Blín­da­te o mue­re en Nue­vo León

Milenio Monterrey - - Al Frente - SAN­TIA­GO FOURCADE Twit­ter: @san­tia­go4kd

Nue­vo León es un es­ta­do que exu­da vio­len­cia des­de ha­ce lar­go ra­to. ¿Al­guien pu­die­ra con­tra­de­cir­me? No lo creo, por­que las es­ta­dís­ti­cas ya amon­to­nan de­ce­nas de per­so­nas ase­si­na­das du­ran­te es­ta pri­me­ra quin­ce­na co­mo si fue­ra al­go nor­mal.

NOR­MAL, sí, una pa­la­bra ma­no­sea­da por po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les pa­ra ha­cer­nos creer que es­tá to­do bien a nues­tro al­re­de­dor mien­tras que la reali­dad es muy di­fe­ren­te.

¿A qué me re­fie­ro? A su ca­pa­ci­dad pa­ra crear reali­da­des pa­ra­le­las, don­de ellos se creen tan im­por­tan­tes que cop­tan las es­truc­tu­ras de cus­to­dios, se­gu­ri­dad per­so­nal y guar­daes­pal­das, co­mo si el res­to no exis­tie­se. Los po­lí­ti­cos te­jen una red blin­da­da que los vuel­ve im­pe­ne­tra­bles y obs­ce­na­men­te pro­te­gi­dos.

Y aun­que la Ley de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de­ta­lla que to­do aquel que ejer­ce ta­reas de se­gu­ri­dad pue­de uti­li­zar una co­ber­tu­ra de cus­to­dios, son los ex­ce­sos los que se me ha­cen una fal­ta de res­pe­to. Mis­ma si­tua­ción pa­ra la fa­mi­lia del go­ber­na­dor y otras fa­mi­lias de al­cal­des que cua­dru­pli­can su con­tin­gen­te con pro­me­dios que superan los ocho mi­llo­nes de pesos y cien­tos de mi­les en nó­mi­nas de agen­tes

No sé us­te­des, pe­ro los con­tras­tes en­tre el Po­der y no­so­tros me cues­tan di­ge­rir­los. ¿Qué quie­ren de­mos­trar? O pen­san­do al revés ¿Por qué AMLO ca­si des­apa­re­ció su cus­to­dia?, ¿aho­ra re­sul­ta que el pre­si­den­te de la na­ción no uti­li­za gua­ru­ras y un al­cal­de re­gio gas­ta mi­llo­nes al mes?

Por eso al co­mien­zo men­cio­ne la pa­la­bra “nor­mal” co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra una ac­tua­li­dad que con­si­de­ro muy des­fa­sa­da de lo co­rrec­to. Nues­tros po­lí­ti­cos se blindan y gas­tan mi­llo­nes en guar­dias per­so­na­les, pe­ro las co­lo­nias son un des­ma­dre. Fuer­za Ci­vil se cae a pe­da­zos y las pa­tru­llas de ba­rrio son ex­ten­sio­nes del nar­co. No hay la­na pa­ra ca­se­tas en zo­nas vul­ne­ra­bles, pe­ro ellos se si­guen re­no­van­do con­tra­tos con blin­da­do­ras co­mo si fue­ran cua­tri­mo­tos de dos pesos.

Quie­ro leer tu opinión. ¿Tan equi­vo­ca­do es­toy?, ¿o quie­nes os­ten­tan un pues­to de­ben blin­dar­se has­ta los dien­tes? Nun­ca en­ten­de­ré es­ta di­fe­ren­cia ni la com­par­ti­ré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.