Los la­ti­nos, he­chos pa­ra can­tar: Na­di­ne Sie­rra

“Ser mi­tad por­tu­gue­sa y mi­tad puer­to­rri­que­ña in­flu­yó mu­cho en el co­lor de mi voz”, ase­gu­ra la mul­ti­pre­mia­da soprano en en­tre­vis­ta con MI­LE­NIO

Milenio Monterrey - - Cultura - Xa­vier Qui­rar­te/

Tras de­buts exi­to­sos en si­tios tan pres­ti­gio­sos co­mo el Met de Nueva York y La Sca­la de Mi­lán, Na­di­ne Sie­rra es­ta­rá en Mé­xi­co por primera vez. La soprano in­ter­pre­ta­rá obras de Ver­di, Do­ni­zet­ti, Mo­zart, Puc­ci­ni y otros con la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mi­ne­ría, dirigida por Car­los Mi­guel Prieto, el miér­co­les 2 de ma­yo en la Sa­la Ne­zahual­có­yotl. La can­tan­te es­ta­du­ni­den­se de 29 años de­bu­tó pro­fe­sio­nal­men­te a los 15 con la Ópe­ra de Palm Beach en Flo­ri­da. Gra­dua­da en la Uni­ver­si­dad de Mú­si­ca de Man­nes de Nueva York, de­bu­tó en 2011 en la Ópe­ra de San Fran­cis­co y se pre­sen­tó con di­ver­sas com­pa­ñías de EU. Su voz co­men­zó a tras­cen­der las fron­te­ras de su país: lo mis­mo se ha pre­sen­ta­do en el Pa­lau de les Arts Rei­na So­fia, de Valencia, que en el Tea­tro di San Car­lo, de Ná­po­les, y La Fe­ni­ce, de Ve­ne­cia.

La ga­na­do­ra más jo­ven de los con­cur­sos de la Fun­da­ción Ma­rilyn Hor­ne y del Met en 2007 y 2009, res­pec­ti­va­men­te, el año pa­sa­do fue re­co­no­ci­da con el Ri­chard Tuc­ker Mu­sic Award. En en­tre­vis­ta con MI­LE­NIO di­ce que se re­la­cio­nó en la mú­si­ca des­de los seis años: “Des­de esa edad mi me­ta era can­tar y me com­pro­me­tí con la mú­si­ca. Te­nía cla­ses ca­da se­ma­na y prac­ti­ca­ba una ho­ra to­dos los días. Una prue­ba tan­gi­ble de ello es que en mi ar­ma­rio encontrarás mi­les de mi­cro­ca­se­tes en los que gra­bé to­das mis cla­ses de voz de los seis a los 18 años. Las gra­ba­ba y, al día re­vi­sa­ba la lec­ción y prac­ti­ca­ba con ella”.

Ha­brá quien pien­se que la soprano, que ha­ce ape­nas unos días ga­nó el Pre­mio Be­verly Sills pa­ra can­tan­tes jó­ve­nes del Met, em­pe­zó su ca­rre­ra de­ma­sia­do pron­to, pe­ro ase­gu­ra que des­de en­ton­ces to­mó su ca­rre­ra con se­rie­dad: “Tu­ve mu­cha suer­te pues con­té con los maes­tros ade­cua­dos, ade­más de que mis pa­dres han si­do un gran apo­yo en mi vi­da pa­ra lo­grar mis ob­je­ti­vos. Nun­ca sen­tí que na­die me obli­ga­ra a ha­cer las co­sas; era al­go que me en­can­ta­ba y a ello me com­pro­me­tí. Nun­ca me cos­tó tra­ba­jo”.

