Eso, lo que pro­po­ne Obra­dor, es exac­ta­men­te lo que quieren

No es el avión de En­ri­que Pe­ña, re­pi­to, sino la ae­ro­na­ve que usan los je­fes del Es­ta­do me­xi­cano, pe­ro, ade­más, la com­pra no fue ne­go­cia­da por el ac­tual Pre­si­den­te, sino por su an­te­ce­sor, Felipe Cal­de­rón

Milenio Monterrey - - Al Frente - re­vuel­tas@mac.com

Ima­gi­ne­mos des­de ya có­mo va a go­ber­nar Obra­dor, par­tien­do me­ra­men­te de al­gu­nas de las pro­pues­tas que ha for­mu­la­do pú­bli­ca­men­te. Uno de sus se­gui­do­res en la red ex­pre­só, por ejem­plo, que le da­rá su vo­to por­que le pa­re­ce muy bien que va­ya a ven­der el avión pre­si­den­cial. De­ten­gá­mo­nos un mo­men­to, lue­go en­ton­ces, a re­fle­xio­nar so­bre es­te te­ma: pa­ra em­pe­zar, no es el “avión de Pe­ña”, co­mo ha pro­pa­ga­do el can­di­da­to de Mo­re­na en esos mi­les y mi­les de spots que el INE, aco­bar­da­do an­te la me­ra pers­pec­ti­va de san­cio­nar­lo, le ha per­mi­ti­do di­fun­dir a sus an­chas des­de mu­cho an­tes de que co­men­za­ra la ac­tual cam­pa­ña pre­si­den­cial (y lue­go van de víc­ti­mas, el hom­bre y los su­yos, de­nun­cian­do que hay una “gue­rra su­cia” en su con­tra, llo­ri­quean­do por­que se di­cen per­se­gui­dos por el apa­ra­to del “po­der” sien­do, por el con­tra­rio, que abu­san fla­gran­te­men­te de las pre­rro­ga­ti­vas que les otor­ga ese mis­mí­si­mo “sis­te­ma” que tan­to de­nues­tan, en­tre ellas, ca­rre­ta­das de fon­dos pú­bli­cos, es­pa­cios pro­pa­gan­dís­ti­cos en los me­dios y ple­na li­ber­tad no só­lo pa­ra ex­pre­sar­se sino pa­ra pro­pa­lar fal­se­da­des). No es el avión de En­ri­que Pe­ña, re­pi­to, sino la ae­ro­na­ve que usan los je­fes del Es­ta­do me­xi­cano. Pe­ro, ade­más, la com­pra no fue ne­go­cia­da por el ac­tual pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sino por su an­te­ce­sor, Felipe Cal­de­rón, ese mis­mo cu­ya mujer pa­re­ce aho­ra tan dis­pues­ta a di­na­mi­tar las po­si­bi­li­da­des del se­gun­do lu­gar en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Pues bien, por si no lo sa­be

El Peje, la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los go­ber­nan­tes de las na­cio­nes de es­te mun­do uti­li­zan me­dios de trans­por­te es­pe­cia­les. O sea, que no se des­pla­zan en ae­ro­lí­neas ni to­man el Me­tro. Es una prác­ti­ca en­te­ra­men­te nor­mal y acep­ta­da uni­ver­sal­men­te. En­ton­ces, ¿por qué ha­bría de ser Mé­xi­co un país ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te a los de­más? ¿Por qué ten­dría que des­ha­cer­se por com­ple­to de la flo­ta aé­rea de su Go­bierno y por qué ten­dría el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, pa­ra ma­yo­res se­ñas, que pri­var­se de po­der acu­dir a una re­gión azo­ta­da por un desas­tre na­tu­ral al ca­re­cer de un he­li­cóp­te­ro o de un Lear­jet? ¿Ése es el mo­de­lo que tan atrac­ti­vo les pa­re­ce a los sim­pa­ti­zan­tes de Obra­dor? En cuan­to al cos­to del Boeing 787, lo de que “ni Oba­ma” es una men­ti­ra gran­de co­mo una casa: en su mo­men­to, los dos Ai­rFor­ceO­ne que uti­li­zan los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos cos­ta­ron 330 millones de dó­la­res ca­da uno. Fue­ron ad­qui­ri­dos en 1990, por Geor­ge Bush sé­nior. Trump, a su lle­ga­da a la Casa Blan­ca, ne­go­ció con el fa­bri­can­te de Seattle una re­ba­ja en la com­pra de dos nue­vas ae­ro­na­ves: cos­ta­rán así, ca­da una, mil 950 millones de dó­la­res. Es de­cir, ca­si4mil­mi­llo­nes por los dos apa­ra­tos. El avión que man­dó ad­qui­rir el “es­pu­rio” tu­vo un cos­to to­tal de 218 millones de bi­lle­tes ver­des. Com­pa­ren us­te­des las ci­fras na­da más. Y, por fa­vor, dí­gan­le al as­pi­ran­te de Mo­re­na que no ofrez­ca en ven­ta —¡a Trump por si fue­ra po­co!— lo que no es su­yo. Ese avión, has­ta nue­vo avi­so, es pro­pie­dad de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal.

