Su­pe­rio­ra de or­den en Pa­rís, mé­di­ca y me­xi­ca­na

Aca­bó con tra­di­ción de 150 años en los que so­lo ele­gían a fran­ce­sas; fue je­fa de Fi­sio­lo­gía Pul­mo­nar en Hos­pi­tal de En­fer­me­da­des Res­pi­ra­to­rias de Hui­pul­co

Milenio Monterrey - - Tendencias - Eu­ge­nia Ji­mé­nez/

“So­lo so­mos pre­sen­cia, se sien­te una Iglesia muy masculina en la je­rar­quía en ge­ne­ral”

En sus 82 años de vi­da la ma­dre Sil­via Con­de Ma­ta, mé­di­co de pro­fe­sión, lo­gró rom­per con el es­te­reo­ti­po de las re­li­gio­sas me­xi­ca­nas: fue je­fa de Fi­sio­lo­gía Pul­mo­nar del en­ton­ces Hos­pi­tal de En­fer­me­da­des Res­pi­ra­to­rias de Hui­pul­co; pro­vin­cial —re­pre­sen­tan­te en un país— y su­pe­rio­ra ge­ne­ral —máxima au­to­ri­dad a es­ca­la mun­dial— de su or­den, Au­xi­lia­do­ras de las Al­mas del Pur­ga­to­rio. Tam­bién fue pre­si­den­ta de la Con­fe­ren­cia de Su­pe­rio­res Ma­yo­res Re­li­gio­sos en Mé­xi­co (CIRM).

Al ser nom­bra­da su­pe­rio­ra ge­ne­ral de su con­gre­ga­ción —con se­de en Pa­rís—, aca­bó con una tra­di­ción de 150 años, fun­da­da en 1859, en la que no ha­bían ele­gi­do a una su­pe­rio­ra que no fue­ra fran­ce­sa.

En en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO, en su ca­sa, con una son­ri­sa re­cor­dó que te­nía 26 años cuan­do in­gre­só a la con­gre­ga­ción y tra­ba­jó en el hos­pi­tal: “La her­ma­na que era la maes­tra de no­vi­cias me de­cía: ‘Si us­ted en­tra no va a ser mé­di­co. En­tra pa­ra ser re­li­gio­sa’. Yo me que­dé pen­san­do ‘có­mo es­tá eso’, por­que yo que­ría se­guir ayu­dan­do a los po­bres en el dis­pen­sa­rio, pe­ro di­je: ‘Bueno, es­tá bien… ten­go que en­trar a la vi­da ra­ra’”.

Su ca­mino ecle­sial lo mar­có el Con­ci­lio Va­ti­cano II, en Mé­xi­co fue una “gran re­vo­lu­ción en­tre 1975 y 1980, un cam­bio de la vi­da mo­nás­ti­ca, nos ves­ti­mos co­mo lai­cas pa­ra no lla­mar la aten­ción, po­der en­trar en to­dos los am­bien­tes y sa­li­mos a la in­ser­ción”.

Des­pués de 10 años de es­tar en el Hos­pi­tal de Hui­pul­co (aho­ra Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de En­fer­me­da­des Res­pi­ra­to­rias) y cuan­do és­te ya no so­lo re­ci­bía en­fer­mos de tu­bercu­losis, em­pe­za­ban a lle­gar en­fer­mos de cáncer y se ana­li­za­ban las cau­sas del as­ma. En 1974 de­ci­dió sa­lir­se, an­te los re­que­ri­mien­tos de su con­gre­ga­ción pa­ra aten­der a las no­vi­cias.

Iden­ti­fi­ca­da con la Teo­lo­gía de la Liberación, ex­pre­só que ad­mi­ra el tra­ba­jo que rea­li­za­ron los obis­pos Ser­gio Mén­dez Ar­ceo y Samuel Ruiz, por­que te­nían “un de­seo de apo­yar al pue­blo y eso era un es­pe­cie de vien­to que nos lle­va­ba a to­dos. Pe­ro lue­go, esas vo­ces se fue­ron apa­gan­do y la vi­da re­li­gio­sa si­gue un ca­mino con más si­len­cio, con me­nos pro­ta­go­nis­mo”.

Con 53 años co­mo re­li­gio­sa, re­co­no­ció que es di­fí­cil es­te ti­po de vi­da en Mé­xi­co; sin em­bar­go, sí hay opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y no so­lo aten­der las ca­sas de los obis­pos y car­de­na­les, co­mo un ser­vi­cio do­més­ti­co. Ca­da vez son me­nos las con­gre­ga­cio­nes que tie­nen ese ca­ris­ma.

La her­ma­na Sil­via Con­de, quien pre­si­dió la CIRM, co­men­tó que “ahí se re­ve­la­ba el ma­chis­mo en la vi­da re­li­gio­sa… En las reunio­nes men­sua­les y anua­les el mun­do de la asam­blea era emi­nen­te­men­te fe­me­nino, pe­ro lle­ga­ba la elec­ción y se pre­sen­ta­ban más con­gre­ga­cio­nes mas­cu­li­nas y a quien se ele­gía era a un va­rón en lu­gar de a una mu­jer, que éra­mos ma­yo­ría, un hom­bre que no ha­bía ido más que una vez o ni se le co­no­cía (...) en­ton­ces de­cía­mos: ‘Pe­ro cuán­do va­mos a cam­biar, cuán­do va­mos a po­der ele­gir a una mu­jer’”.

Y así fue tam­bién con los obis­pos, en las asam­bleas de la Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do Me­xi­cano (CEM); “uno es na­da más pre­sen­cia, real­men­te se sien­te una Iglesia muy masculina, a nivel de la je­rar­quía y en ge­ne­ral (...) No se to­ma­ban en cuen­ta las re­fle­xio­nes, sim­ple­men­te éra­mos pre­sen­cia”.

En la ac­tua­li­dad, pe­se a que el pa­pa Fran­cis­co ha so­li­ci­ta­do que sea­mos una Iglesia de sa­li­da, en bus­ca de los más ne­ce­si­ta­dos, “sen­ti­mos un gran apo­yo de que to­do lo que se bus­có es real, es vá­li­do y que hay que se­guir por ahí; lo bueno es que él lo vi­ve pro­fun­da­men­te. Pe­ro en la CEM no se aca­ba de com­pren­der eso, en don­de to­dos jun­tos ca­mi­na­mos”, pun­tua­li­zó. “He­mos com­pren­di­do que nues­tra mi­sión real ya no es tan­to te­ner obras, gran­des luchas, sino más bien ser tes­ti­gos, dar to­do y no dis­cri­mi­nar a na­die. Es una pe­na que hay mu­cha gen­te que quie­re per­te­ne­cer a la Iglesia y no pue­de por que la le­gis­la­ción no la de­ja, co­mo di­jo el pa­pa Fran­cis­co, se con­vir­tió en una adua­na y no en un es­pa­cio abier­to pa­ra a to­dos la gen­te pue­de en­con­trar ese es­pa­cio de aco­gi­da de com­pren­sión”.

JA­VIER GAR­CÍA

La re­li­gio­sa ya cuen­ta con 82 años de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.