Ya tie­nen can­di­da­to

Las coordenadas pa­ra la so­lu­ción en ma­te­ria de inseguridad ne­ce­sa­ria­men­te tras­la­dan al te­rreno de la jus­ti­cia, co­mo lo re­co­no­ce la ex mi­nis­tra Sánchez Cor­de­ro; la jus­ti­cia que el país re­quie­re es la que aca­be con la im­pu­ni­dad

Milenio Monterrey - - Al Frente - LIÉ­BANO SÁENZ http://twit­ter.com/lie­bano

De an­te­mano se sa­be que la es­tra­te­gia pa­ra lu­char con­tra la inseguridad y la vio­len­cia re­quie­re una re­vi­sión in­te­gral. Las ci­fras pú­bli­cas y de la so­cie­dad ci­vil so­bre la cri­mi­na­li­dad son inacep­ta­bles, y alu­den a una tra­ge­dia per­so­nal y fa­mi­liar de ca­rác­ter na­cio­nal. Si bien no se pue­de mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma, tam­po­co la so­lu­ción. En sus pro­pues­tas, los par­ti­dos y los can­di­da­tos de­be­rán pa­sar la prue­ba de fue­go. La so­cie­dad de­man­da res­pues­tas y so­lu­cio­nes fac­ti­bles. Los he­chos trá­gi­cos se acu­mu­lan por día y la po­bla­ción en­te­ra es­tá a la es­pe­ra, con jus­ta ra­zón, de una so­lu­ción de fon­do.

A pe­sar del jus­to an­he­lo co­lec­ti­vo, es ilu­so pen­sar que hay una cu­ra in­me­dia­ta pa­ra es­te mal. La cri­mi­na­li­dad se ha in­terio­ri­za­do en el te­ji­do so­cial, en la eco­no­mía, en la po­lí­ti­ca y en los go­bier­nos. Es un mons­truo de mil ca­be­zas que tie­ne co­mo ori­gen la ausencia del Es­ta­do y co­mo ex­pre­sión inequí­vo­ca la im­pu­ni­dad. Co­mo tal, no so­lo son el te­ma so­cial o la eco­no­mía las cau­sas pro­fun­das del pro­ble­ma. La po­bre­za, la de­sigual­dad y la fal­ta de ex­pec­ta­ti­vas de nues­tros jó­ve­nes no son sin­gu­lar­men­te peo­res res­pec­to al pa­sa­do; por eso es inevi­ta­ble re­mi­tir­nos al pro­ble­ma de la im­pu­ni­dad, la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de ejer­cer jus­ti­cia, de san­cio­nar a los res­pon­sa­bles de las ac­cio­nes cri­mi­na­les.

El can­di­da­to de Mo­re­na, An­drés Ma­nuel López Obra­dor, ha pro­pues­to una am­nis­tía a los cri­mi­na­les co­mo so­lu­ción. Lo pri­me­ro que hay que re­pro­char­le es que lo ha­ya ex­pre­sa­do en la pre­cam­pa­ña, ya que es un men­sa­je que alien­ta y me­te en la elec­ción a la ame­na­za ma­yor que hay pa­ra la paz del país: los nar­co­tra­fi­can­tes. Ellos ya tie­nen can­di­da­to, aun­que no ha­ya si­do ese el pro­pó­si­to de An­drés Ma­nuel. Ellos, y sus pan­di­llas, no son gue­rri­lle­ros, lu­cha­do­res so­cia­les o per­so­nas a los que el ré­gi­men neo­li­be­ral ha lle­va­do al cri­men y que, por lo mis­mo, son me­re­ce­do­res del tra­to que en su mo­men­to se da, en otros con­tex­tos, a esos gru­pos con un pro­pó­si­to de al­can­zar la paz. Más bien, son ase­si­nos, vio­la­do­res, se­cues­tra­do­res, con un enor­me po­der eco­nó­mi­co y de fue­go, mul­ti­pli­ca­dos por la im­pu­ni­dad al in­fi ni­to en gru­pos que su­man cien­tos, mi­les de cé­lu­las, con ca­pa­ci­dad cri­mi­nal pro­pia.

Un men­sa­je com­pla­cien­te ha­cia esos gru­pos, de par­te del can­di­da­to que lle­va ven­ta­ja en las in­ten­cio­nes de vo­to, no es lo me­jor pa­ra ga­nar la ba­ta­lla al cri­men; es jus­to lo con­tra­rio. Si es el ca­so de que López Obra­dor tie­ne la con­vic­ción pro­fun­da so­bre es­ta vía pa­ra al­can­zar la paz, lo me­nos que de­bió ha­cer es re­ser­vár­se­la y no ha­cer cam­pa­ña que bien pue­de sig­ni­fi­car una for­ma de apo­lo­gía del cri­men y una afren­ta a las víc­ti­mas. Nues­tras fuer­zas ar­ma­das, las po­li­cías, los jue­ces, los pe­rio­dis­tas, las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y to­dos aque­llos que les en­fren­tan, por no de­cir las pro­pias víc­ti­mas, lo que me­nos ne­ce­si­tan es que un can­di­da­to de la im­por­tan­cia de López Obra­dor pre­sen­te una so­lu­ción a sa­tis­fac­ción del enemi­go ma­yor que en­fren­ta Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, el can­di­da­to se ha sos­te­ni­do en la pos­tu­ra. Vo­ce­ros su­yos, muy pró­xi­mos en su afec­to o con­fian­za, co­mo Al­fon­so Du­ra­zo y la ex mi­nis­tra Olga Sánchez Cor­de­ro, han in­ten­ta­do mi­ti­gar el efec­to ne­ga­ti­vo y la con­tro­ver­sia, apor­tan­do ele­men­tos que to­da­vía preo­cu­pan más, es­pe­cial­men­te en el ca­so de la se­gun­da.