Obra­dor ofre­ce me­jo­ras sa­la­ria­les, pe­ro avi­sa que no au­men­ta­rán los im­pues­tos ni la deu­da pú­bli­ca

La idea de que au­men­ten los suel­dos de “maes­tros, en­fer­me­ras, mé­di­cos, po­li­cías, sol­da­dos y otros ser­vi­do­res pú­bli­cos” es, en­ten­di­ble­men­te, mu­cho más atrac­ti­va pa­ra los vo­tan­tes. Vi­vi­ría­mos, ahí sí, en un mun­do me­jor, qué du­da ca­be. El pro­ble­ma es que el gas­to pú­bli­co se sus­ten­ta en los in­gre­sos pú­bli­cos, a sa­ber, los im­pues­tos. Y Obra­dor, al mis­mo tiem­po que ofre­ce es­tas me­jo­ras sa­la­ria­les, avi­sa de que “no au­men­ta­rán los im­pues­tos ni la deu­da pú­bli­ca”. Los di­ne­ros lle­ga­rán gra­cias al com­ba­te a la co­rrup­ción y al su­pri­mir­se los gas­tos sun­tua­rios. Y, sí, sa­be­mos que el Go­bierno es un pé­si­mo ad­mi­nis­tra­dor pe­ro, jus­ta­men­te por ello, ¿po­de­mos su­po­ner que, de pron­to, se vol­ve­rá tan des­co­mu­nal­men­te efi­cien­te co­mo pa­ra, apar­te de los an­te­di­chos in­cre­men­tos a la bu­ro­cra­cia, le al­can­ce tam­bién pa­ra “fi­nan­ciar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos”, pa­ra con­tra­tar a más de 2 millones de jó­ve­nes “apren­di­ces” con una pa­ga men­sual de 3 mil 600 pe­sos, pa­ra be­car a to­dos los es­tu­dian­tes que es­tén cur­san­do el ni­vel me­dio su­pe­rior, pa­ra du­pli­car la pen­sión de los adul­tos ma­yo­res, pa­ra ga­ran­ti­zar aten­ción mé­di­ca y me­di­ca­men­tos gra­tui­tos a to­da la po­bla­ción, pa­ra mo­der­ni­zar seis re­fi­ne­rías y cons­truir otras dos sin in­ver­sión pri­va­da, pa­ra re­ubi­car las se­cre­ta­rías de Es­ta­do fue­ra de la ca­pi­tal del país, pa­ra fi­jar pre­cios de ga­ran­tía a los pro­duc­tos agrí­co­las, pa­ra sub­si­diar de nue­vo las ga­so­li­nas y pa­ra em­pren­der un am­plio pro­gra­ma de vi­vien­da, de obras y ser­vi­cios pú­bli­cos? No sa­len las cuen­tas pe­ro, hay que de­cir­lo nue­va­men­te, la pro­pues­ta se di­fe­ren­cia de la an­te­rior —la de ven­der la flo­ta aé­rea del Go­bierno fe­de­ral— en que, de ser rea­li­za­ble, re­sul­ta co­lo­sal­men­te atra­yen­te. Por po­co que no te pon­gas a ha­cer nú­me­ros, es­ta­rás cau­ti­va­do, he­chi­za­do y fas­ci­na­do.

Me­nos ten­drían que di­ge­rir los sim­pa­ti­zan­tes el pro­pó­si­to de can­ce­lar la cons­truc­ción de una obra, el nue­vo ae­ro­puer­to, en la que ya se han in­ver­ti­do mi­les de millones de pe­sos. Des­de lue­go que exis­te una na­tu­ral in­di­fe­ren­cia de mu­chí­si­mos me­xi­ca­nos res­pec­to a las po­si­bles ne­ce­si­da­des de aque­llos de sus com­pa­trio­tas que sí pue­den via­jar en avión, por no ha­blar de re­sen­ti­mien­tos y ren­co­res. Y hay tam­bién mu­chos re­ce­los en lo que to­ca a los con­tra­tos, los so­bre­cos­tes y, una vez más, la co­rrup­ción. El pro­yec­to, sin em­bar­go, no es­tá sien­do ma­yor­men­te fi­nan­cia­do con fon­dos del era­rio sino con re­cur­sos de in­ver­so­res, de fon­dos de retiro y con las pro­pias ga­nan­cias de la em­pre­sa que ad­mi­nis­tra el ac­tual ae­ro­puer­to. Pa­rar el pro­yec­to, afron­tar las san­cio­nes pre­vis­tas en los con­tra­tos, de­jar de ge­ne­rar cien­tos de mi­les de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo —por no ha­blar de la su­pre­sión de los em­pleos de quie­nes ya es­tán cons­tru­yen­do la obra— y ti­rar a la ba­su­ra lo que ya se ha gas­ta­do no de­bie­ra ser un pro­pó­si­to atra­yen­te pa­ra na­die.

En fin, cua­tro de ca­da diez vo­tan­tes han de­ci­di­do, de cual­quier ma­ne­ra, que el pro­yec­to obra­do­ris­ta es per­fec­ta­men­te via­ble en lo fi­nan­cie­ro, en lo so­cial y en lo eco­nó­mi­co. Por cier­to, del fu­tu­ro que nos es­pe­ra cuan­do se re­vier­tan las re­for­mas es­truc­tu­ra­les no he­mos ha­bla­do por­que fal­tó es­pa­cio. Pe­ro ya sa­be­mos có­mo quieren que es­tén las co­sas los se­gui­do­res de Obra­dor: exac­ta­men­te así co­mo él las plan­tea.

EFRÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.