Na­di­ne pa­só por un in­teno pe­rio­do en au­di­cio­nes y con­cur­sos de can­to, al­go que nun­ca le afec­tó: “Hi­ce es­to cuan­do era muy jo­ven, por lo que fue muy di­ver­ti­do pa­ra mí. Yo no veía los con­cur­sos co­mo al­go que me des­tro­za­ra los ner­vios; los vi­vía ca­si co­mo una ma­ne­ra de ele­var­me. Ya sa­bes, hay gen­te a la que le en­can­ta la mon­ta­ña ru­sa o la ve­lo­ci­dad pa­ra sen­tir eso, pe­ro pa­ra mí los con­cur­sos y las au­di­cio­nes eran el equi­va­len­te: lo vi­vía co­mo una ma­ne­ra de ele­var­me, co­mo al­go di­ver­ti­do. Ni si­quie­ra me in­tere­sa­ba si iba a ga­nar o no, si iba a te­ner el pa­pel o no, sim­ple­men­te dis­fru­ta­ba es­tar ahí”. Tus pa­dres pro­vie­nen de Puer­to Rico y Por­tu­gal, ¿crees que eso in­flu­yó en la co­lo­ra­tu­ra de tu voz? Creo que sí. Es cu­rio­so que va­ya a Ciu­dad de Mé­xi­co por­que siem­pre he creí­do que de tu país pro­vie­nen los me­jo­res can­tan­tes del pla­ne­ta. Es co­mo si ca­da per­so­na la­ti­na que co­noz­co en el am­bien­te tu­vie­ra una ma­ne­ra muy na­tu­ral de can­tar, co­mo que la voz sim­ple­men­te es­tá ahí, aun­que no ha­ya te­ni­do for­ma­ción o ha­ya es­tu­dia­do. Creo que eso tie­ne que ver con la ge­né­ti­ca, pe­ro tam­bién con la for­ma de la ca­ra, la bo­ca, la na­riz. Los la­ti­nos te­ne­mos una ca­ra he­cha pa­ra can­tar, es una ca­ra na­tu­ral pa­ra can­tar. El he­cho de ser la mi­tad por­tu­gue­sa y la mi­tad puer­to­rri­que­ña creo sí tie­ne mu­cho que ver con el co­lor de mi voz”. Ha­ce ape­nas unos días te to­có in­ter­pre­tar la Na­net­ta de Falstaff en bi­qui­ni, lo que sus­ci­tó una po­lé­mi­ca en­tre quie­nes pien­san que de­bías ha­ber­te ne­ga­do y quie­nes ase­gu­ran que no hay mo­ti­vo de es­cán­da­lo. Cuén­ta­nos so­bre es­ta ac­tua­ción. ¡Ay, Dios mío, mi pa­pel en bi­qui­ni! (ri­sas) Al prin­ci­pio, cuan­do el di­rec­tor me lo pi­dió, yo pen­sa­ba: es­tá bien, ¿pe­ro có­mo voy a ha­cer es­to? ¡Y no so­lo era en bi­qui­ni: te­nía que es­tar en una al­ber­ca, así que du­ran­te la fun­ción es­ta­ba mo­ja­da! Pe­ro una vez que fui es­tu­dian­do el per­so­na­je con mi com­pa­ñe­ro de es­ce­na, el te­nor Fran­ces­co De­mu­ro, fue co­mo si lo hu­bie­ra he­cho siem­pre ves­ti­da así, por­que es­ta­ba en el per­so­na­je. Es­tar en bi­qui­ni se vol­vió al­go se­cun­da­rio, ya no era co­sa de gran im­por­tan­cia. Al prin­ci­pio, sub­cons­cien­te­men­te me preo­cu­pa­ba es­tar an­te el pú­bli­co en bi­qui­ni, cantando en­fren­te de to­dos. Can­tar no es lo más atrac­ti­vo pa­ra el cuer­po, por­que de­bes ex­pan­dir el es­tó­ma­go y otras co­sas, y cla­ro, co­mo mujer es­ta­ba pen­san­do en eso. Pe­ro en mi ca­be­za me plan­teé có­mo can­ta­ría mi per­so­na­je en bi­qui­ni, y la res­pues­ta fue muy cla­ra: es jo­ven, her­mo­sa y es­tá enamo­ra­da, lo cual la ha­ce sen­tir­se li­bre, así que can­ta­ría bien y con con­fian­za.

ES­PE­CIAL

La can­tan­te es­ta­du­ni­den­se in­ter­pre­ta­rá a Ver­di, Do­ni­zet­ti, Mo­zart y Puc­ci­ni en la Sa­la Ne­zahual­có­yotl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.