Las dos Co­reas acuer­dan la des­nu­clea­ri­za­ción de la pe­nín­su­la y un pro­ce­so de paz per­ma­nen­te

Kim Jong-un y Moon Jae-in pro­cla­man que “no ha­brá más gue­rra” pe­nin­su­lar

Milenio Monterrey - - Portada - AFP/

Los di­ri­gen­tes de las dos Co­reas se com­pro­me­tie­ron es­te vier­nes a tra­ba­jar por la des­nu­clea­ri­za­ción de la pe­nín­su­la y por una paz per­ma­nen­te, du­ran­te una cum­bre his­tó­ri­ca en la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da.

Tras un sim­bó­li­co apre­tón de ma­nos en la fron­te­ra con el pre­si­den­te sur­co­reano, Moon Jae-in, el lí­der nor­co­reano Kim Jong-un afir­mó que Co­rea es­ta­ba en “el ini­cio de una nue­va his­to­ria”.

Kim di­jo ha­ber­se sen­ti­do “em­bar­ga­do por la emo­ción” al cru­zar la lí­nea de ce­men­to y con­ver­tir­se en el pri­mer di­ri­gen­te nor­co­reano en pi­sar te­rri­to­rio sur­co­reano des­de la gue­rra de Co­rea (1950-1953). “Co­rea del Sur y Co­rea del Nor­te con­fir­man el ob­je­ti­vo co­mún de ob­te­ner, a tra­vés de una des­nu­clea­ri­za­ción to­tal, una pe­nín­su­la co­rea­na no nu­clear”, di­ce la De­cla­ra­ción de Pan­mun­jom pu­bli­ca­da tras la reunión.

Tras fir­mar el tex­to, que pro­cla­ma que “no ha­brá más gue­rra en la pe­nín­su­la de Co­rea”, Kim y Moon se die­ron un abra­zo po­nien­do fin a una jor­na­da de de­cla­ra­cio­nes de amis­tad.

En una ce­re­mo­nia de des­pe­di­da, Kim y Moon vie­ron imá­ge­nes de su en­cuen­tro re­pro­du­ci­das en un es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do, pa­ra­dos y aga­rra­dos de la mano du­ran­te va­rios mi­nu­tos.

Tras eso, Kim vol­vió a cru­zar la fron­te­ra y re­gre­só a Co­rea del Nor­te.

Los dos ve­ci­nos di­je­ron que quie­ren re­unir­se con Es­ta­dos Uni­dos, y tal vez con Chi­na —fir­man­tes del ar­mis­ti­cio que pu­so fin a la gue­rra ha­ce 65 años— “con vis­tas a de­cla­rar el fin de la gue­rra y es­ta­ble­cer un ré­gi­men de paz per­ma­nen­te y só­li­do” en la pe­nín­su­la.

Ade­más, am­bos go­bier­nos de­ci­die­ron que Moon via­ja­rá en oto­ño a Pion­yang pa­ra la cuar­ta cum­bre in­ter­co­rea­na des­de el fin de la gue­rra (las dos an­te­rio­res tu­vie­ron lu­gar en 2000 y 2007).

Los acon­te­ci­mien­tos de es­te vier­nes son la úl­ti­ma mues­tra de la dis­ten­sión sur­gi­da en la pe­nín­su­la des­de que Kim anun­ció, por sor­pre­sa el pri­me­ro de enero pa­sa­do, que su país par­ti­ci­pa­ría en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno or­ga­ni­za­dos en el Sur.

Ade­más, es el pre­lu­dio del es­pe­ra­do ca­ra a ca­ra en­tre Kim y el man­da­ta­rio es­ta­du­ni­den­se, Do­nald Trump.

En 2017, Pion­yang lle­vó a ca­bo su en­sa­yo nu­clear más po­ten­te has­ta la fe­cha y pro­bó mi­si­les ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les con ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a EU.

Pe­ro Moon apro­ve­chó la ci­ta olím­pi­ca pa­ra lan­zar el diá­lo­go con Pion­yang y plan­tean­do la cum­bre in­ter­co­rea­na co­mo ba­se de una reunión en­tre el Nor­te y EU.

Kim anun­ció re­cien­te­men­te el ce­se de los en­sa­yos nu­clea­res y los dis­pa­ros de mi­si­les ba­lís­ti­cos de lar­go al­can­ce. Tam­bién anun­ció el cie­rre de las úni­cas ins­ta­la­cio­nes co­no­ci­das de prue­bas ató­mi­cas.

A fal­ta de tra­ta­do de paz, los dos ve­ci­nos si­guen téc­ni­ca­men­te en gue­rra en la ac­tua­li­dad. Es­ta cum­bre his­tó­ri­ca fue elo­gia­da ya por va­rias ca­pi­ta­les ex­tran­je­ras.

Pe­kín sa­lu­dó el “co­ra­je” de Kim y Moon; el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, ha­bló de “pa­so po­si­ti­vo ha­cia una re­so­lu­ción de con­jun­to de va­rias cues­tio­nes re­la­ti­vas a Co­rea del Nor­te”, y Mos­cú ce­le­bró unas “no­ti­cias muy po­si­ti­vas”.

Pa­ra la OTAN, es­ta cum­bre “es un pri­mer pa­so. Es alen­ta­dor, pe­ro hay que com­pren­der que que­da mu­cho tra­ba­jo di­fí­cil por de­lan­te”.

AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.