En efec­to, las re­fe­ren­cias que ha­ce la se­ño­ra Sánchez Cor­de­ro son preo­cu­pan­tes en ex­tre­mo. Con­fun­de los ca­sos de am­nis­tía a enemi­gos con mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca, co­mo fue­ron los del pre­si­den­te Juá­rez a los enemi­gos de la Re­pú­bli­ca pre­sos por trai­ción, se­di­ción, cons­pi­ra­ción y de­más de­li­tos po­lí­ti­cos; los del pre­si­den­te Luis Eche­ve­rría a fa­vor de quien co­me­tie­ra de­li­tos de se­di­ción, re­be­lión y co­ne­xos en el confl ic­to es­tu­dian­til de 1968, o los del pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas a fa­vor de quie­nes hu­bie­ran co­me­ti­do de­li­tos de vio­len­cia en Chia­pas el 1 de enero de 1994. Es­tos even­tos que for­man par­te de la his­to­ria no se equi­pa­ran con los de­li­tos aso­cia­dos al nar­co­trá­fi­co y par­ti­cu­lar­men­te al per­fi l de los delincuentes a los que se pro­po­ne am­nis­tiar.

La ex mi­nis­tra se­ña­la que “Mo­re­na (…) bus­ca una am­nis­tía a esos mi­llo­nes que han si­do re­clu­ta­dos y coop­ta­dos por el cri­men or­ga­ni­za­do por no te­ner las opor­tu­ni­da­des — que to­do me­xi­cano de­bie­ra te­ner— en un es­ta­do de de­re­cho que pro­te­ja, res­pe­te y ga­ran­ti­ce los de­re­chos hu­ma­nos”.

El pro­ble­ma es que se par­te de un diag­nós­ti­co erra­do: cri­mi­na­li­zar la po­bre­za. No son delincuentes por ser po­bres. La red de cri­mi­na­li­dad es­tá en to­do el te­ji­do so­cial. Y en la ba­se, don­de al­gu­nos so­lo ven no­ble­za, —que la hay— es don­de, sin em­bar­go, se pue­den dar las atro­ci­da­des más ex­tre­mas. So­lo, co­mo ejem­plo, bas­ta con ver lo ocu­rri­do en días pa­sa­dos con los tres es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. Esa ba­se so­cial del cri­men es la que ase­si­na, se­cues­tra, ma­ta y des­apa­re­ce a mu­chas per­so­nas, la ma­yo­ría inocen­tes o con­fun­di­dos, co­mo su­ce­dió con los 43 es­tu­dian­tes ase­si­na­dos en Iguala o con es­tos mu­cha­chos cruel­men­te tor­tu­ra­dos y pri­va­dos de la vi­da por es­tar en el lu­gar y en el mo­men­to inade­cua­dos.

Las coordenadas pa­ra la so­lu­ción en ma­te­ria de inseguridad ne­ce­sa­ria­men­te tras­la­dan al te­rreno de la jus­ti­cia, co­mo lo re­co­no­ce la se­ño­ra Sánchez Cor­de­ro. Pe­ro no se­rá la de la com­pla­cen­cia, la del per­dón y ol­vi­do a quie­nes co­me­ten los peo­res crí­me­nes. La jus­ti­cia que el país re­quie­re es la que aca­be con la im­pu­ni­dad, la que lle­ve a la san­ción a quie­nes han co­me­ti­do los de­li­tos más gra­ves, hu­mi­llan­tes y ex­tre­mos con­tra la so­cie­dad. Se re­quie­re fir­me­za y de­ter­mi­na­ción, no opor­tu­nis­mo por con­fu­sión, ig­no­ran­cia o, peor, por cálcu­lo elec­to­ral.

Otro as­pec­to fun­da­men­tal, ta­bú no so­lo en cam­pa­ñas, es la com­pli­ci­dad so­cial en ma­te­ria de­lic­ti­va. Es cier­to, hay co­mu­ni­da­des, gru­pos so­cia­les, em­pre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes y — es­pe­ro que no sea el ca­so— co­rrien­tes po­lí­ti­cas que han si­do pe­ne­tra­das por el cri­men or­ga­ni­za­do. Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer­lo, pe­ro tam­bién dar so­lu­ción co­rrec­ti­va y pre­ven­ti­va an­tes de que el pro­ble­ma de por sí gra­ve nos re­ba­se y pon­ga en ja­que a la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do pa­ra ha­cer­le fren­te. De ese ta­ma­ño es el desafío y, por ello, no hay es­pa­cio pa­ra la in­ge­nui­dad ni pa­ra el irres­pon­sa­ble y cal­cu­la­do opor­tu­nis­mo. Se re­quie­re for­ta­le­cer al Es­ta­do de De­re­cho, no de­bi­li­tar­lo.

Hay em­pre­sas y co­rrien­tes po­lí­ti­cas pe­ne­tra­das por el cri­men or­ga­ni­za­do; es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer­lo

HÉC­TOR TÉ­LLEZ

AMLO plan­tea una am­nis­tía pa­ra eli­mi­nar la vio­len­cia del cri­men or­ga­ni­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.