Am­lo­di­pino pa­ra AMLO

A pe­sar de que el can­di­da­to pre­si­den­cial de Mo­re­na no so­lo no ha cam­bia­do en su vi­sión y pro­pues­tas, tam­bién ha­bla de am­nis­tiar a cri­mi­na­les, así co­mo re­ver­tir las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y obras fun­da­men­ta­les ya en cur­so

Milenio Monterrey - - Al Frente - FE­DE­RI­CO BE­RRUE­TO fbe­rrue­top@gmail.com Twit­ter: @be­rrue­to

La ale­gría de unos es amar­ga an­te el apu­ro o las di­fi­cul­ta­des del otro. Has­ta an­tes del de­ba­te, el can­di­da­to López Obra­dor se la lle­va­ba tran­qui­la y has­ta con hu­mor. La ventaja am­plia y con­sis­ten­te pro­vo­ca­ba un am­bien­te fes­ti­vo. Los que no que­rían per­der aban­do­na­ban sus par­ti­dos y se su­ma­ban al pro­yec­to que an­tes re­pu­dia­ban; per­so­nas de pres­ti­gio en­can­ta­das con la idea de ga­nar el po­der in­tere­sa­da­men­te se ad­he­rían ha­cién­do­la de con­ve­nen­cie­ros con­ver­sos. An­te la evi­den­cia, a los enemi­gos o re­ser­vo­nes de ayer les da­ba por el silencio y has­ta por con­for­mar­se con el ad­ver­so desen­la­ce. A pe­sar de que López Obra­dor no so­lo no ha cam­bia­do en su vi­sión y pro­pues­tas, tam­bién ha­bla de am­nis­tiar cri­mi­na­les, así co­mo re­ver­tir las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y obras fun­da­men­ta­les ya en cur­so.

A la fies­ta del opo­si­tor se su­ma­ba el de­sen­can­to y eno­jo so­cial con lo que exis­te, el mie­do a per­der pro­vo­ca­ba ti­mi­dez a los in­tere­ses de siem­pre y el par­ti­do go­ber­nan­te se em­bar­ca­ba en una inexplicable fe­roz dispu­ta con el se­gun­do lu­gar. To­do cam­bió al mo­men­to del de­ba­te. En es­te es­pa­cio el do­min­go se di­jo que quien más tie­ne es quien más pier­de. To­do por ga­nar pa­ra Ri­car­do Ana­ya y Jo­sé An­to­nio Meade. Tam­bién di­ji­mos que Jai­me Ro­drí­guez po­dría dar la sor­pre­sa, lo que ocu­rrió en me­dio de la cal­cu­la­da ocu­rren­cia y el na­da ejem­plar de­sen­fa­do. Es de ri­sa que a quien es el ad­ver­sa­rio a ven­cer le enoje que to­dos es­tén con­tra él. La ventaja que lle­va es cau­sa y ra­zón, es­pe­cial­men­te, por­que has­ta en­ton­ces no ha­bía si­do ob­je­to de es­cru­ti­nio. An­te la ad­ver­si­dad fue evi­den­te su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pli­car y has­ta ex­hi­bió mo­les­tia por lo que ya se es­pe­ra­ba.

De allí en ade­lan­te, la po­lí­ti­ca in­gre­sa a un nue­vo mo­men­to. To­dos re­quie­ren el

am­lo­di­pino, es­pe­cial­men­te el in­ven­tor de esa su­pues­ta me­di­ci­na. En ese afán de no en­gan­char­se se ex­hi­bió in­ca­paz de de­fen­der su cau­sa. Ad­je­ti­vos, fra­ses gas­ta­das y verdades re­ve­la­das no pu­die­ron con­te­ner la em­bes­ti­da. Los in­tere­ses in­tere­sa­dos que le acom­pa­ñan y los con­ver­sos —no los dog­má­ti­cos— pu­die­ron ver el ta­ma­ño del lí­der ex­pues­to por la ofen­si­va. El te­ma del de­ba­te era el su­yo: la co­rrup­ción y quien es­tá acos­tum­bra­do a dar lec­cio­nes de mo­ra­li­dad no pre­vió la po­lé­mi­ca so­bre su pa­tri­mo­nio inmobiliario fa­mi­liar. Igual­men­te, la idea de la am­nis­tía re­sul­tó en man­za­na en­ve­ne­na­da que sus exé­ge­tas, co­mo la ex mi­nis­tra Olga Sán­chez Cor­de­ro, se han en­car­ga­do de com­pli­car to­da­vía más.

