Ga­ses me­di­ci­na­les mu­tan a mor­tí­fe­ros en hos­pi­ta­les

“Un pa­cien­te con neu­mo­nía em­peo­ra o per­ma­ne­ce más tiem­po in­ter­na­do por­que res­pi­ra tó­xi­cos ca­pa­ces de ge­ne­rar su muerte”, se­ña­la es­pe­cia­lis­ta

Milenio Monterrey - - Cultura - Blan­ca Va­la­dez/

Los con­duc­tos uti­li­za­dos pa­ra su­mi­nis­trar oxí­geno o qui­mio­te­ra­pia en áreas de te­ra­pia in­ten­si­va, sa­las de ci­ru­gía o cu­ne­ros en hos­pi­ta­les pú­bli­cos y pri­va­dos en Mé­xi­co es­tán sa­tu­ra­das de ga­ses me­di­ci­na­les en 93 por cien­to.

Si eso se com­bi­na con su­cie­dad, óxi­do, car­bón, gra­sa, re­si­duos de co­bre y di­ver­sas bac­te­rias no­ci­vas, la sa­lud del pa­cien­te pue­de agra­var­se has­ta la muerte.

Lo­re­na Re­yes Pé­rez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Kram­ver de Mé­xi­co —em­pre­sa de ser­vi­cio de ins­pec­ción y ve­ri­fi­ca­ción los sis­te­mas de ga­ses mé­di­cos—, ex­pli­có que en el país las au­to­ri­da­des sa­ni- ta­rias se han da­do a la ta­rea de efec­tuar cam­bios en sus sis­te­mas pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes y dis­mi­nuir los ries­gos de con­ta­gios in­tra­hos­pi­ta­la­rios.

La Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na NOM-016-SSA3-2012 es­ta­ble­ce las ca­rac­te­rís­ti­cas mí­ni­mas de in­fraes­truc­tu­ra y equi­pa­mien­to de hos­pi­ta­les y con­sul­to­rios de aten­ción mé­di­ca es­pe­cia­li­za­da.

De acuer­do con la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (Co­fe­pris), se cuen­ta con el “Ma­nual de bue­nas prác­ti­cas en el ma­ne­jo de ga­ses me­di­ci­na­les y sus ins­ta­la­cio­nes”, pa­ra te­ner áreas mé­di­cas se­gu­ras, ya que hay evi­den­cia de que exis­ten hos­pi­ta­les y clí­ni­cas con fuen­tes al­ter­nas en mal o re­gu­lar es­ta­do por fal­ta de re­cur­sos, sin de­jar de re­co­no­cer que al­gu­nas es­tán bien. La nor­ma plan­tea cri­te­rios téc­ni­cos y ac­cio­nes pa­ra ha­cer efi­cien­te el ma­ne­jo de los ga­ses en los hos­pi­ta­les y re­du­cir al mí­ni­mo el ries­go de ac­ci­den­tes du­ran­te el pro­ce­so de re­cep­ción, uso y su­mi­nis­tro de és­tos a los pa­cien­tes.

No obs­tan­te, por fal­ta de pre­su­pues­to, es­te pro­ce­so se ha da­do de ma­ne­ra len­ta. “En los sis­te­mas de ga­ses me­di­ci­na­les no hay in­for­ma­ción y se de­be me­jo­rar el diseño pa­ra for­ta­le­cer a las uni­da­des mé­di­cas y que es­tás sean más se­gu­ras”, se se­ña­la en una res­pues­ta a MI­LE­NIO por par­te de la Co­fe­pris.

