Mu­chos da­tos se pue­den en­con­trar en es­ta obra de Luis So­ra­vi­lla, co­mo que Em­pé­do­cles

Luis So­ra­vi­lla His­to­ria tor­ci­da de la fi­lo­so­fía. Vo­lu­men I (Prin­ci­pal de los Li­bros)

Milenio Monterrey - - Fin De Semana -

era un tan­to es­tra­fa­la­rio y que de­cía que era ca­paz de cu­rar to­das las en­fer­me­da­des; Só­cra­tes era el fi­ló­so­fo más feo del mun­do; que Pla­tón en reali­dad se lla­ma­ba Arís­to­cles y que su fa­mo­so mo­te se lo de­be a su en­tre­na­dor; que Aristóteles no era ate­nien­se, sino ma­ce­do­nio, “que pa­sa­ban por ser más bru­tos o me­nos re­fi­na­dos que los grie­gos del sur”. Así es con al­gu­nos que sen­ta­ron las ba­ses de la fi­lo­so­fía. Tam­bién en­tra en de­ta­lles con el pen­sa­dor Con­fu­cio, quien de­cía: “El ver­da­de­ro sa­ber es sa­ber que se sa­be lo que se sa­be y que no se sa­be lo que no se sa­be” (pág. 267), o ya más pa­ra acá, con San­to To­más de Aquino, a quien el au­tor con­si­de­ra el fi­ló­so­fo más gor­do de la Edad Me­dia. Pin­ce­la­das que se pue­den leer en His­to­ria­tor­ci­da­de­la­fi­lo­so­fía, pa­ra sa­ber que es­tos in­te­lec­tua­les po­seían ade­más de un pen­sa­mien­to pri­vi­le­gia­do, al­gu­nas pe­cu­lia­ri­da­des dig­nas de men­cio­nar­se. Lec­tu­ra ame­na por la for­ma có­mo So­bre­vi­lla mues­tra a los fi­ló­so­fos, con sus vir­tu­des, de­fec­tos y cu­rio­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.