Los per­so­na­jes de Zo­ran Mal­koc obe­de­cen a la in­sa­na dis­tan­cia de lo que desean y cuan­do por­tan la ma­la se­mi­lla son úni­cos.

Zo­ran Mal­koc El ce­men­te­rio de los re­yes me­no­res (Ra­yo Ver­de Edi­to­rial)

Milenio Monterrey - - Fin De Semana -

En ese ima­gi­na­rio de la mi­se­ria co­ti­dia­na hay ti­pos que desean que­dar­se con un bo­tín, aque­llos que ni tiem­po tu­vie­ron de re­fle­xio­nar que ve­nían de una te­rri­ble gue­rra y em­pie­zan a de­to­nar su fa­ti­ga con quie­nes no quieren ago­tar su afán de su­per­vi­ven­cia. Es de­cir, la muerte ron­da, pe­ro siem­pre de­ja a los pro­ta­go­nis­tas de es­tos re­la­tos al fi­lo. Obra con gran­des des­te­llos, con per­so­na­jes que en­cuen­tran su desen­la­ce en otro re­la­to; per­so­na­jes que hu­yen de unos re­la­tos y en­ca­jan en otros. Bes­tias, com­ba­tien­tes, out­si­ders, pa­rias, que nos lle­van a la Es­lo­ve­nia de la gue­rra y la pos­gue­rra de Croa­cia, don­de alen­ta­dos por la sa­cie­dad va­gan en­tre las som­bras mis­mas bus­can­do su ce­tro, amén de las ame­na­zas de quie­nes han apren­di­do a sortear y fu­gar­se en­tre las po­cas re­glas que se apli­can en esos sub­mun­dos. Obra lle­na de ma­ti­ces, per­so­na­jes que en­cuen­tran su ni­cho con Mal­koc, ex­per­to en en­ten­der el mun­do con­tem­po­rá­neo a tra­vés del re­la­to. “Y pu­de ha­ber si­do el rey”, “Có­mo la Pe­que­ña Muerte Ador­mi­la­da me dio ca­la­ba­zas”, “Arran­ca­mos los ojos”, “El hom­bre pe­rro”, “El mu­cha­cho tris­te con la va­ri­ta má­gi­ca”, “Di­sec­ción” o “Vuel­co en el día en que mu­rie­ron die­ci­séis croa­tas”, son par­te de los re­la­tos que in­te­gran El ce­men­te­rio­de­los­re­yes­me­no­res, obra de es­te au­tor na­ci­do en 1967. La tra­duc­ción de es­te li­bro es de Lui­sa Fer­nan­da Ga­rri­do y Tiho­mir Pis­te­lek.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.