El de­mo­nio del rap

Al­go fun­cio­na mal, por de­cir po­co, ahí don­de un au­tén­ti­co ma­tón al­can­za el es­tre­lla­to a fuer­za de re­crear sus pro­pios crí­me­nes; prue­be, quien sien­ta el mor­bo, a rastrear en la red el nom­bre del fa­mo­so po­zo­le­ro

Milenio Monterrey - - Al Frente - XA­VIER VE­LAS­CO

El per­so­na­je no se an­da con cuen­tos. “Me gus­ta la lo­que­ra, ba­la­ce­ras y las pu­tas”, ra­pea QBA ( Cu­ba, se pronuncia) en uno de sus ce­le­bra­dos vi­deo­clips. Y por si hu­bie­ra du­das, en otro de ellos ti­ra su cho­ro sin­co­pa­do, re­ple­to de las mis­mas ame­na­zas y fan­fa­rro­ne­rías que sue­len ser mo­ne­da co­rrien­te en el gé­ne­ro, al tiem­po que lo ve­mos arras­trar por el sue­lo, ro­ciar de ga­so­li­na y pren­der fue­go a un hom­bre ma­nia­ta­do y en­san­gren­ta­do.

La com­pa­ñía dis­que­ra jus­ti­fi­ca el ho­rror ale­gan­do que to­do ha si­do una “re­crea­ción ar­tís­ti­ca”. Año y me­dio más tar­de, el ar­tis­ta(née Ch­ris­tian Omar Pal­ma Gu­tié­rrez) cae pre­so y aca­ba con­fe­san­do que en reali­dad di­vi­de sus ta­len­tos en­tre el rap y la di­so­lu­ción de cuer­pos en áci­do sul­fú­ri­co, al ser­vi­cio del cár­tel más po­de­ro­so de Mé­xi­co. Un queha­cer, es­te úl­ti­mo, por el que co­bra un suel­do de 3 mil pe­sos a la se­ma­na.

Lo ver­da­de­ra­men­te es­ca­lo­frian­te no es que exis­tan ra­pe­ros que ase­si­nan, sino ase­si­nos que ra­pean, val­ga de­cir, en ho­ras de tra­ba­jo. Es­pe­luz­na, de pa­so, en­te­rar­se de los 125 mil de suscriptores que re­gis­tra la cuen­ta de You­Tu­be del

ar­tis­ta so­ció­pa­ta, cu­ya abul­ta­da fo­ja de ser­vi­cios lo acre­di­ta co­mo asal­tan­te, tra­fi­can­te y si­ca­rio, en­tre tan­tas fae­nas mal pa­ga­das. El col­mo, sin em­bar­go, es que ha­ya quien en­cuen­tre na­tu­ral pro­mo­ver un pro­duc­to con ta­ma­ñas imá­ge­nes y es­gri­mir la coar­ta­da de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. ¿De­bo en­ten­der en­ton­ces que si cual­quier día de es­tos apa­re­ce el vi­deo de un psi­có­pa­ta es­tu­pran­do be­bés o tor­tu­ran­do ni­ñas mien­tras bai­la y en­to­na un hip-hop alu­si­vo, le asis­te al pro­duc­tor y sus se­cua­ces el sa­gra­do de­re­cho a la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca?

Lo có­mo­do del rap es que no exi­ge gran­des acro­ba­cias vo­ca­les. “Sé que no val­go na­da”, ra­pea el jo­ven QBA, y no es que an­de muy le­jos de la reali­dad, pe­ro tal es tam­bién su for­ta­le­za. El ma­tón ca­lle­je­ro te re­cuer­da que no va­le na­da pa­ra que no te ol­vi­des de que es ca­paz de to­do. Me­nos, ca­be acla­rar, de cul­ti­var más ar­tes que el ban­do­le­ris­mo.

Wi­ki­pe­dia, no obs­tan­te, opi­na di­fe­ren­te. Al día de hoy, la pá­gi­na re­fie­re que el dis­co de­but de QBA “re­si­vió (sic) gran apo­yo de sus se­gui­do­res” e in­clu­ye la no­ti­cia de su arres­to en un in­ci­so eu­fe­mís­ti­ca­men­te in­ti­tu­la­do Pro­ble­mas­le­ga­les. Ahí mis­mo, el anó­ni­mo re­dac­tor in­for­ma que “es­tu- dian­tes y or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les cues­tio­nan la ve­ra­ci­dad de la in­ves­ti­ga­ción” y alu­de a nu­me­ro­sos co­men­ta­rios que se­ña­lan a QBA co­mo chi­vo ex­pia­to­rio.

