NO SO­LO VIEN­DO LE­TRAS SE PUE­DE LEER UN BUEN LI­BRO

Quie­nes no pue­den ver, son ca­pa­ces de leer me­dian­te el tac­to, cuan­do son en­tre­na­dos pa­ra ha­cer­lo con el al­fa­be­to Brai­lle, in­ven­ta­do ha­ce más de 200 años por Louis Brai­lle

Milenio Monterrey - - Fin De Semana - POR JA­VIER SE­PÚL­VE­DA FO­TO­GRA­FÍA RO­BER­TO ALANIS

La dis­ca­pa­ci­dad que sig­ni­fi­ca la ce­gue­ra es tal vez una de las más du­ras de so­bre­lle­var pa­ra un ser hu­mano que per­dió la vis­ta, uno de los sen­ti­dos más apre­cia­dos pa­ra per­ci­bir el mun­do a tra­vés de las for­mas y los co­lo­res. No es fá­cil ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver y des­pués que­dar­se a os­cu­ras, por­que el mun­do pier­de sen­ti­do cuan­do se ins­ta­la en nues­tra per­cep­ción el ne­gro eterno de la os­cu­ri­dad. Es bueno sa­ber que la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León trans­cri­bi­rá al Brai­lle un acer­vo de 100 tex­tos que for­ma­rán par­te de la Ca­pi­lla Al­fon­si­na, por­que sig­ni­fi­ca un im­por­tan­te es­fuer­zo de in­clu­sión pa­ra quie­nes no tie­nen el pri­vi­le­gio de co­no­cer el mun­do a tra­vés de la luz. Va­ya que ha­ce fal­ta que­dar­se a os­cu­ras un buen ra­to pa­ra en­ten­der ese otro mun­do de quie­nes na­cie­ron sin co­no­cer la luz. Bien po­dría­mos co­lo­rear­le su en­torno a un in­vi­den­te cuan­do ten­ga­mos el pri­vi­le­gio de es­cu­char su mo­do de per­ci­bir el mun­do.

A fal­ta de vis­ta, el tac­to se vuel­ve el ins­tru­men­to sus­ti­tu­to pa­ra leer un li­bro, pe­ro no to­dos los in­vi­den­tes es­tán en­tre­na­dos pa­ra ha­cer­lo.

Te­nien­do sus ojos sa­nos, hay quie­nes no co­no­cen las gran­des obras de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, mien­tras los cie­gos en­vi­dian esa opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.