Co­mo po­dre­mos de­fen­der­nos?

Si­go con­fun­di­da. El es­ce­na­rio preelec­to­ral me trae con un desa­so­sie­go enor­me...

Milenio Monterrey - - Metrópoli -

Ter­mi­né de leer Una

no­ve­la cri­mi­nal, de Jor­ge Volpi, jus­to en el mo­men­to en que una trom­ba con gra­ni­zo se me­tía en­tre las ven­ta­nas abier­tas del de­par­ta­men­to. El bra­mi­do de los true­nos se aco­mo­da­ba muy bien con la desa­zón que sen­tía mien­tras lle­ga­ba a las úl­ti­mas pá­gi­nas de es­ta no­ve­la do­cu­men­tal, co­mo la lla­ma su au­tor. Aho­ra, mo­men­tos des­pués de la tor­men­ta, es­cri­bo alum­bra­da por un sol tan in­ten­so, que me ha­ce du­dar si la llu­via fue un sue­ño. Mien­tras tra­to de or­ga­ni­zar en pa­la­bras la du­ra ex­pe­rien­cia de ha­ber leí­do es­te li­bro de ca­si qui­nien­tas pá­gi­nas, me lle­ga la ima­gen del per­so­na­je de Cien años de so­le­dad – el úl­ti­mo de los Buen­día– le­yen­do los per­ga­mi­nos pre­mo­ni­to­rios so­bre la des­truc­ción de Ma­con­do de la faz de la tie­rra. El he­cho de leer des­ple­ga­ba múl­ti­ples reali­da­des que se sin­cro­ni­za­ban en la con­cien­cia de su muerte, el ac­to in­mi­nen­te de la pér­di­da de su mun­do, y el desen­la­ce del pro­pio li­bro.

Na­da hay más ale­ja­do que es­tas dos no­ve­las. Me pre­gun­to por qué la ab­sur­da aso­cia­ción de mi men­te que mez­cla el rea­lis­mo má­gi­co del colombiano con el rea­lis­mo sin fic­ción del me­xi­cano. In­ten­to di­ge­rir lo que nos in­for­ma es­ta no­ve­la sin fic­ción que sa­ca a la luz los ex­pe­dien­tes judiciales, las de­cla­ra­cio­nes y las en­tre­vis­tas de quie­nes com­po­nen el rom­pe­ca­be­zas del ca­so Florence Cas­sez. To­dos los me­xi­ca­nos re­cor­da­mos el af­fai­re Cas­sez con un gus­to agrio. Des­pués de leer a Volpi, el amar­gor se vuel­ve in­so­por­ta­ble, pe­ro no por las ra­zo­nes pa­trio­te­ras. To­do lo con­tra­rio: la cer­te­za que en un mo­men­to tu­ve de la cul­pa­bi­li­dad de la fran­ce­sa en­car­ce­la­da sie­te años en nues­tro país se ha­ce añi­cos. Des­pués de es­tar es­cri­bien­do es­to, sos­pe­cho que la co­ne­xión en­tre las dos no­ve­las pro­vie­ne de las lec­cio­nes que nos dan so­bre nues­tra reali­dad: un mun­do de pu­ra fa­bu­la­ción, lleno de con­je­tu­ras, de am­bi­güe­da­des, don­de la ver­dad se es­con­de en un si­tio inac­ce­si­ble.

La as­tu­cia li­te­ra­ria de Volpi, la agi­li­dad de su pro­sa, el efi­caz ma­ne­jo de la in­for­ma­ción, sus pro­pias con­je­tu­ras y du­das me en­vol­vie­ron de prin­ci­pio a fin. Leer­la ha su­pues­to un du­ro apren­di­za­je, una ad­ver­ten­cia a mi­rar con to­tal des­con­fian­za el es­pec­tácu­lo que nos pre­sen­ta nues­tro pre­sen­te.

Es­toy con­fun­di­da, me­ti­da en una ma­ra­ña de his­to­rias, de pa­la­bras, de da­tos que – su­ma­dos– for­man mi espejismo co­ti­diano. Jus­to es­ta se­ma­na, cuan­do su­pi­mos de la trá­gi­ca muerte de los tres es­tu­dian­tes de cine de Gua­da­la­ja­ra, cuan­do leí­mos las his­to­rias que ex­pli­ca­ban el ca­so, me es im­po­si­ble ol­vi­dar las lec­cio­nes de Una

no­ve­la cri­mi­nal. Me pre­gun­to: ¿Cuál es la ver­da­de­ra his­to­ria? ¿Cuál es la mo­ti­va­ción pa­ra con­tar lo que se cuen­ta? ¿Es la his­to­ria de una equi­vo­ca­ción en me­dio del plei­to de dos ban­dos enemi­gos, o hay al­go si­len­cia­do en las grie­tas de la tra­ma? No quie­ro de­te­ner­me en el ho­rror in­fli­gi­do a los jó­ve­nes que no me­re­cie­ron mo­rir an­tes de tiem­po. So­lo de­seo ex­pli­car lo que per­ci­bo aho­ra, lo que ima­gino. Me sien­to co­mo un pe­que­ño in­sec­to atra­pa­do por una te­la­ra­ña de fic­ción. La au­sen­cia de ver­dad nos ha he­cho un da­ño irre­pa­ra­ble. Re­pro­duz­co aquí un chis­te con­ta­do por el es­cri­tor so­bre un con­cur­so in­ter­na­cio­nal pa­ra de­ter­mi­nar cuál es la po­li­cía más efi­cien­te del mun­do. El con­cur­so con­sis­te en en­con­trar un co­ne­jo per­di­do en la ciu­dad. Quien lo en­cuen­tre de­mos­tra­rá que tie­ne la me­jor cor­po­ra­ción del mun­do. El agen­te del FBI “es­tu­dia los ras­tros del co­ne­jo y, al ca­bo de dos ho­ras, lo trae de vuel­ta. Aplau­sos del pú­bli­co. To­ca el turno al agen­te del Mos­sad. Mis­ma his­to­ria: hus­mea, in­ves­ti­ga, atra­pa al co­ne­jo y lo en­tre­ga al ca­bo de una ho­ra. Aplau­sos re­do­bla­dos”. To­ca el turno al agen­te de la AFI me­xi­ca­na, que re­gre­sa al ca­bo de quin­ce mi­nu­tos. “So­lo que no trae con­si­go un co­ne­jo, sino un enor­me ele­fan­te, al cual arras­tra de la trom­pa. Cu­bier­to de mo­re­to­nes y he­ri­das, el enor­me ani­mal con­fie­sa en­tre lá­gri­mas: soy un co­ne­jo, soy un co­ne­jo, soy un co­ne­jo”. Si­go con­fun­di­da. El es­ce­na­rio preelec­to­ral me trae con un desa­so­sie­go enor­me, por­que la men­ti­ra de la po­lí­ti­ca, la men­ti­ra que se es­pe­ra de la po­lí­ti­ca, la men­ti­ra que se con­si­de­ra pro­pia de la po­lí­ti­ca, es en es­te ca­so par­te de esa mis­ma te­la­ra­ña que nos as­fi­xia. ¿Có­mo po­dre­mos de­fen­der­nos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.