar­te so­lo es una “abs­trac­ción”, di­ce.

Pa­ra sus de­trac­to­res, sus obras son fá­ci­les y es­tán so­bre­va­lo­ra­das. Pa­ra sus ad­mi­ra­do­res, es una le­yen­da vi­va, en­car­na­ción del mo­vi­mien­to Pop Art. Pe­ro Jeff Koons ase­gu­ra que so­lo quie­re con­cen­tra­se en lo que le gus­ta ha­cer.

Las obras del ar­tis­ta es­ta­du­ni­den­se, de 63 años, son des­ca­ra­das, vo­lup­tuo­sas y se ven­den a pre­cios as­tro­nó­mi­cos, al­go que no des­alien­ta el en­tu­sias­mo de los asiá­ti­cos por Koons en su pre­sen­ta­ción en la fe­ria de Art Ba­sel, en Hong Kong.

Es­ta gran fe­ria in­ter­na­cio­nal de ar­te con­tem­po­rá­neo es la oca­sión pa­ra los co­lec­cio­nis­tas adi­ne­ra­dos de ad­qui­rir nue­vos sig­nos ex­te­rio­res de sus es­ta­tus so­cial.

Koons pre­sen­ta las es­cul­tu­ras de ace­ro inoxi­da­ble pu­li­do que lo han he­cho fa­mo­so.

Pe­ro ha traí­do tam­bién a es­ta su­cur­sal de Art Ba­sel, or­ga­ni­za­da en un gran cen­tro de ex­po­si­cio­nes frente al mar, su se­rie “Ga­zing Ball”, unos bri­llan­tes glo­bos azules in­ser­ta­dos en re­pro­duc­cio­nes de obras de maes­tros eu­ro­peos co­mo Rem­brandt y Tin­to­ret­to.

En 2013, en una subas­ta en Ch­ris­tie’s en Nue­va York, la versión na­ran­ja de su Pe­rro­de­glo­bo al­can­zó el pre­cio ré­cord de 58.4 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro, ase­gu­ra Koons, el va­lor mo­ne­ta­rio de su ar­te so­lo es una “abs­trac­ción”.

“Ho­nes­ti­dad es­can­da­lo­sa”

“Pa­ra mí, es un ha­la­go que la so­cie­dad per­ci­ba que mis obras tie­nen un va­lor per­ti­nen­te. Pe­ro es la be­lle­za de te­ner un im­pac­to en in­di­vi­duos reales (...) lo que me pro­por­cio­na real­men­te ale­gría”, afir­ma.

Su obra es, sin em­bar­go, con­tro­ver­ti­da: sus de­trac­to­res la ca­li­fi­can de kitsch, co­mer­cial, so­bre­va­lo­ra­da y vul­gar.

En Fran­cia sus­ci­tó gran po­lé­mi­ca un pro­yec­to del ar­tis­ta de ins­ta­lar una es­cul­tu­ra de 33 to­ne­la­das ti­tu­la­da Ra­mo­de­tu­li­pa­nes, en ho­me­na­je a las víc­ti­mas de los aten­ta­dos frente al Pa­la­cio de To­kio de Pa­rís.

Nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des, des­de el di­rec­tor de ci­ne Oli­vier As­sa­yas has­ta el ex mi­nis­tro de Cul­tu­ra Fré­dé­ric Mit­te­rrand, de­nun­cia­ron a un ar­tis­ta con­ver­ti­do en “em­ble­ma del ar­te in­dus­trial, es­pec­ta­cu­lar y es­pe­cu­la­ti­vo”.

Koons se nie­ga a po­le­mi­zar, pe­ro cuan­do se le pre­gun­ta có­mo so­por­ta es­tas crí­ti­ca, res­pon­de que in­ten­ta con­cen­trar­se en su tra­ba­jo. “Creo que la gen­te siem­pre en­cuen­tra que la ho­nes­ti­dad es muy es­can­da­lo­sa. Cuan­do uno es ho­nes­to y ha­ce las co­sas que quie­re ha­cer, re­ve­la al­go so­bre la na­tu­ra­le­za hu­ma­na”.

Las obras de es­te ar­tis­ta na­ci­do en Pennsyl­va­nia son co­lo­ri­das, ex­tra­va­gan­tes y mo­nu­men­ta­les.

Él pa­re­ce in­di­fe­ren­te a la con­tro­ver­sia: se hi­zo fa­mo­so en los 90 ex­po­nien­do con un ar­te ex­plí­ci­to su vi­da se­xual con su ex es­po­sa Ilo­na Sta­ller, una es­tre­lla porno ita­lia­na co­no­ci­da co­mo Cic­cio­li­na.

Creer en sí mis­mo

En Hong Kong, Koons apa­re­ce re­la­ja­do en la ga­le­ría de Da­vid Zwir­ner, en el ba­rrio de Cen­tral. Ca­da es­qui­na de la ga­le­ría se re­fle­ja en las su­per­fi­cies bri­llan­tes de sus obras. “Las su­per­fi­cies re­flec­tan­tes con­for­tan al es­pec­ta­dor, aquí y aho­ra”, afir­ma.

Ex­pli­ca que tra­ba­ja en un pro­yec­to de reali­dad vir­tual que ve­rá la luz den­tro de un año; su ar­te, agre­ga, no te­nía nin­gu­na au­dien­cia y tu­vo que vol­ver a vi­vir con sus pa­dres.

“Siem­pre me he arries­ga­do, por­que creo que hay que ir a por todas. Creo en el en­tu­sias­mo, la es­ti­mu­la­ción de in­ten­tar con­se­guir al­go”.

ANT­HONY WALLACE/AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.