El Co­mi­sa­rio Ca­ram­ba es obra de Ur­sel Schef­fler. Un hom­bre bo­na­chón al que no so­lo le en­can­tan los pos­tres,

Ur­sel Schef­fler El cal­ce­tín ro­jo (Edi­to­rial El Pi­ra­ta, 2018)

Milenio Monterrey - - Fin De Semana -

sino que le gus­ta re­sol­ver los ca­sos más com­pli­ca­dos, des­de atra­par a un la­drón que se ro­ba una ca­ja con di­ne­ro en un mer­ca­do, de­te­ner a al­guien que lle­na el bos­que de por­que­rías, atra­par a tres hom­bres con al­go más en co­mún que ser la­dro­nes y has­ta in­ves­ti­gar quién fue ca­paz de po­ner un cal­ce­tín ro­jo en la so­pa de un cón­sul, re­cep­ción a la cual acu­dió Ca­ram­ba. Una lupa ro­ja in­te­rior que se in­clu­ye en el li­bro per­mi­te a los pe­que­ños lec­to­res com­pro­bar si son ca­pa­ces de re­sol­ver los ca­sos con una pe­que­ña ayu­da del pro­ta­go­nis­ta, crea­do con gran ingenio in­fan­til. Un li­bro con ilus­tra­cio­nes de Han­nes Ger­ber, quien le po­ne la sal y la pi­mien­ta con sus imá­ge­nes, que lle­van por ca­sos breves y en­tre­te­ni­dos, en cla­ve de­tec­ti­ves­ca, pa­ra alen­tar la ima­gi­na­ción y la curiosidad, des­per­tar el in­te­rés en el jue­go y sa­ber que al­go sí tie­ne muy cla­ro es­te per­so­na­je: la cer­te­za de que va a en­con­trar a los cul­pa­bles, sea un la­drón o el res­pon­sa­ble de po­ner a su en­torno de ca­be­za. Por­que si al­go tie­ne Ca­ram­ba co­mo co­mi­sa­rio es que no le gus­ta de­jar verdades a me­dias. Los ca­sos a re­sol­ver son “El cal­ce­tín ro­jo”, “Los fal­sos ge­me­los”, “El hom­bre del an­cla”, “Al Co­mi­sa­rio se le en­cien­de la bom­bi­lla”, “El ser­vi­cio se­cre­to des­pis­ta­do”, “El me­dio piano”, “El mis­te­rio del Ojo del Cie­lo”, “Cuan­do el be­bé llo­ra­ba”, “Al­guien se ha co­la­do en el con­cier­to del ca­sino”, “El hom­bre del mono azul”, “La al­go­do­ne­ra flo­re­ce”, “La píl­do­ra de la in­te­li­gen­cia” y “Por ca­sua­li­dad”. Li­bro pa­ra sa­ber que con Ca­ram­ba no to­do es­tá per­di­do en es­te mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.