Se de­tec­tó, de acuer­do con Re­yes Pé­rez, que los ga­ses me­di­ci­na­les se fil­tran por las to­mas por don­de las per­so­nas re­ci­ben te­ra­pias de ven­ti­la­ción y res­pi­ra­ción, así co­mo óxi­do ni­tro­so usa­do co­mo anal­gé­si­co y anes­te­sia en ci­ru­gías. “En un pa­cien­te que en­tra a un hos­pi­tal y se le co­lo­ca una mas­ca­ri­lla pa­ra po­der re­ci­bir oxí­geno y su­pe­rar una cri­sis de neu­mo­nía, sue­le em­peo­rar su es­ta­do de sa­lud, in­clu­si­ve, per­ma­ne­cer más tiem­po en el hos­pi­tal por­que lo que re­ci­be son sus­tan­cias tó­xi­cas ca­pa­ces de pro­vo­car­le has­ta la muerte. “En los dic­tá­me­nes so­lo pon­drán in­far­to, que el be­bé no so­bre­vi­vió o que la per­so­na con cáncer tu­vo ma­yor ac­ti­va­ción del tu­mor”, se­ña­ló.

En un hos­pi­tal pú­bli­co de San Luis Po­to­sí, di­jo, se apli­có un pro­to­co­lo es­tric­to: se co­lo­có a un su­pues­to pa­cien­te con oxí­geno y las ga­sas co­lo­ca­das cap­ta­ron to­das las sus­tan­cias no­ci­vas por lo que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias op­ta­ron por em­pe­zar a lim­piar y mo­di­fi­car los con­duc­tos de su­mi­nis­tros de ven­ti­la­ción.

En la ac­tua­li­dad, di­jo, se es­tá en con­tac­to con uni­da­des co­mo el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de En­fer­me­da­des Res­pi­ra­to­rias.

En Mé­xi­co, de­ta­lló, hay dos hos­pi­ta­les cer­ti­fi­ca­dos, ba­jo las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, el Na­val y el mu­ni­ci­pal de Ler­ma, del Ins­ti­tu­to de Sa­lud del Es­ta­do de Mé­xi­co. “Ya tra­ba­ja­mos en ese pro­ce­so de ve­ri­fi­ca­ción y cer­ti­fi­ca­ción de hos­pi­ta­les li­bre de ga­ses me­di­ci­na­les en Chiapas, va­mos por los ins­ti­tu­tos del Se­gu­ro So­cial, Issste y los na­cio­na­les”.

Aña­dió que con la lim­pie­za de sus ductos se reduce en más de 50 por cien­to la hos­pi­ta­li­za­ción, es de­cir, que­dan li­bres más ca­mas y se in­vier­te 43 por cien­to me­nos en gas­tos de man­te­ni­mien­to. “Los ga­ses me­di­ci­na­les tam­bién pue­den pro­du­cir ex­plo­sio­nes, son al­ta­men­te in­fla­ma­bles, so­bre to­do

cuan­do en­tra en con­tac­to oxí­geno o el áci­do ni­tro­so con gra­sas cau­sa reac­cio­nes ex­plo­si­vas”, di­jo. En Mé­xi­co se ca­re­ce de es­ta­dís­ti­cas de mor­ta­li­dad por con­tac­to con es­te ti­po de tó­xi­cos; sin em­bar­go, en Ca­na­dá y EU, don­de ya es­tá re­gu­la­ri­za­do el con­trol de ga­ses me­di­ci­na­les, se em­pe­za­ron a re­por­tar mil muertes, en am­bas na­cio­nes, aso­cia­das al su­mi­nis­tro de sus­tan­cias tó­xi­cas.

“Se da en ope­ra­cio­nes crí­ti­cas y de al­to ries­go, cuan­do fue­ron in­yec­ta­dos o les co­lo­ca­ron oxí­geno; las au­to­ri­da­des re­co­no­cie­ron que los de­ce­sos se de­bie­ron a que res­pi­ra­ron ni­tró­geno cau­san­do que los pul­mo­nes se in­fla­ran, pro­pi­cian­do un in­far­to”, con­clu­yó Re­yes Pé­rez.

JUAN CAR­LOS BAU­TIS­TA

Lo­re­na Re­yes Pé­rez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Kram­ver de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.