Sue­na bien: “No he po­di­do re­gre­sar a la cham­ba por pro­ble­mas le­ga­les”. Na­da del otro mun­do, ho­mi­ci­dio, se­cues­tro, in­hu­ma­ción clan­des­ti­na, re­crea­das lue­go en sen­dos vi­deo­clips. Imá­ge­nes que van y vie­nen por You­Tu­be sin que pa­rez­ca ex­tra­ño, ni atroz, ni per­ni­cio­so se­me­jan­te es­pec­tácu­lo de in­di­fe­ren­cia por el do­lor ajeno. Quie­re el pro­ta­go­nis­ta que su víc­ti­ma sea no más que un bul­to de car­ne con hue­so que even­tual­men­te mue­ve las ma­ni­tas y de cu­yo des­tino na­die du­da, por­que es co­mo si ya fue­ra ca­dá­ver. ¿Im­por­ta­ría aña­dir, co­mo cu­rio­si­dad, que la muer­te por fue­go se cuen­ta en­tre los peo­res su­pli­cios ima­gi­na­bles? Si otros ma­tan con sa­ña y re­sen­ti­mien­to, és­te lo ha­ce can­tan­do, co­mo quien ba­rre el pol­vo del za­guán. Pues si él no va­le na­da y así lo re­co­no­ce, ¿que po­drían va­ler, a su li­ge­ro jui­cio, las frá­gi­les ca­be­zas, o las ex­tre­mi­da­des, o las fa­mi­lias mis­mas de quien di­jo el pa­trón que son sus enemi­gos?

Asus­ta por igual a gaz­mo­ños y cán­di­dos que la ven­ta de dro­gas ile­ga­les pu­die­ra con­ver­tir­se en ne­go­cio le­gí­ti­mo, mas no pa­re­ce qui­tar­les el sue­ño que la úni­ca ley hoy por hoy in­vio­la­ble, así co­mo el ne­go­cio más ju­go­so del mun­do, sean pro­pie­dad de gen­te ine­na­rra­ble­men­te san­gui­na­ria pa­ra la cual no hay de­re­cho que val­ga. Tan­to así que se acep­ta, e in­clu­so se ce­le­bra a rit­mo de hip-hop, la pres­crip­ción gra­dual de los es­crú­pu­los y la re­la­ti­vi­za­ción de la cruel­dad. Si es­to fue­ra po­lí­ti­ca —y a me­nu­do se pres­ta pa­ra ser­lo— ya ha­bla­ría­mos de co­la­bo­ra­cio­nis­mo.

Al­go fun­cio­na mal, por de­cir po­co, ahí don­de un au­tén­ti­co ma­tón al­can­za el es­tre­lla­to a fuer­za de re­crear sus pro­pios crí­me­nes. Prue­be, quien sien­ta el mor­bo, a rastrear en la red el nom­bre del fa­mo­so

po­zo­le­ro —“po­zo­lear”, he ahí un ver­bo es­ca­lo­frian­te—, y en­con­tra­rá la ex­plo­si­va no­ti­cia re­fe­ri­da en idio­mas y me­dios in­con­ta­bles. En­con­tra­rá tam­bién, con­tra to­do pro­nós­ti­co del sen­ti­do co­mún, que el vi­deo de ma­rras si­gue ahí, su­po­ne uno que a nom­bre de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. ¿Se­rá que si un día de es­tos me ha­go se­cues­tra­dor y me da por ra­pear la no­ta de res­ca­te y su­bir­la a You­Tu­be, ha­ré mío ese ate­nuan­te tan co­que­to de la bús­que­da es­té­ti­ca?

Char­les Man­son es­ta­ría fas­ci­na­do; no en bal­de re­cla­ma­ba el es­ta­tus de ar­tis­ta, era im­permea­ble al arre­pen­ti­mien­to y te­nía vir­tual­men­te a sus pies a to­da una le­gión de po­bres dia­blos in­di­fe­ren­tes a sus pro­ble­mas

le­ga­les. Una co­sa de na­da, tal pa­re­ce.

Lo es­ca­lo­frian­te no es que exis­tan ra­pe­ros que ase­si­nan, sino ase­si­nos que ra­pean, val­ga de­cir, en ho­ras de tra­ba­jo

ES­PE­CIAL

El ra­pe­ro di­lu­yó en áci­do a tres es­tu­dian­tes de ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.