El es­ce­na­rio de de­rro­ta re­gre­sa a la cam­pa­ña de AMLO. No son las en­cues­tas las que lo pro­vo­can, sino la ca­de­na de pi­fias y el in­gre­so a una ver­da­de­ra dispu­ta por el po­der. Los ata­ques, aun­que lle­gan tar­de, han si­do cer­te­ros; los em­pre­sa­rios em­pie­zan a en­ten­der que AMLO no en­ga­ña ni jue­ga con las pa­la­bras, es au­tén­ti­ca su de­ter­mi­na­ción de re­ver­tir los cam­bios, de im­po­ner un pre­si­den­cia­lis­mo pro­vi­den­cial y de ha­cer va­ler una vi­sión es­ta­tis­ta de la so­cie­dad y de la eco­no­mía. El re­gre­so al pa­sa­do es la pro­pues­ta y la ha­ce quien lle­va im­por­tan­te ventaja, pre­ci­sa­men­te

Por el tiem­po per­di­do qui­zá la ventaja sea irre­ver­si­ble, pe­ro era im­po­si­ble que la cam­pa­ña con­ti­nua­ra en me­dio de la im­pu­ni­dad ver­bal que gus­ta al po­lí­ti­co ta­bas­que­ño

por­que no ha­bía ha­bi­do un au­tén­ti­co exa­men crí­ti­co de sus pro­pues­tas.

Sus com­pe­ti­do­res tar­da­ron en ha­cer de AMLO el ob­je­ti­vo. Por el tiem­po per­di­do qui­zá la ventaja sea irre­ver­si­ble, pe­ro era im­po­si­ble que la cam­pa­ña con­ti­nua­ra en me­dio de la im­pu­ni­dad ver­bal a la que es tan afec­to López Obra­dor y que ha­ce de la crí­ti­ca a él y a su pro­yec­to de­fi­ni­ción de cam­pa­ña ne­gra. No de­ja de ser una paradoja, que quien ha he­cho del in­sul­to al que lo cri­ti­ca re­cur­so re­gu­lar se in­co­mo­de con la exi­gen­cia que aho­ra él en­fren­ta. Le fal­tan re­fle­jos a unos y otros, por ejem­plo, si es el ca­so que los in­mue­bles no son de su pro­pie­dad o de su mujer, se­ría su­fi­cien­te mos­trar los re­ci­bos pre­dia­les pa­ra acre­di­tar el tras­la­do a sus hi­jos o ter­ce­ros. La ho­nes­ti­dad va­lien­te que­da en en­tre­di­cho por un ejer­ci­cio ele­men­tal de trans­pa­ren­cia.

Lo que vie­ne es peor pa­ra López Obra­dor y Mo­re­na. De con­ti­nuar las co­sas, se per­fi­la un triun­fo arro­lla­dor no so­lo en la elec­ción pre­si­den­cial; ha­bría ventaja de Mo­re­na en la ma­yo­ría de los es­ta­dos y distritos, con el sub­se­cuen­te re­gre­so de un go­bierno con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so, si­tua­ción que se per­dió ha­ce más de dos dé­ca­das.

López Obra­dor, sien­do el mis­mo, hoy más que siem­pre se en­ca­mi­na a la Pre­si­den­cia. Pa­ra él es un re­to acre­di­tar el tem­ple y la se­re­ni­dad, signo co­mún de los per­so­na­jes de la his­to­ria que pa­ra él son mo­de­lo. Ellos sí en­fren­ta­ron una con­tien­da po­lí­ti­ca ex­tre­ma y un es­ce­na­rio de de­rro­ta en la que la vi­da iba de por me­dio, no una ba­ta­lla al am­pa­ro de la ci­vi­li­dad de­mo­crá­ti­ca, de la mo­de­ra­ción de los ad­ver­sa­rios y de lo aco­mo­da­ti­cio de los in­tere­ses de siem­pre.

JA­VIER RÍOS

En ese afán de no en­gan­char­se, López Obra­dor se ex­hi­bió in­ca­paz de de­fen­der su cau­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.