Ca­li­dad del ai­re en Mty: tan im­por­tan­te, re­le­ga­da y frá­gil

No es po­si­ble que el ai­re en la ciu­dad de Monterrey sea tan frá­gil, que se en­cuen­tre al lí­mi­te, co­mo pa­ra que un día con mu­chos cohe­tes o con car­nes asa­das sean la di­fe­ren­cia pa­ra que ten­ga­mos una con­tin­gen­cia am­bien­tal

Milenio Monterrey - - Ciudad Y Región -

La con­ta­mi­na­ción del ai­re en la ciu­dad es ca­da vez más gran­de y las muer­tes y en­fer­me­da­des que oca­sio­na son una ver­güen­za pa­ra una ciu­dad en de­sa­rro­llo, pa­ra una de las ciu­da­des con ma­yor eco­no­mía y po­bla­ción de Mé­xi­co.

Pa­ra ser más cla­ro, ami­go lec­tor, en Nue­vo León ca­da año hay cer­ca de cua­tro mil 700 muer­tes li­ga­das a la ma­la ca­li­dad del ai­re, pe­ro el pre­su­pues­to y las me­di­das que se im­ple­men­tan no son las ne­ce­sa­rias. Por es­ta ra­zón, ca­da año vuel­ven a mo­rir la mis­ma can­ti­dad de ciu­da­da­nos por la mis­ma cau­sa.

Pa­ra tra­tar de ver­lo en com­pa­ra­ción, por vio­len­cia, las muer­tes son me­no­res que las de­ri­va­das de la con­ta­mi­na­ción, y por ejem­plo, en el 2011, que es con­si­de­ra­do el año más vio­len­to en la his­to­ria de Monterrey, se re­gis­tra­ron na­da más dos mil ho­mi­ci­dios do­lo­sos.

Si de cui­dar la vi­da se tra­ta, el pre­su­pues­to in­ver­ti­do en se­gu­ri­dad na­da se igua­la en el que­seu­ti­li­zaen­con­tra­de­la­con­ta­mi­na­ción.

No es po­si­ble que el ai­re en la ciu­dad de Monterrey sea tan frá­gil, que se en­cuen­tre al lí­mi­te, co­mo pa­ra que un día con mu­chos cohe­tes o con car­nes asa­das, sean la di­fe­ren­cia pa­ra que ten­ga­mos una con­tin­gen­cia am­bien­tal.

La Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble ac­ti­vó el es­ta­do de con­tin­gen­cia por al­tas con­cen­tra­cio­nes de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes, cau­sa­das por la que­ma de pi­ro­tec­nia en to­da la zo­na me­tro­po­li­ta­na el 31 de di­ciem­bre, a las 21:00, y es­ta ten­den­cia al­can­zó sus ni­ve­les más al­tos en­tre las 01:00 y las 03:00 del 1 de enero.

¡Qué ver­güen­za! Los fue­gos pi­ro­téc­ni­cos oca­sio­nan con­tin­gen­cia am­bien­tal. Tam­bién su­ce­de cuan­do se jue­ga un Clá­si­co de fut­bol, las car­nes asa­das ha­cen que se re­ba­sen los lí­mi­tes de buen ai­re.

Es­to quie­re de­cir, ami­go lec­tor, que vi­vi­mos en el mar­gen de la nor­ma, en el lí­mi­te, que la ma­yor par­te del tiem­po res­pi­ra­mos ai­re no­ci­vo y un par de fumadores, car­nes asa­das o cohe­tes, nos con­ta­mi­nan lo su­fi­cien­te pa­ra es­tar en con­tin­gen­cia am­bien­tal.

Por es­to las en­fer­me­da­des: in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias agu­das, bron­qui­tis y cáncer de pul­món. Ade­más, in­fluen­za, si­nu­si­tis, fa­rin­gi­tis, oti­tis y fa­rin­goa­mig­da­li­tis, que al com­pli­car­se, pue­den trans­for­mar­se en neu­mo­nía. Y agre­gue­mos tam­bién las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, ésas que afec­tan al co­ra­zón.

An­te es­ta cri­sis, el go­bierno in­de­pen­dien­te ha ju­ga­do con la idea de po­ner una ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar y una ins­pec­ción a las pe­dre­ras.

Las pe­dre­ras ahí es­tán to­da­vía, lle­nas de de­nun­cias y la Pro­cu­ra­du­ría Am­bien­tal no ha­ce na­da, ni las ins­pec­cio­na, ni las mul­ta, ni las cie­rra. Es una si­mu­la­ción del go­bierno.

Pa­ra ser ho­nes­tos, es­ti­ma­do lec­tor, las pe­dre­ras no de­be­rían es­tar ope­ran­do den­tro de la man­cha ur­ba­na: si ya se per­mi­tió que la ciu­dad crez­ca en esas zo­nas, es in­dis­pen­sa­ble ce­rrar la ex­plo­ta­ción de las pe­dre­ras. No hay de otra. Ce­rrar o des­alo­jar. O se cie­rran o se re­ti­ra a la gen­te que vi­ve cer­ca.

Y en cuan­to a los au­tos, se­ría un sui­ci­dio po­lí­ti­co im­po­ner una ve­ri­fi­ca­ción des­pués del au­men­to de los im­pues­tos de los au­tos. No hay con­sen­so ni acep­ta­ción a los au­men­tos, im­po­ner una re­vi­sión de ga­ses, se­ría la tum­ba pa­ra un go­bierno mo­ri­bun­do que po­cos re­sul­ta­dos en­tre­ga.

El pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción del ai­re en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Monterrey es­tá en el lí­mi­te y el go­bierno de El Bron­co no tie­ne idea de cómo ha­cer­lo. La po­lí­ti­ca de re­cau­da­ción no es po­pu­lar y en ma­nos de és­te go­bierno es in­efi­caz.

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Ma­rio Mo­li­na da­rá pron­to un in­for­me de su eva­lua­ción so­bre cómo me­jo­rar las con­di­cio­nes del ai­re, bien, es­ta­re­mos aten­tos. Pe­ro una co­sa es cla­ra, los re­gio­mon­ta­nos no pa­ga­re­mos más di­ne­ro en ocu­rren­cias y pun­ta­das… o us­ted, ¿qué opi­na?

An­te es­ta cri­sis, el go­bierno in­de­pen­dien­te ha ju­ga­do con la idea de po­ner una ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar y una ins­pec­ción a las pe­dre­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.