A ga­rro­ta­zo lim­pio

Milenio Monterrey - - Tendencias - ope­ra­mun­di@gmail.com www.twit­ter.com/com­pa­lo­bo

El 28 de di­ciem­bre de 2006, Pedro Pa­blo Na­ka­da fue detenido en la pro­vin­cia de Hua­ral, en Pe­rú. Du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio, el hom­bre, de 33 años, in­di­có que su in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por el abu­so y la vio­len­cia.

Se­ña­ló: [En la es­cue­la] “No te­nía amis­tad con los de­más ni­ños. Sí, era so­li­ta­rio. ¿Por qué? Por­que los ni­ños eran ma­los. Me ja­la­ban el pe­lo. Me mo­les­ta­ban to­do el tiem­po. A los cin­co años mis her­ma­nas ma­yo­res me ves­tían de mu­jer y me obli­ga­ban a sa­lir así a la ca­lle. Mis her­ma­nos me vio­la­ron y ha­cían que les prac­ti­ca­ra se­xo oral”.

Na­ka­da, quien na­ció en la ciu­dad de Li­ma, ape­nas lo­gró ter­mi­nar el ter­cer año de pri­ma­ria. Des­pués de con­ver­tir­se en un me­cá­ni­co há­bil, tra­ba­jó en la Fuer­za Aé­rea de su país, de don­de fue des­pe­di­do cuan­do un es­tu­dio arro­jó que pa­de­cía es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de y te­nía ten­den­cias psi­có­pa­tas.

En 2001, Na­ka­da se asen­tó en la pro­vin­cia de Hua­ral, don­de co­men­zó su “mi­sión” y su his­to­ria de cri­men.

En­tre el 1 de enero de 2005 y el 27 de di­ciem­bre de 2006, Na­ka­da ase­si­nó al me­nos a 17 per­so­nas. La pren­sa lo­cal lo lla­mó El Após­tol­de­la Muer­te por sus nom­bres de pi­la (Pedro y Pa­blo) y por­que en su con­fe­sión ex­pli­có que Dios le ha­bló or­de­nán­do­le “lim­piar el mun­do de la es­co­ria”. ¿Qué es­co­ria? “To­da la gen­te co­rrup­ta, co­mo ra­te­ros, al­cohó­li­cos y ma­ri­co­nes”.

Des­pués de 12 años de la cap­tu­ra de El Após­tol­de­la Muer­te, la pro­vin­cia de Hua­ral vol­vió a ser no­ti­cia, al ser detenido otro ase­sino se­rial, Do­min­go No­ra­bue­na Es­pín­do­la, El Mons­truo­de­lGa­rro­te, quien fue capturado el do­min­go 18 de mar­zo cuan­do iba a ase­si­nar a su si­guien­te víc­ti­ma.

Des­de fi­na­les de 2015, la po­li­cía de Hua­ral te­nía re­por­tes de des­apa­ri­cio­nes y muer­tes vio­len­tas. En un ini­cio, las au­to­ri­da­des es­pe­cu­la­ron que los ca­sos es­ta­ban vin­cu­la­dos a las ac­ti­vi­da­des de un gru­po de

pe­pe­ras, mu­je­res que ac­túan en an­tros y que duer­men a sus víc­ti­mas pa­ra des­pués ro­bar­las. Sin em­bar­go, los exá­me­nes de la­bo­ra­to­rio rea­li­za­dos a partir de las mues­tras de san­gre des­car­tó esa pri­me­ra hi­pó­te­sis. Un co­mún de­no­mi­na­dor en las víc­ti­mas, cu­yos cuer­pos fue­ron en­con­tra­dos en un ca­nal, es que todas mos­tra­ban hue­llas de gol­pes mor­ta­les en la ca­be­za y todas, tam­bién, eran clien­tes asi­duas de prác­ti­ca­men­te los mis­mos ba­res. Las au­to­ri­da­des in­fil­tra­ron agen­tes en los an­tros, y al­gu­nos de es­tos de­tec­ta­ron al con­duc­tor de un mo­to­ta­xi que so­lo re­co­gía clien­tes que ape­nas si se po­dían sos­te­ner de pie a cau­sa de la gran can­ti­dad de al­cohol di­ge­ri­da. El 18 de mar­zo, el mo­to­ta­xis­ta No­ra­bue­na eli­gió a Vic­to­riano Pa­ris­ca, de 49 años, co­mo su si­guien­te víc­ti­ma. El clien­te iba ebrio. No­ra­bue­na dio vuel­tas a bor­do de su vehícu­lo has­ta que Pa­ris­ca se que­dó dor­mi­do.

Con las cir­cuns­tan­cias a su fa­vor, No­ra­bue­na con­du­jo ha­cia un ca­nal de rie­go que se ubi­ca en el sec­tor Je­sús del Va­lle, don­de la po­li­cía ha­bía ha­lla­do cua­tro ca­dá­ve­res. El cho­fer de­tu­vo su uni­dad, y tras ex­traer la car­te­ra del pan­ta­lón del clien­te, se dis­po­nía a gol­pear­lo con un ga­rro­te.

Fue en ese mo­men­to en que apa­re­ció la po­li­cía, la cual de­tu­vo a No­ra­bue­na, quien ho­ras des­pués con­fe­só que ha­bía ase­si­na­do a cin­co per­so­nas: cua­tro hom­bres y una mu­jer.

La ins­pec­ción del mo­to­ta­xi arro­jó as­pec­tos muy in­tere­san­tes pa­ra la po­li­cía, la cual ha­lló un ga­rro­te de ma­de­ra de 40 cm de lar­go con san­gre se­ca en un extremo y un tu­bo me­tá­li­co de 1.20 m, tam­bién con ras­tros de san­gre hu­ma­na.

Ade­más, los in­ves­ti­ga­do­res re­ca­ba­ron ob­je­tos vin­cu­la­dos a ocho per­so­nas fa­lle­ci­das, de quie­nes se cuen­ta con su ar­chi­vo y su ADN. Es­ta hue­lla ge­né­ti­ca es la que po­si­ble­men­te con­fir­me que No­ra­bue­na tie­ne su re­gis­tro per­so­nal más víc­ti­mas (13) de las que con­fe­só en un prin­ci­pio.

MO ISÉ S BUT ZE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.